Montessori

Los periodos sensibles de la infancia

mayo 11, 2016



Los periodos sensibles de la infancia

Los descubrimientos a principios del siglo XX, acerca de la existencia de periodos llamados “sensibles” relacionados con el desarrollo de los insectos, hechos por el sabio holandés Hugo De Vries, llevaron a María Montessori a preguntarse sobre su existencia en el ser humano. Fue ella quien por primera vez ha hecho el estado de estas sensibilidades 
instintivas en el niño.


¿Qué es un periodo sensible?

Los periodos sensibles están presentes en todos los seres en desarrollo, así que también lo está en el hombre durante la infancia.

Se trata de momentos clave durante los cuales el niño se sentirá atraído instintivamente por algunas actividades que contribuirán a su desarrollo físico y psíquico. Él dejará otras para coger solamente lo que su ser tiene necesidad para desarrollarse. María Montessori 
escribía al respecto en “El niño”:

Se trata de sensibilidades que se encuentran en los seres en evolución, es decir en los estadios de la infancia. Son pasajeros y se limitan a la adquisición de un carácter determinado. Una vez este carácter se desarolla, la sensibilidad cesa.

Según María Montessori, los instintos guían al niño hacia lo que necesita para construirse, y el crecimiento no es más que algo que dependería únicamente de lo heredado.

¿Cuáles son los periodos sensibles y cuándo están presentes?

Durante sus trabajos y sus largas observaciones de niños pequeños, la doctora Montessori pudo constatar varios periodos sensibles.

El periodo sensible del movimiento

Ella empieza en el vientre de la madre y se prolonga hasta los cinco años aproximadamente. Se trata de una necesidad vital para el bebé, y es lo que le va a permitir entrar en contacto con su alrededor.

De 18 a 4 años, hablamos de periodo sensible de coordinación de los movimientos. El niño 
va aprender a dominar y a afinar sus gestos según su voluntad.

El periodo sensible del lenguaje

Desde los dos meses hasta los 5 años, el niño no cesará de estar fascinado por el lenguaje. El bebé no pudiendo verbalizar sus necesidades, lo comunicará mediante su llanto para luego hacerlo parloteando.

Con 2 años va a haber un gran avance de lenguaje. Durante todo este periodo, el niño pequeño aprenderá a comunicarse con sus compañeros en su lengua materna y de manera totalmente autónoma.

El periodo sensible del orden

Desde el nacimiento hasta los 6 años aproximadamente, el niño va a ser irremediablemente atraído por el orden de las cosas que le rodean. Hacia los 3 años esta necesidad va a disminuir progresivamente. Se trata del periodo sensible más importante.

El niño siente una necesidad de seguridad interior que se manifiesta con la necesidad de ordenar los objetos que están a su alrededor a tal punto de estar perturbado si uno de ellos no está en su lugar. Es importante que el ambiente del niño esté bien ordenado.

No es raro ver un niño pequeño llorar o gritar si algo ha sido mal puesto. A menudo son considerados como caprichos, pero esos llantos traducen un malestar. No es extraño tampoco ver que el niño se calme cuando todo está colocado en su sitio. Esta sensibilidad es indispensable para el niño para que entienda el espacio en el que evoluciona y es una de las razones por las que las clases Montessori están tan bien ordenadas.

El periodo sensible del refinamiento de los sentidos

Está presente ya en el útero y se prolonga hasta los 6 años. Es mediante sus sentidos como el niño va a construir su inteligencia. La vista, el tacto, el oído, el gusto y el olfato, se van a desarrollar y serán la base de todos los aprendizajes. María Montessori diseñó un material  relacionado con estas necesidades sensoriales de la infancia. La “vida sensorial” no es más que un extracto, puesto que todo el material de 3 a 6 años está basado en este principio de sentir mediante los sentidos.

El periodo sensible del comportamiento social

Entre los 2 años y medio y 6 años, el niño va a integrar todas las costumbres de la sociedad en la que vive. Esto va a traducirse por juegos de imitación y las actividades de gracia y cortesía que le permitirán adquirir todos los códigos de los modales y de la vida en comunidad. También en ese momento será cuando el niño aprenda el autocontrol.

El periodo sensible de los detalles  de los objetos pequeños

Durante este periodo muy breve de la infancia, que se declara alrededor de los 2 años, el niño va a estar instintivamente interesado por los objetos pequeños y por los pequeños detalles de su alrededor. Otorgará importancia a todo lo que es pequeño y observará muy a menudo detalles por los que nosotros los adultos no prestamos atención.

Los demás periodos sensibles

Hay otros periodos sensibles, de entre ellos el de la lectura, el de los cálculos, el de la escritura, etcétera. Son transitorios y limitados en el tiempo.

Reconocer un periodo sensible y satisfacerlo.

Para reconocer un periodo sensible y sobretodo satisfacerlo,  el niño tiene que evolucionar con adaptaciones según sus necesidades. El ambiente debe ser cuidado privilegiando muebles a su altura. Se le ha de proponer material adecuado para responder a esta necesidad de exploración que el niño tiene durante estos periodos. También es necesario observarle. No os no puedo aconsejar nada más  que os sentéis y que observéis a vuestros hijos moverse en un espacio seguro y adaptado.


Un padre consciente de estas sensibilidades sabrá que el niño tiene en él todo lo que hace falta para evolucionar, tendrá más confianza, y propondrá a su niño una respuesta adaptada para cada periodo. Es importante dejar la libre elección al niño para que pueda responder por él mismo a sus necesidades.



 EMAIL 



{ Si te ha gustado, compártelo porfi }
Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)