Montessori

El ambiente familiar Montessori

septiembre 26, 2016



Estuve hablando de cómo hacían los ambientes preparados las escuelas Montessori, para que pudiéramos coger una idea y lleváramos a nuestros hogares lo que nos fuera posible. Por ser escuela, ya de por sí se hace una gran inversión para adaptar todo el centro a los chiquitines, cosa que nosotros no podemos siempre. Pero la cuestión es entender el principio, y luego hacer lo que podamos, que como contesté a los comentarios de algunas mamás, hacemos hasta donde podemos, y aunque el cambio sea pequeño ya será mucho, no nos preocupemos.

Dejemos que los hijos tengan todo lo necesario en cada habitación y que puedan participar plenamente en la vida familiar

Por ejemplo:
-     - Dejar botellas pequeñas de leche en la estantería más baja de la nevera para que el hijo pueda servirse solo para desayunar.
-    - Poner la cantidad y la combinación de alimentos posibles con cuyos el niño podrá servirse para merendar.
-    -  Mostrar al hijo cómo poner la mesa, y que sepa qué ha de poner para poder hacerlo solo (aquí tenéis salvamanteles imprimibles inspirados en Montessori).

Hacer que el hijo participe en la vida familiar

Os propongo esta lista de tareas que podemos pedir a nuestros hijos en función de sus edades:

De 2 a 3 años:
-          Recoger los juguetes en su sitio.
-          Colocar los libros en las estanterías.
-          Dejar la ropa sucia en el cesto de ropa para lavar.
-          Tirar los residuos a la basura.
-          Transportar leña para la chimenea.
-          Doblar toallas.
-          Poner la mesa.
-          Traer los pañales y las toallitas.
-          Quitar el polvo de los zócalos.

De 4 a 5 años:
-          Alimentar a las mascotas.
-          Recoger los juguetes.
-          Hacer la cama
-          Recoger la habitación.
-          Regar las plantas de interior.
-          Preparar aperitivos simples.
-          Utilizar un aspirador de mano.
-          Limpiar la mesa de la cocina.
-          Limpiar y guardar los platos.
-          Desinfectar el pomo de la puerta.

De 6 a 7 años:
-          Recoger la basura.
-          Doblar las servilletas.
-          Pasar la aspiradora.
-          Vaciar el lavavajillas.
-          Clasificar los calcetines limpios.
-          Retirar las malas hierbas del jardín.
-          Barrer las hojas.
-          Pelar patatas y zanahorias.
-          Hacer una ensalada.
-          Reemplazar el rollo de papel del baño.

De 8 a 9 años:
-          Ocuparse del lavavajillas.
-          Cambiar las bombillas.
-          Ordenar la ropa.
-          Colgar y doblar la ropa propia.
-          Quitar el polvo de los muebles.
-          Fregar la terraza.
-          Ordenar los alimentos en la cocina.
-          Hacer galletas.
-          Pasear al perro.
-          Barrer el balcón.
-          Limpiar la mesa.

De 10 a 11 años:
-          Limpiar el baño.
-          Pasar la aspiradora.
-          Limpiar la encimera.
-          Limpiar la cocina.
-          Preparar una comida simple.
-          Cortar el césped.
-          Coger las cartas del buzón.
-          Coser botones.
-          Barrer el garaje.

De 12 años y más:
-          Fregar el suelo.
-          Cambiar las bombillas.
-          Limpiar el coche.
-          Pintar la pared.
-          Preparar una comida completa.
-          Hacer pan o un bizcocho.
-          Hacer trabajos de reparación en casa.
-          Limpiar las ventanas.
-          Planchar la ropa.
-          Cuidar niños.



Implicar al hijo en las salidas familiares del día a día

-    Explicar al hijo lo que se va a comprar (la lista de la compra, las características de un producto en particular si es una compra de algo grande como una nevera).

-    Hacer preguntas al niño antes de desplazarse para hacer la lista de la compra por ejemplo: ¿qué necesitaremos del supermercado? ¿se acabaron tus cereales? ¿quieres otra cosa? ¿aún queda zumo? ¿qué te gustaría más comer esto o esto?

-    Asignar una tarea antes de ir a la tienda (por ejemplo, escoger plátanos o pesar zanahorias).
-    Dar un lápiz y un carnet al niño en la tienda para que tome nota.

