Montessori,

Los móviles Montessori

abril 23, 2016




La pedagogía Montessori está muy centrada en la observación hecha por el niño. María Montessori partía del principio de que el niño pequeño era un observador perseverante y que este don le permitía entender y adquirir bien, saberes y conocimientos.


Cuando él nace, el recién nacido no puede coger objetos aún. La única cosa que está a su alcance es saciar su sed (ya presente) de descubrimiento y de observación. Al nacer, el campo de visión es bastante limitado puesto que hablamos de una visión de 20-30 cm. Sin embargo, desde el final del primer mes, su visión mejora considerablemente. El niño es capaz de observar objetos puestos a su alcance.

Naturalmente, no se trata de sobreestimular a un bebé sino simplemente de ofrecerle con qué satisfacer su curiosidad. Por ello, los juguetes móviles Montessori responden desde todo punto, las necesidades y las capacidades visuales del bebé.

Los juguetes móviles Montessori

María Montessori desarrolló todo tipo de juegos y materiales sensoriales y educativos inspirándose en trabajos de médicos, de artistas y de otros educadores habiendo dirigido sus búsquedas y sus trabajos hacia una finalidad pedagógica.

Los juguetes móviles Montessori están adaptados a las capacidades cognitivas de los bebés. Un órden fue establecido en la presentación de los móviles al niño. Este orden respeta el ritmo de desarrollo del bebé.

El móvil Montessori Munari



Este es el primer móvil que se presenta al recién nacido. Se le puede proponer este móvil desde las tres semanas después de su nacimiento.

La vista del recién nacido todavía es algo inestable y un poco borrosa. No obstante, él distingue muy bien los contrastes. Este móvil, que aporta los más grandes contrastes con el negro y el blanco, va a permitirle fijar su vista en un punto muy preciso y seguirá los movimientos cuando los movimientos naturales del aire le hagan moverse.

A medida que el recién nacido tenga interés sobre las distintas formas y proporciones de los elementos, luego será sobre la manera en cuya se equilibran los elementos.

El móvil Montessori de los octaedros


Puedes empezar a proponer este móvil a partir de las seis semanas de su bebé.

La vista del recién nacido continúa mejorándose, hacia las 6 semanas todavía le es difícil identificar los tonos cercanos, pero hace muy bien la diferencia cuando ve colores vivos y distintivos. Este móvil va a traer su curiosidad y le hará observar con atención los distintos colores y volúmenes de este móvil.

El móvil Gobbi



Este móvil está adaptado para los bebés a partir de dos-tres meses.

A partir de estos dos meses, la vista del bebé se afina. Empieza a poder detectar los tonos. El móvil Montessori Gobbi aporta dos intereses particulares al niño, la distinción de los tonos cercanos y la apreciación de la profundidad del campo creado por la disposición de bolas.

El móvil de los danzadores


Puedes proponer este móvil hacia los tres-cuatro meses del bebé.

Este móvil Montessori está realizado con papel irisado que reenvía naturalmente la luz.

Este nuevo efecto le será muy interesante observarlo. De concepción muy ligera, los movimientos de brazo del bebé le harán “bailar” a los danzadores. El niño va a divertirse con esta interacción entre él y el móvil y va a querer reproducir los movimientos. Con el paso del tiempo, vinculará sus propios movimientos de brazo con los movimientos que ello provoca en el móvil de los danzadores.

Para que el efecto buscado funcione, coloca este móvil bastante cerca del bebé pero sin que pueda cogerlo.

¿Por qué algunos juguetes móviles son “brutos” para nuestros hijos?

En los comercios clásicos, no encontrará ningún juguete móvil Montessori. Por el contrario, encontrarás muy fácilmente muchos otros.

Los peores son los que se mueven de manera automática, que producen música y emiten luz.

¿Por qué una crítica así?

Para empezar, el giro automático del móvil no aporta ningún interés al niño. Los bebés más pequeños no tienen las capacidades intelectuales para hacer un vínculo entre los movimientos regulares y que sean producidos artificialmente. El resultado es, que el bebé puede ponerse a llorar cada vez que el móvil se detuviese para expresar su insatisfacción de ver el móvil que deje de moverse.

Además, el sonido “eléctrico” de este tipo de móvil es bastante incómodo, y honestamente, no es agradable escucharlo. Ello aporta una fuente de ruido parásita para el bebé. Los sonidos interesantes son emitidos de manera natural y desprenden acciones precisas. Es importante habituar al bebé a este principio desde las primeras semanas.

Finalmente, la luz aporta una fuente de distracción suplementaria para el niño. ¿Cómo el niño puede concentrarse en algo mientras que tiene tres fuentes de distracciones simultáneas: el movimiento, el ruido y la luz? El efecto es nulo entonces y no apreciable para el bebé, que se cansará y no extraerá nada de la observación de este tipo de móvil.


Lo habrás entendido, los móviles más simples son los más adaptados para el desarrollo de tu pequeño bebé.

¿Tu tienes el tuyo ya? si no lo tienes aún pero quieres que sea cuanto antes, te recomiendo que compres esta caja con el kit del material necesario para hacerlo tú misma, es más económico y no te liarás buscando el material: clica aquí 


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)