Disciplina positiva

10 alternativas al castigo

mayo 10, 2016




10 alternativas al castigo

No utilizar el castigo no quiere decir dejar hacer de todo al niño. No porque el padre no utilice el castigo el hijo va a ser libre de hacer lo que quiera. El castigo es utilizado como último recurso o como amenaza porque el padre no sabe cómo actuar ni cómo hacer obedecer a su hijo.

Modificar el ambiente

Para evitar siempre estar detrás del niño y decirle que no cada vez que toque algo puede ser el momento de modificar el ambiente y reorganizar la casa. Es más fácil y menos cansino a largo término que cambiar a tu hijo.

Explicar y prevenir con anterioridad

Para que un niño respete una regla tiene que conocerla, para ello explícale la regla y prevenle con adelanto de su funcionamiento. Por ejemplo, en mi casa seguimos la regla siguiente:  “Se dibuja en la mesa”. Si la consigna no se respeta, repítela y acompáñala con un gesto, como colocar los lápices en la mesa. Una vez la consigna es bien integrada, un recordatorio solamente de dos palabras será suficiente “dibujo, mesa”.

Expresar los sentimientos

El niño no se da cuenta de que su comportamiento tiene repercusiones en las personas que le rodean. Explicarle tus sentimientos puede ayudarle a tener consciencia y a hacerle cambiar.

Proponer alternativas

Un niño se siente frustrado cuando se le prohíbe algo. Cuando es posible no te contentes con prohibir sino proponle alternativas. Esto permitirá limitar los conflictos y colmará las necesidades de cada uno. Por ejemplo decir : no estoy de acuerdo con que dibujes en el 
suelo pero puedes dibujar en las hojas o en tu cuaderno.

Proponer elecciones

Proponerle cosas le hace responsabilizarse y le ayuda a sentirse importante: Como decir: ¿quieres ponerte las bambas o las botas?

Expresar la confianza en el niño

Como cualquier elección, mostrar al niño que confiamos en él, le ayuda a sentirse importante. Decir: cuento contigo para recoger la habitación después de haber dibujado.

Dejar al niño que proponga soluciones

De nuevo deja que el niño comparta su opinión, eso es importante, no le limites a seguir tus ordenes.Di: ¿qué podemos imaginarnos para que hagas un dibujo cuando quieras y que yo esté segura de que no me encontraré los lápices por el suelo?

Dejar que se produzcan las consecuencias naturales

Cuando es posible, dejar que sucedan los pequeños accidentes de tu hijo le permitirá reflexionar sobre las consecuencias de sus actos y hará que no repita sus errores.

Discutir los conflictos

Discutir juntos los conflictos y encontrar juntos las soluciones permite reforzar los vínculos de familia y que todo el mundo esté satisfecho.

Por ello, reuníos, dejad que cada uno exprese sus sentimientos y buscad juntos una solución que satisfaga a todos. 



 EMAIL 



{ Si te ha gustado, compártelo porfi }
Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

4 comentarios:

  1. Buenos consejos. Es verdad que los castigos no sirven para nada pero a veces es tan difícil no perder los papeles... cuando pongo un castigo procuro que sea consecuente con lo que han hecho del tipo "si lo tiras, lo recoges" pero hay veces que no puedo evitar mandarle a pensar a su habitación.

    Tu blog me parece muy interesane. Me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es lo mejor, que lo que hagan de mal lo arreglen y que sean conscientes de lo que han hecho.

      Alguna vez se nos escapan los castigod Josefa, este blog tiene consejos pero acepta madres humanas reales que se equivocan o que hacen lo que pueden (esté bien o menos bien), todos tenemos derecho a equivocarnos o a hacer lo que nos sea posible ;)

      Muchísimas gracias!!

      Sé bienvenida :)

      Eliminar
  2. No tengo hijos pero sí tengo sobrinos, primos e hijas de alguna amiga.

    Soy de las que explico la regla para que el niño la conozca. En general funcionA muy bien.

    Y otra cosa que hago es tratar al niño como un adulto claro que con ciertas variaciones porque entiendo que están aprendiendo. Eso también me suele resultar muy bien.

    Me apunto tus propuestas para ponerlas en práctica.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los niños solemos ser peores, a un adulto no le regañaríamos por caérsele un vaso de agua o una cuchara. Tratarles con el mismo respeto que a los adultos es su derecho.

      Saludos guapa

      Eliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)