Organizar la vida familiar teniendo en cuenta la edad del hijo y su personalidad

Un niño que tiene dificultad para dormirse necesita una rutina tranquila que le de seguridad. Una opción es ducharle con una lámpara pequeña o con una vela en el baño, tamizar la luz en toda la casa mientras el hijo no se ha dormido, hablar bajito, moverse lentamente y respirar profundamente.

Estar más receptivo a los sentimientos del hijo y alentarle a expresar sus emociones con respeto

“Todas las emociones son legítimas, pero todos los comportamientos no son aceptables” Haim Ginott

Cuando los niños sienten emociones fuertes, son incapaces de escuchar y de aceptar un consejo, una consolación, una crítica, etc y simplemente quieren que los padres entiendan lo que pasa en su interior, lo que sienten en ese momento preciso.

Identificar los sentimientos de los hijos y reflejar lo que desean alivia su frustración y apacigua las relaciones padres-hijos.

“Cuando los hijos se sienten comprendidos, su soledad y su sufrimiento disminuye y su amor por sus padres aumenta. La benevolencia de un padre sirve como primer ayuda emocional para los sentimientos dolorosos”. Haim Ginott

A un niño que no deja de molestar a su hermano y asus amigos, el padre podría decirle:
“Parece que estás enfadado con tu hermano, veo cuánto te has enfadado. Te sientes excluido cuando sus amigos vienen a verle. Tu querrías ir con ellos. Yo me pregunto, ¿cómo podrías explicarle lo que sientes? ¿Cómo podrías decírselo con respeto? Tienes derecho de decir como te sientes, pero tienes la responsabilidad de respetarle”.

Es posible enseñar las bases de la comunicación no-violenta a los hijos:

Cuando haces eso (observación y descripción de un hecho sin juicio de valor ni moral),
Yo me siento de tal manera (sentimiento o emoción no provocados por otro),
Dado que necesito tal cosa (expresión de una necesidad no satisfecha que se oculta detrás del sentimiento),
Me gustaría que hicieras tal cosa (expresada bajo la forma de una petición en un lenguaje positivo y afirmativo de acción).


Explicar minuciosamente lo que ocurre en la familia con términos adaptados a la edad del hijo y teniendo en cuenta su comprensión y su curiosidad

Por ejemplo: “Mamá y papá discutimos mucho porque estamos preocupados por tal asunto. Vamos a solucionarlo y nos queremos pase lo que pase”.



Adaptar los periodos de actividades a las necesidades fundamentales de nutrición, sueño, ejercicio y concentración específicos al temperamento del niño.

 El sueño: según el Ministerio de Salud, las necesidades de sueño son las siguientes:
-          Recién nacido necesita de 16 a 17 horas de sueño al día.
-          Un niño de 3 años necesita 12 horas de sueño mínimo.
-          Un niño de 6 años necesita 10 horas.
-          Un adolescente de 12 años necesita 12 horas.

La nutrición: según estudios, los productos que debiéramos reducir o evitar en la alimentación como prevención y disminución de la hiperactividad y del déficit de atención son: el azúcar, el gluten, la leche, algunos colorantes alimenticios y los fosfatos. El 83% de niños y el 87% de niñas hiperactivas mejoraron con una dieta sin fosfatos. La sal aumenta la presión arterial. Entre 7 y 10 años, un niño no debería ingerir más de 5 gramos de sal al día. La Unión Europea impone a las industrias la mención siguiente: “Estos colorantes pueden tener un efecto nocivo en la actividad y en la atención de los niños”, en los embalajes de los productos que contienen E110, E104, E122, E129, E102 Y E124. La leche contiene fosfatos, azúcar y caseínas opioides que se fijan en los receptores opioides del cerebro. La leche está implicada en la agresividad y la falta de atención.

El ejercicio físico: según las recomendaciones oficiales, los niños necesitan moverse al menos caminando una hora al día. Por ejemplo, ir al colegio caminando. Los programas escolares prevén 30 minutos de actividad física al día en parvulario y 3 horas a la semana en primaria.

  

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

30 comentarios:

  1. Es fundamental hacer que el niño participe en lo que pueda de la vida diaria de la familia en todos los aspectos. A mí me parece que es algo de sentido común. ¿Cómo vas a esperar que luego se desenvuelva solo en la vida si no ha practicado antes?
    Y me ha encantado lo de todas las emociones son legítimas pero no todos los comportamientos son aceptables. Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Bego! A mí me educaron de manera contraria y tuve que desenvolverme sola con 18 años y no sabes la dificultad a la que me enfrenté!!

