Montessori,

Los botes de olores Montessori

abril 21, 2016


Crecer desarrollando los cinco sentidos, el olfato, el oído, el gusto y el tacto. A través de este artículo he escogido desarrollar el olfato. Es uno de los sentidos más desarrollados en el recién nacido, pero creciendo, la vista toma el paso sobre el olfato que se queda en segundo rango.




Mientras que el feto cuando aún está en el vientre de su mamá, se beneficia de un sistema olfativo que se establece desde la quinta semana de embarazo. Al principio, es con la ayuda del sistema nervioso que las sensaciones serán probadas, luego hacia el sexto mes de embarazo, las primeras experiencias olfativas serán sentidas gracias al líquido amniótico que deja pasar las sustancias olfativas. Estos descubrimientos olfativos prenatales están vinculados íntimamente con la alimentación de la madre, algunos alimentos tienen un gusto muy fuerte como los espárragos, el comino, el café, el hinojo, el repollo, el ajo….

Una vez nace, el recién nacido utiliza principalmente su olfato, notablemente para reconocer a su mamá, de cuya conoce perfectamente el olor, y la de su leche, para las mamás que hacen lactancia.  A continuación, el bebé reconocerá los olores familiares, como por ejemplo los de las distintas habitaciones de la casa, los de sus hermanos y hermanas, los del coche… Todos esos olores familiares le darán seguridad mientras que su vista todavía no sea eficiente.

Desarrollar el olfato de un bebé

Los olores dan seguridad a los bebés. Su olor les permite orientarse.

Evitar los cosméticos: el bebé reconoce muy bien el olor maternal, lo que le va a dar seguridad y confianza. Los perfumes, las cremas y demás jabones modifican el olor natural y por ello hay que evitarlos o atenuarlos al máximo, y sobretodo evitar cambiarlos durante los primeros meses del bebé.

Mantener los olores del peluche: cuando un niño tiene un peluche está apegado a él pero también a su olor. Por ello no es necesario lavar el peluche demasiado a menudo, dado que le da una seguridad olfativa muy importante.

Dejar una prenda de ropa puesta: tener una orientación olfativa cuando el niño está alertado le aporta cierta seguridad. Dejar una prenda de ropa puesta (la parte de arriba del pijama o un fular por ejemplo) permite al niño que reconozca “el olor” que le da seguridad y hace que se sienta apaciguado.

Aprovechar cada ocasión: en el día a día, no faltan ocasiones para jugar con el olfato de un niño pequeño. Sea en la cocina, en el lavabo, de paseo, en las tiendas, etc donde los olores son particulares, intensos y muy largos. Hay que optar por una sensibilización de los olores a través de todas las cosas pequeñas de lo cotidiano. Por ejemplo, cada mañana, cuando preparo mi té, le doy mi cajita de té, él la agita para reavivar los olores (porque me ha visto hacerlo) e introduce la nariz para impregnarse plenamente de ellos.

Jugar con el olfato

Para jugar de manera lúdica entorno a los olores, nada mejor que fabricar pequeños botes olfativos. Esta es una actividad imprescindible de la pedagogía Montessori.

El principio es simple, es suficiente con poner substancias bastante olfativas en los pequeños potes para hacer que el niño los huela.

De 12 a 24 meses: el niño juega con los potes pequeños. Los saca de la caja, los toca, los pone en su nariz para descubrir el olor. El padre/madre puede comentar el olor indicando al niño de qué se trata, dónde se encuentra y para qué sirve.

De 2 a 3 años: podemos hacer hablar al niño sobre los olores que descubre y sobre lo que ello le inspira. Le podemos pedir que los clasifique según una lista de adjetivo y su contrario, como bueno-no bueno, ligero-fuerte, suave-picante….

Después de los 3 años: es interesante intentar hacer reconocer los olores, podemos pedir al niño que nombre lo que huele en relación a lo que piensa que es. Algunos olores, si le son familiares pueden fácilmente ser reconocibles (café, té, especias…)

Con este juego sensibilizamos el olfato del niño, y con el tiempo, buscará instintivamente reconocer tal o tal olor.

En la caja de olores que tenemos, hay seis botes que contienen los olores siguientes:  hierba fresca, té, hierbas de Provenza, canela, tomillo, y un trocito de papel impregnado de mi perfume.

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)