Aprendizaje,

La guía antiestrés de los deberes en casa

junio 01, 2016



La guía antiestrés de los deberes en casa

No siempre se tiene la posibilidad de llevar a los hijos a escuelas Montessori, lo que supone un esfuerzo de nuestra parte en adaptar a nuestros hijos a la situación que nos toque, tratando de buscar las maneras más adecuadas para que logren con éxito los objetivos. La guía antiestrés nos quitará dificultades y nos ahorrará problemas para todas las mamás que tenemos que ser un gran apoyo para nuestros chiquitines a la hora de hacer los deberes en casa.

¿Cómo organizarse?

Cada tarde, la mayoría de los niños se pasan las tardes cargados de lecciones que tienen que aprender y deberes que tienen que hacer, ¿Cómo hacer frente a ello?

Antes de los trece años, tres cuartos de hora al menos son necesarios para que el niño viva la transición y deje todo el universo escolar para entrar en el de la vida doméstica. Ha de jugar, comer, hacer deporte. Actividades en general pero también ha de mantener charlas sobre diversos temas.

La regla de oro: instalar un ritual “los deberes de la tarde" con una hora, lugar y duración idénticos cada día. Este rigor favorece la estructura de los aprendizajes.

¿Cuánto tiempo?

No hay regla alguna, el ritmo y la cantidad de deberes dados pueden variar. No obstante, el tiempo de trabajo ideal, entre 8 y 12 años, es de una media hora continuamente. Más de ese tiempo, el niño no puede concentrarse eficazmente. Este tiempo no debe ser dedicado a otra cosa.

Cabe decir, que entre los ocho y diez años, no es extraño que un niño necesite pausas cortas. ¡Y más cuando hablamos de niños creativos y soñadores!

En ese caso, haced pausas de tres minutos, durante los cuales podéis proponer una actividad creativa (dibujo, puzle, lego..). El niño la empieza antes de hacer los deberes, la continúa dos o tres veces mientras los hace y la termina una vez que finaliza el trabajo. La actividad permite no romper la tranquilidad exigida para los deberes, pero también de vincular la creatividad con el trabajo, la ruptura entre estos dos mundos, siendo una de las grandes causas de desmotivación en los pequeños soñadores.

¿Hay que estar presente?

Sí, porque el adulto es el garante de la organización. Hacen falta años para que un niño pueda estar preparado para gestionar su tiempo. Posiblemente tarde en terminar un ejercicio, le falte concentración en otros. Necesita que el acompañante le ofrezca seguridad y confianza en sí mismo.

Si no hay ningún adulto o si a vuestro hijo lo cuida una niñera que habla mal el castellano, podéis indicarle al principio del año una metodología de trabajo. Por ejemplo, él puede hacer solo los deberes de lectura o los ejercicios simples. Y cuando regreséis, tomaos el tiempo necesario para verificar lo que ha hecho y por supuesto para acompañarle en lo que necesite.

¿Cuánto ayudar?

¿Cómo intervenir sin trabar su autonomía? Estando a su lado, se le puede hacer pensar que estamos a su disposición, él debe entender experimentándolo que no estáis allí para hacerlo en su lugar. Observad juntos la lista de ejercicios pedidos, ayudadle a que se lance estableciendo un empleo del tiempo de trabajo, luego dedicaos a vuestras actividades, precisándole que estáis allí por si necesita ayuda. Verificad el trabajo efectuado. Tenéis que tener en mente que se trata de un acompañamiento para que el niño tome autonomía.


¿Cuál es la clave? No aportéis respuestas a los problemas, pero enseñad a vuestro hijo a hacerse buenas preguntas para que avance en su razonamiento y para que responda solo, por ejemplo diciéndole:“¿Qué debes hacer para dividir este numero por dos?" "Tu quieres conjugar este verbo: ¿sabes a qué grupo pertenece?” 

A corto plazo, este procedimiento le ofrecerá la satisfacción de ver que posee en él los medios para resolver todos los problemas. A largo plazo, le permitirá adquirir autonomía y elaborar su propio método de trabajo.



 EMAIL 



{ Si te ha gustado, compártelo porfi }
Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

6 comentarios:

  1. A mi me va muy mal este tema. Mi hija de 5 años no quiere o no le gusta este tema, es un problema solo recoger los juguetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando no hay más remedio, crear la rutina es lo que le hará aceptarlo mejor.

      Mucho ánimo

      Eliminar
  2. bueno, yo soy antideberes escolares, pero creo que deberes caseros deben tener siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy igual, pero a la que los peques empiezan primaria se les mandan deberes para casa de varias materias y no podemos negarnos si no bajan la nota o incluso suspenden.

      Eliminar
  3. Muchas gracias por esta entrada! Mi mayorzote empieza primaria este año y es un tema que me agobia bastante... Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada :)

      El mío ya va cogiendo el ritmo porque es lo que hay y lo está asimilando bien.

      Gracias por comentar !

      Un abrazo!!

      Eliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)