Montessori

El rol imprescindible del adulto para implantar Montessori

octubre 20, 2016



María Montessori describe así los rasgos del carácter del que llama “nuevo profesor”: "En lugar de hablar fácilmente, ha de adquirir el poder del silencio, en lugar de enseñar, ha de observar, en lugar de afirmarse por un tipo de infabilidad, ha de asumir la postura de la humildad”.

Para María Montessori quedó claro que los problemas educativos que se asomaban, no provenían de los niños sino de los educadores, y que ellos son quienes han de renunciar a un montón de prejuicios que dañan al niño.

“Hemos de preparar un ambiente adaptado para la vida de los niños, un ambiente libre de obstáculos. El adulto tiene que dar lo necesario para el niño para que pueda valerse por sí mismo, si el adulto da menos de lo necesario, el niño puede actuar de manera consecuente, y si el adulto da demasiado, se impone al niño y se arriesga a extinguir los impulsos creativos.. el profesor ha de ser un guía pero solamente cuando es necesario, la personalidad del niño surge según sus propias leyes ejerciendo sus capacidades para actuar”.

María Montessori recomienda al adulto que quiera ejercer esta misión, que trabaje su capacidad de autotransformación, para que sus acciones no obstaculicen los aprendizajes del niño: el orgullo y la ira. El orgullo nos hace sobrevalorar el rol que tenemos en la educación del niño, la ira aparece con lo que inconscientemente consideramos que el niño es como una de nuestra posesiones que no responde lo suficiente a nuestras exigencias.



Lográndolo, el educador conseguirá dirigir la actvidad del niño de manera discreta, dejándole continuar por sí mismo cuando es capaz de hacerlo. Solemos sobreestimar las capacidades de los niños e intervenimos en mal momento. Actuando así interferimos en su desarrollo, y tenemos que estar preparados para intervenir cuando el niño lo pida, por ello necesitamos desarrollar una facultad de discernimiento fundado en la observación y en la experiencia.

“El trabajo de la nueva maestra es la de un guía. Ella guía para utilizar el material, para buscar palabras exactas, para aclarar cada trabajo, guía para impedir toda perdida de energía, para eventualmente, enderezar el equilibrio. Una verdadera guía en el camino de la vida, no presiona ni ralentiza, está satisfecha con su tarea cuando ha garantizado a este precioso viajero como es el niño, la precisión del camino (…) Una maestra inteligente puede realizar estudios psicológicos individuales muy interesantes y hasta un cierto punto, medir los tiempos de resistencia de la atención en los diversos estimulantes. En efecto, cuando el niño se educa a sí mismo y el control y la corrección del error son cedidos al material, la maestra no tiene nada más que hacer que observar. (…)
Los maestros han de saber claramente que su deber es guiar, y que el ejercicio individual es obra del niño. No es sino después de haber fijado este concepto que serán capaces de aplicar racionalmente un método destinado a guiar la educación espontánea del niño y de comunicarle las nociones necesarias. Es en la ocasión y en la modalidad de la intervención donde reside el arte personal del educador”.


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

30 comentarios:

  1. Pues la verdad es que tiene razón María, muchas veces nos empeñamos en que los niños son los causantes de que no aprendan, pero a veces creo que es más culpa de los propios profesores :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Concepción, tengo un claro ejemplo en mi hijo mayor que en el cole decían que iba muy mal y tal y yo que no soy docente pero sí tuve ganas de ayudarle me informé de cómo enseñarle a hablar mejor, a aprender conceptos básicos y hasta logré enseñarle a leer y escribir, tanto que decían, ahora lo hace genial.

      Primero no se respetan los ritmos de cada uno, se exige por igual y luego, no siempre se enseña de la manera que los niños necesitan. Yo me basé en montessori y me tiene super contenta. Para mí fue un mundo tener que enseñar a leer y a escribir pero como con la información que estuve leyendo pude conseguirlo. Necesité paciencia porque no tenía experiencia, tenía inseguridad y también él se despista con facilidad pero ha sido la mejor decisión de mi vida.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Qué interesante!!. Ya se podían aplicar el cuento en muchos colegios...qué rabia tengo últimamente con esto.

    Gracias por esta información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta hace en muchos colegios!! Esperemos que no se tarde mucho en mejorar el sistema educativo para empezar a dar más oportunidades a los estudiantes y logremos deshacernos del fracaso escolar.

      Un beso guapa

      Eliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo. Cada niño tiene un ritmo de aprendizaje y lo que funciona con uno no lo hace con otro. ¿Por qué entonces empeñarse en seguir los mismos esquemas?
    Como madre me he encontrado con docentes maravillosos que se han adaptado al ritmo de aprendizaje y los niños han subido como la espuma. Y con docentes pésimos que han conseguido aburrir a las piedras. Y todos en el mismo centro, con los mismos medios y cobrando lo mismo. ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy bastante molesta con no individualizar el aprendizaje de los niños para no meterles presión y forzarles a que tengan el ritmo de los demás. Pero lo único que se puede hacer es apoyar desde casa que por poco que parezca para nuestros hijos lo es todo.

      Sí hay maestros que son una maravilla, porque una buena actitud puede cambiar mucho el enfoque y el trato.

      Besos!

      Eliminar
  4. Un post muy interesante.
    Siempre nos enseñas algo nuevo.
    Lo compartimos en Google+.