      Hacer que un hijo se implique no es hacerle hacer cosas de "mayores" que no son propias de su edad, ni tampoco es aprovecharse de él, ni es utilizarle como algunos piensan y si ven que hacen estas cosas dicen: oh pobrecitos.

      ¿Pobrecitos? El día de mañana serán super felices con un autoestima alto y tendrán una autonomía tan grande que estarán totalmente preparados vivir su vida.

      A mí también me ha encantado, porque solemos querer reprimir los sentimientos negativos, cuando son normales y tienen que estar, lo que sí ha de controlarse es la acción.

      Muchas gracias por comentar Bego!

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me encanta y comparto esta filisofía...aunque a veces no me siento comprendida en mi entorno y me sueltan eso de "si es que es muy chico". Intentamos ponerla en práctica siempre que podemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff!! A mí igual, cuando ven que los niños tiran las cosas solos a la basura, barren, fregan, limpian, recogen la mesa etc me miran como si fuera mala madre. Pero yo a eso sí qu hago oídos sordos y de los buenos. Porque ya me dirás que tiene de malo. Están preparándose para la vida real, si no aprenden ahora ¿cuándo lo harán? Porque eso de hacer todo por ellos es de lo peor y lo dice una que lo sufrió en sus carnes !! xD

      Eliminar
  3. Cada vez que leo más sobre Montessori me gusta más su forma de educar a los niños, a ver si poco a poco voy poniendo nuevas cosas en práctica.
    Muchas gracias por compartirlo con nosotras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un enorme placer Concepción, lo que pueda aportar es una gran felicidad para mí. Y estoy contentísima de que te guste. Seguiré poniendo cositas, haré lo posible por transmitir todo lo que sé.

      Un abrazo guapa

      Eliminar
  4. Son planteamientos muy interesantes y mayormente, muy lógicos.
    Soy maestra de Ed. Infantil, psicopedagoga y madre de dos niñas y sigo muchos de los preceptos, aunque no me suscribo a ningún método concreto: casi todos tienen aportaciones interesantes.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante Noelia! No lo sabía, me parece genial! Me encanta que compartas tu opinión como mamá, maestra y psicopedagoga :)

      Sí, es cierto que hay varios métodos que tienen cosas magníficas, yo también mezclo pero por el que tiro más es Montessori y por eso lo destaco.

      Un beso guapa

      Eliminar
  5. Qué completo el post. Me encanta!!!
    Yo de la lista de mi hijo me faltan dos cosas, y oye, porqué no probarlas. Lo peor que puede suceder es totalmente admisible así que voy a ir a por ello. No quiero que de adulto sea un "perdido" ni un consentido.
    Muack!

    ResponderEliminar
  6. Es muy buena idea! le acabará gustando aunque al principio se sienta raro. Porque cuando sientes que sabes hacer las cosas solo y que lo que aprendes te sirve para siempre, eso no tiene precio.

    Un abrazo guapa!!

    ResponderEliminar
  7. Nos encanta la filosofía Montessori y tratamos de aplicarla dentro de nuestras posibilidades ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecto!! Nosotros también y estamos super contentos :)

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Me parece genial , ojalá se instaurara de forma generalizada.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Celia, la verdad es que me alegra mucho tu visión sobre Montessori.

      Un abrazo guapa

      Eliminar
  9. Vaya pedazo de artículo. Completísimo. A ver si logro implicar a los peques en las labores del hogar. Cuando eran pequeños sí que querían, pero ahora cada vez menos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco, no te preocupes.

      Un beso guapa

      Eliminar
  10. Vaya que buenas ideas, gracias por el artículo me ha resultado interesante ahora que mi peque empieza a crecer creo que es muy buena opción. un besito preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Natalia!! Me alegro de que te guste.

      Un abrazo

      Eliminar
  11. Una guia muy buena y ademas para casi todas estas cosas lo único que nos hace falta es voluntad. Nuestra peque ya ha enpezado a yudarnos con las tareas de casa y a pesar de que solo tiene un año, ya quiere ayudar a limpiar el polvo, a hacer la cama o a recoger las cosas del lavavajillas. Es muy graciosa la verdad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los míos igual aunque de los chiquitines hace más gracia porque se ven tan peques y con tantas ganas de hacer cosas que te los comerias :)

      Mi chiqui de dos años y medio, hace tareas con mucho arte y se enfada si alguno de sus hermanos le quita alguna tarea jajajja no quiere que se reparta. Y cuando acabamos me dice que quiere ayudar :D

      Un beso!

