Montessori

6 ideas percibidas de la pedagogía Montessori

abril 21, 2016



Cada vez más, escuchas hablar de María Montessori y de su famosa pedagogía: la pedagogía Montessori. Posiblemente puedes tener tu propia opinión sobre la cuestión gracias a tus búsquedas y a las informaciones que encuentras.




El problema es que los padres que intentan acercarse a esta pedagogía se sienten solos en su iniciativa educativa. Pese a si esta pedagogía tiene aproximadamente un centenar de años, una etiqueta de “padres diferentes” puede ser otorgada. La realidad es que la pedagogía Montessori es muy diferente de lo que nosotros podemos conocer o de lo que hayamos conocido cuando eramos niños y notablemente en la escuela. Como toda cosa diferente, puede suscitar dudas vehiculadas de ideas percibidas e incluso un posible rechazo por falta de conocimiento al respecto.

De manera que propongo explicar  “6 ideas percibidas” acerca de la pedagogía Montessori. Vamos a ver juntos en qué estas “ideas percibidas” no deben en ningún momento ser un freno para la posible efectuación de la pedagogía Montessori en nuestro propio hogar.

     La pedagogía Montessori aparenta laxismo

En realidad, la pedagogía Montessori incita al niño a que tenga autonomía para emprender las acciones y las actividades que él desea, en el momento que lo desee.  Él tiene que tener ganas de hacer las cosas para lograr resultados concretos y positivos.

La pedagogía Montessori favorece la autonomía y tomar la iniciativa, pero siempre en un marco preciso. La libertad de los niños se acompaña de reglas claramente definidas como el respeto por los demás, por el ambiente creado, la importancia de recoger y guardar cada cosa en su lugar y la de estar a la escucha de los otros.

El hecho de no imponer su voluntad a todo precio al niño no es laxismo, todo lo contrario. Se trata de dejarle hacer  sus propias elecciones en un marco definido. En la pedagogía Montessori, el adulto no es todo-poderoso y no posee en ningún caso, el saber universal. Él guía y acompaña al niño en sus propias iniciativas.

      Es para hacer niños superiores a otros.

En la base, María Montessori se interesó en los niños que sufrían un retraso mental, luego en desarrollar su pedagogía ante niños desfavorecidos. Nosotros estamos lejos de un método para crear élites. Sin embargo vemos grandes creadores que siguieron la pedagogía Montessori, tales como los fundadores de Google (Larry Page y Sergei Brin), de Amazon (Jeff Bezos), el creador de videojuegos “Los Sims” (Will Wright) o incluso el fundador de Wikipedia (Jimmy Wales).

De hecho, la pedagogía Montessori deja una parte muy importante para la coordinación del trabajo de la mano con la mente. La mente de la creatividad es ampliamente puesta en honor y los estímulos son constantes. El niño se siente entonces, considerado en sus emprendimientos y las ganas de hacerlo por sí mismo y de perseverar en sus esfuerzos se convierte en algo natural.

Todo este ambiente de trabajo anima a los niños a que desarrollen su concentración, su reflexión, su autonomía y la confianza en ellos mismos.

     No seguir la pedagogía Montessori no impide ser normal

En efecto, la pedagogía Montessori no es una garantía de “normalidad”.

Pero, ¿qué es ser normal? ¿es hacer y pensar como todo el mundo? ¿Es entrar en un molde universal haciendo abstracción de la propia personalidad?

De hecho, la pedagogía Montessori insta al pensamiento individual, a la mente de iniciativa, y al emprendimiento.

En lugar de la normalidad, pudiéndose parecer a una estandarización del  pensamiento común, la pedagogía Montessori ofrece al niño todo el espacio cuyo necesita para expresarse, siempre con el respeto y la escucha a los demás.

Después de haber estado en una escuela Montessori, es difícil reintegrarse en el sistema escolar clásico.

Los niños que salen de clases Montessori tienen facilidad para adaptarse ante nuevas situaciones porque tienen confianza en ellos mismos y en sus capacidades.

Ellos no tendrán ningún problema en entrar en el modelo clásico de educación nacional. No obstante, algunos niños pueden sentirse incómodos por el hecho de que las libertades y la mente de iniciativa sean restringidas e inexistentes y que un marco pesado y obligatorio les sean impuestas sin razones particulares.

     Cuesta caro

Las escuelas Montessori son costosas, es cierto. La razón es debida a que son escuelas enteramente financiadas por los padres. La educación nacional no reconoce esta pedagogía, el Estado no apoya el financiamiento de estas escuelas.

Sin embargo, sin hablar de escolaridad, es posible practicar la pedagogía Montessori en el hogar fácilmente y con menos gastos. Puesto que la pedagogía Montessori reposa sobre la creación de un ambiente propicio en el desarrollo del niño y en la situación de muchos momentos cotidianos.

 Es una pedagogía adaptada para los niños deficientes.


María Montessori organizó sus trabajos de búsquedas sobre los niños que tenían retrasos mentales. Pero ella rápidamente se interesó en los niños llamados “normales” y es entonces que por estos niños, ella estableció su famoso método. Poco importa el nivel del desarrollo del niño, la pedagogía Montessori pone al niño en el centro de su propio aprendizaje.
Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)