    Trendy besos,
    http://trendygirls10.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias chicas!!

      Un beso

      Eliminar
  5. yo siempre creo que los padres son los mejores educadores, pero nuestro tiempo en el trabajo ha hecho que otro ocupen nuestro lugar y en el cole como todos van al mismo ritmo y no todos los niños tienen la misma madures. un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo has dicho!! Eso mismo pienso yo, tendremos que intentar que esto cambie porque es un derecho de los pequeñines.

      Un beso guapa

      Eliminar
  6. Creo que es necesario en éste ámbito laboral más vocación y menos pasotismo por parte de muchos profesionales.
    No sé si es que con el paso de los años se desaniman y pierden fuerza o es que ya desde un principio escogieron ésta profesión tan bonita y satisfactoria para muchos, desilusionados y con ello perdieron el poder que tienen para transmitir su sabiduría.
    Quienes tenemos a nuestros hijos en manos de profesionales vocacionales creo que somos conscientes de lo afortunados que somos y, sobretodo, creo que debemos reconocérselo personalmente para que sepan que su trabajo es más que valorado tanto en clase como en casa. Yo doy gracias todos los días por las maestras que tienen mis hijos.
    Disculpa si me enrollé...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va me encanta que te expreses así porque los comentarios enriquecen los post y los completan!! :)

      Unos buenos profesores son lo más, yo he tenido de estos y se merecen un premio.

      Siempre que hay profesores que se esfuerzan nosotros lo agradecemo mucho, porque aún así ser profesor no es fácil, la práctica es dura, yo que tengo tres hijos sé que es organizarme y educar a tres a la vez diariamente sin ayuda y es duro y a veces estresante, en su aula tienen muchos más niños.

      Lo suyo es crear consciencia e intentar mejorar poco a poco para que todos los alumnos se sientan cómodos en sus clases y puedan seguir aprendiendo con ilusión.

      Un beso

      Eliminar
  7. Muy de acuerdo con el post.
    Como adultos antes de seguir o implantar un método debemos estudiar muy cuidadosamente todo lo referido con este.
    No puedo exigir a un niño algo que yo no soy experto o no tengo claro.
    Más bien el adulto es un compañero, guía, sin afanes, sin prisa, al ritmo de cada niño ya que todos no son iguales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es!! Para que funcione primero el adulto tiene que saber aplicarlo, sabiendo como actuar, reaccionar y dar ejemplo. Y a veces si es algo completamente distinto de lo que hacíamos como por ejemplo no hablar y observar esto nos puede tomar un tiempo pero poco a poco se consigue. Entendiendo el motivo y sus beneficios ya te das cuenta y te esfuerzas con más ganas para ayudar a tu hijo de la manera más respetuosa para su aprendizaje.

      Un beso

      Eliminar
  8. Estoy muy de acuerdo con el post. La maestra es la guia y no la "jefa". Y te digo, por experiencia, que funciona mil veces mejor ser la guía que ordenar a los niños en clase. El saber escuchar, entender, hablar tranquilamente es mucho más llevadero y los niños vienen más contentos y con ganas de aprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón Patry! Hubo un tiempo que mi hijo mayor me decía que la seño mands mucho. Me quedé pasmada con la expresión pero desde cierto punto lo entiendo porque los niños deberían poder escoger, lo que fomenta Montessori no es algo inventado sino que es lo que concluyó María Montessori observando a los niños, así que este dato no ha de pasar desapercibido en los coles!!

      Un beso

      Eliminar
    2. Ojalá cada día haya más maestras y padres que piensen como tú, Patry. Por supuesto también como tú, Anabel ;-) Buen fin de semana!

      Eliminar
    3. Gracias guapa. Esperemos que las cosas cambien, que afortunadamente ya van cambianxo :)

      Buen finde guapa !

      Eliminar
  9. no se mucho de niños, por eso tu blog me gusta, aprendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te sirva guapísima.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Me encanta el post. De una buena educación depende muchas veces el futuro de nuestris hijos. Por muchas dotes que tenga para un campo si la profe es mala le cortara las alas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por eso pienso que no lo es todo tener el título, también hay que tener una actitud buena con los niños. Yo sé que es difícil ante tantos niños pero está en juego su infancia y su futuro.

      Un beso

      Eliminar
  11. No puedo estar mas de acuerdo con todo lo que dices, lastima que no haya más Marías Montessori. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito lo que dices! ¡Y tanto, necesitamos más Marías Monressori! :)

      Un beso

      Eliminar
  12. Hola!!!! Es que cuando hay algún problema de aprendizaje es más fácil echar la culpa al alumno que al educador, pero a veces, cambiando solo algunas pautas, podemos conseguir grandes avances.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!

      Sii!! Echar la culpa al otro es lo màs fácil pero eso no soluciona el problema así que mejor empezar por uno mismo para que todo cambie.

      Me alegro de verte!! Hace tiempo que no te leía! Un besote

      Eliminar
  13. Cada vez que leo algo me gustan más las ideas de esta gran visionaria. La lástima es que a día de hoy, su pedagogía sigue implantándose solo de forma anecdótica. Me parece genial la idea de que los adultos sonos guias y no protagonistas.

    ResponderEliminar
  14. Pienso lo mismo que tú, ojalá las cosas cambien y el sistema educativo mejore.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)