      Eliminar
  12. Genial entrada. En casa funcionamos más o menos así. Y lo bien que funcionamos!!! Por cierto te he enlazado en la lista de blogs imprescindibles de mi blog, que quiero tenerte a mano jejeje Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien!! Nosotros desde que empecemos a implantar Montessori estamos más que satisfechos :)

      Anda !! Muchísimas gracias!! Antes te he enviado un mail.

      Gracias por comentar!!

      Un beso guapa

      Eliminar
  13. Muy interesante.
    Lo de adaptar sus obligaciones a su edad me parece genial, a mí me pone nerviosa que a niños de 8 años les hagan absolutamente todo, luego los padres querrán que de repente y por magia se vuelvan responsables con sus cosas. Todo adaptado a la edad claro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Piruli!! Esque eso es lo que me pasó a mí y claro, luego vienen las quejas de que se es "vago", cuando mi madre decía siempre "no, ya lo hago yo".

      Muchas gracias por comentar!!

      Besos!!

      Eliminar
  14. Como comentaba hace poco en mi blog, es absurdo que de pequeños les pongamos la tele para que nos dejen hacer las tareas de casa tranquilos y luego nos quejemos cuando son mayores porque no participan en las tareas y se ponen a ver la tele... Cómo bien dices (en un comentario) no se trata de aprovecharnos de ellos, todo lo contrario, porque cuando son pequeños están deseando ayudar!! Y dejarles ayudar no es para nada "aprovecharnos" porque evidentemente no lo van a hacer bien y probablemente luego tengamos que hacerlo nosotros igual; lo importante son los valores que aprenden con eso, las habilidades que adquieren, lo contentos que se quedan al ver que lo han hecho...

    Me gusta la lista de tareas que pueden hacer según la edad, creo que ya la había visto antes, o una muy similar. Entiendo que se trata de las tareas que pueden hacer ya solos sin ayuda a cada edad, aunque creo que conviene añadir que hay que ir tanteando e ir viendo si el niño está preparado o no. A veces lo estará antes y a veces después. Antek por ejemplo ya recoge los juguetes en su sitio desde hace mucho, mucho antes de cumplir los dos años. Tirar cosas a la basura igual, y lo de quitar el polvo lo hace con todo aquello que está a su altura ("quitar el polvo", entre comillas debería ir, jeje). También añadiría que en otras tareas, aunque no las hagan completas, sí se les puede permitir participar antes: por ejemplo con dos años evidentemente Antek no cocina, pero si hago pizza le dejo que amase y que le eche luego los ingredientes encima; si preparo un pisto, le dejo que lave él las veduras; cuando hago la cama me "ayuda a sacudir las sábanas" y coloca las almohadas en su sitio ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sii !! Son recomendacionew generalizadas pero cada mamá ha de ver qué puede hacer su hijo y qué no.

      Por mi experiencia, mis hijos tardan más que los demás en conseguir hacer bastantes cosas y por eso me lo sé al dedillo. Si el hijo no está preparado, se le presenta la actividad o tarea más adelante y mientras se le hace hacer algo que sí puede hacer. Todo está en la observación!!

      Qué apañao Antek!! A los míos les encanta cocinar y el mayor dice que quiere der Chef :)

      Un beso guapa!

      Eliminar
  15. Me ha encantado este artículo para saber más sobre este método. Estoy atenta por si escribes más sobre el tema. ¡Graciasss! ;)

    ResponderEliminar
  16. Me alegro mucho de que te haya servido :) allá vamos, preparando contenido con cariño ;)

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Genial este post... a mi Pequeño explorador le encanta seguirme y ayudarme con las tareas de casa: aspiradora, polvo, cristales, limpiar los platos, sacar y tender la lavadora, ... la gente cuando lo ve se quedan alucinados! Y es que hay mucha gente que para hacer las tareas de casa prefieren a su niño sentado en el sofá mirando la tele (con lo divertido que es ver lo bien que se lo pasan ayudando). Lo mejor es cocinar con él... luego parece que se lo come más agusto y todo!! jajaja

    ResponderEliminar
  18. Los niños quieren estar con nosotros y hacer lo mismo que hacemos y a veces por costumbre queremos hacerlo solas porque lo hacemos más rápido y mejor pero hemos de tener momentos así con ellos, lo necesitan.

    Un beso grande a ese pequeño explorador!! :)

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)