Disciplina positiva

5 detalles para entender el comportamiento inadecuado de los niños

diciembre 01, 2016



Los niños no se comportan mal, se comportan de una manera que puede ser molestosa para nosotros. La sociedad impone a los padres que sus hijos sean muy obedientes y que se comporten bien lo más rápido posible, sin tener en cuenta factores como la madurez neurológica del cerebro de los niños o la naturaleza de las necesidades de los niños.¿Por qué los niños adoptan comportamientos que consideramos inapropiados? 

1. La inmadurez neurológica Durante los primeros años de vida, el neocortex está en formación. No puede ejercer control completo en el cerebro arcaico ni en el cerebro emocional. Las emociones no reguladas por la razón dominan el cerebro del niño. Y aunque una gran parte del cerebro se forma durante los cinco primeros años de vida, su maduración se prolonga hasta la edad adulta. 


2. El estrés cotidiano. Arnaud Deroo define el estrés como:


una despensa de energía física y psíquica vinculada con un esfuerzo de adaptación. Si este esfuerzo es muy complicado en relación a nuestras capacidades, vivimos una situación perturbante y ello hace que pueda haber más tensión, reacciones desproporcionadas e inapropiadas. 

De por sí los niños ya suelen acumular mucho estrés, al despedirse para ir a la guardería o a la escuela, al ser comparados con sus compañeros, estar bajo presión por los resultados escolares, estar separados de los padres todo el día, etc. Por consecuencia, los niños necesitan evacuar ese estrés y encontrar seguridad con sus padres. 

3. La no-satisfacción de las necesidades. Todos los comportamientos de los niños nos dicen algo en términos de necesidades. Según Jane Neslsen en La disciplina positiva, las dos principales necesidades del niño son la necesidad de pertenecer (encontrar su lugar en la familia, en la escuela y en la sociedad) y la necesidad de sentirse útil (sentir que su acción personal cuenta, que tiene una incidencia, que la ayuda del niño es deseada y útil).

4. La falta de información y de preparación. Hay que dar información para evitar comportamientos inapropiados. Previniendo y describiendo los eventos que sucederán: cuando se anuncia a un niño qué hará en el día, no será perturbado por una situación nueva. Explicando en qué consiste el comportamiento que se espera de él, paso a paso: Por ejemplo “recoge tu habitación” puede no tener sentido para un niño porque la consigna es muy general. 

Podríamos decir en qué consisten las acciones que se esperan o mostrárselas, diciendo: “pon la ropa sucia en la cesta del baño, luego coloca los libros en la biblioteca y finalmente recoge los coches en la caja de juguetes”. 

Dar tantas precisiones como se pueda: por ejemplo un niño que tira los coches por el aire se le diría que los coches están hechos para jugar en el suelo y no parar saltar ni tirarlos por el aire. Pidiendo al niño que vuelva a formular lo que se le dijo para verificar que lo entendió. Anticipando los momentos que puedan provocar comportamientos difíciles: un largo trayecto, una larga espera, una visita al médico con exámenes molestos, etc este tipo de eventos necesitan una preparación del niño y también ocupaciones que le permitirán ser paciente (juguetes, libros) o soportar el momento difícil (un muñeco, peluche).

5. Un ambiente inadaptado. El ambiente debe reducir los obstáculos al mínimo. Una gran frustración puede aparecer en el niño cuando un obstáculo se opone a su funcionamiento interior (falta de lugar para servirse físicamente por ejemplo), al querer realizar una acción (poner el mantel solo por ejemplo), o es una fuente de estrés. 

En casa, es importante no tener al niño en un ambiente compuesto únicamente para y por adultos. Un niño que evoluciona en este tipo de ambiente será constantemente sometido a una serie de prohibiciones (no toques eso, cuidado lo vas a romper) o a grandes frustraciones (cuando el niño es demasiado pequeño para coger algo).

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

19 comentarios:

  1. muy buenas indicaciones, lo de la falta de informacion me parece muy bien, que sean niños no quiere decir que les tratemos injustamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No saber qué sucederá les da inseguridad y miedos, para nosotros es algo obvio que después de x cosa se hará tal cosa pero ellos no y tenemos que explicárselo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Y detalles a tener en cuenta evitar ese comportamiento inadecuado. Ahora bien, qué haces cuando ya ocurre porque reconozco que la paciencia no es una de mis virtudes jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja bueno, eso se llama equivocarse y no hay nadie en el mundo que no se equivoque. Tenemos derecho a equivocarnos, pero si nos esforzamos por mejorar poquito a poquito nos sentiremos mejor porque obtendremos logros de superación personal.

      Aquí tienes a una impaciente concienzuda pero he cambiado con el tiempo y con los niños, me he visto obligada a trabajar la paciencia y me ha ido genial jejeje somos capaces de todo, creeme :)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hay que tenerlo en cuenta. Ellos...y nosotros! Si muchas veces tomamos malas decisiones más por estrés que por otra cosa, al menos que seamos conscientes de ello y así seremos más sensibles, también.
    Buen post, como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay el estrés esa sombra que nos persigue a todas partes! Sí, suele ser siempre el estrés y tenemos que aprender a manejarlo o sino nos maneja él que es peor :S

      Besitos guapa

      Eliminar
  4. A mi hija mayor se le notó el cambio con la llegada de la hermanita, menos mal que pronto se adaptó a la nueva situación :) Hay que andar con ojo y vigilar a los peques ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo sufrí mucho con el segundo hijo porque mi hijo mayor no se lo tomó bien y siendo un nilo de alta demanda, pasó todo lo estresante que podía pasar y yo sumergida en mi total ignorancia porque para mí los críos eran un nuevo mundo pues decía a gritos tierra trágame jajaja pero todo pasa, ellos necesitan tiempo para adaptarse y se lo merecen, que no es fácil.

      Un beso guapa

      Eliminar
  5. Muy interesante artículo y punto de vista :)

    ResponderEliminar
  6. Por desgracia, hoy en día vivimos en un mundo que no da espacio a los niños (al menos en gran parte). Esto hace que los adultos esperemos unos comportamientos que no son los propios de los niños y que en muchos casos, ni siquiera les hemos comentado que deberían tener. Muchas gracias por iluminar un poco este hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí me criaron con esta manera de actuar y es muy desastrosa :S

      Eliminar
  7. Muy interesante todo lo que dices, he tomado buena nota. Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  8. Cuantas cosas aprendemos!! gracias!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Muy buenas pautas. aunque cada vez hay más padres conscientes de muchos de estos detalles, todavía quedan muchos que ven en los comportamientos "inadecuados" de los niños maldad o capricho. Buen post. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí cada vez hay más padres conscientes aunque lamentablemente aún sigue habiendo bastante gente que es así. Esperemos que las cosas cambien pronto.

      Un beso

      Eliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)