fantasía,

Fantasía VS realidad Montessori

enero 12, 2017


Uno de los temas más llamativos de Montessori, es el de la fantasía vs realidad, algo a lo que no estamos acostumbrados a escuchar. En las pautas para escoger libros Montessori para niños, expliqué yo misma que como es la vida, es difícil no acercar a los niños a la fantasía, aunque nosotros lo evitáramos, porque si además tienen hermanos mayores, ya se hace imposible decir que no, y por encima de todo, hay que seguir al niño, siempre habrá alguien o algo que les introduzca en la fantasía. Y la mejor opción es encontrar un equilibrio, sobre todo los 6 primeros años, tratando siempre de rodearles de todo lo real que nos sea posible, ayudarles a aprender sobre el mundo y lo que existe siempre es más valioso.

Quizás algunas cosas no las podamos hacer por razones económicas, por falta de espacio, por desconocimiento, por falta de tiempo, pero en la filosofía Montessori en sí, no hay nada que nos eche para atrás ni que haya que pensárselo mucho. Cada vez que descubro más cosas, me transporto a mi infancia y siento una enorme conexión con todas las indicaciones de María, me emociono mucho y siento una gran felicidad por poder acceder a tal información. 

Con esto quiero decir que antes de juzgar, que vayamos a la cuestión del asunto, que indaguemos detalladamente para entender el por qué. Afortunadamente María Montessori se basaba siempre en hechos y actuaba de manera muy profesional en todo lo que hacía. No nos precipitemos por mucho que pueda "alarmar" y que no se mal interprete con que María Montessori estaba en contra de la imaginación. A lo que se refería era a que la imaginación del niño es algo natural y que proviene de lo real y proporcionarle algo que es inventado no provenía de su imaginación ni de su creatividad sino de otra persona. De manera que termina teniendo menos valor para él que si hubiese usado su propia creatividad o imaginación. Para estimular la imaginación del niño hemos de darle cosas reales y una verdadera comprensión del mundo de lo que pueda extrapolar y usar creativamente.

En la escuela quieren que los niños aprendan hechos secos de la realidad, mientras que su imaginación es cultivada por cuentos de hadas, preocupados por un mundo ciertamente lleno de maravillas, pero no por el mundo que los rodea en el que viven. Factores impresionantes que mueven la mente infantil a la piedad y al horror, ya que están llenos de angustia y tragedia, de niños que mueren de hambre, son maltratados, abandonados y traicionados. Goblins y monstruos dan placer y agitan la imaginación del niño, pero no tienen conexión con la realidad .

El niño pequeño no puede distinguir bien entre lo real y lo imaginario, entre las cosas que son posibles y las cosas que son meramente inventos.

María Montessori reconoció que la capacidad de los niños para imaginar cosas que no existían demostró una habilidad mental especial. Ella vio que el fundamento de la misma inteligencia era el responsable de la curiosidad que subyacía de toda la exploración científica del ambiente.

La imaginación es la sustancia real de nuestra inteligencia, toda teoría y todo progreso proviene de la capacidad de la mente para reconstruir algo.

Ella vio que no habría progreso sin imaginación y que era algo que ayudaba al niño a ampliar constantemente la imagen que tenía de su limitado mundo individual. Cuanto más trabajaba con los niños, más convencida estaba de que ese poder de la imaginación debía basarse en la realidad, sentía que los niños que estaban limitados era por su propia falta de experiencia en el mundo exterior. 

Introduciendo conceptos e imágenes que no tenían fundamento en la verdadera realidad, el niño podía ser engañado con ilusiones y estas ilusiones no tenían nada con lo que fundamentarlas. En lugar de ampliar las posibilidades de comprensión y de aprendizaje, las fantasías podrían inhibir el desarrollo natural del niño.

Hay mucho contraste entre uno y otro, e incluso puede asustar a algunos niños pequeños porque no saben diferenciar entre lo real e irreal.


No llegó a esta conclusión puramente desde una perspectiva teórica, sino después de observar de cerca a cientos de niños bajo su cuidado. Una y otra vez veía que los niños se sentían atraídos por trabajar de manera intencionada con actividades que significaban algo para ellos, y que era este contacto con la realidad lo que tenía un efecto transformador en su comportamiento.

Al principio de su trabajo proporcionó a los niños todos los juguetes tradicionales y cuentos de hadas. Sus observaciones subsecuentes de las propias decisiones de los niños de la actividad que hicieran le hacían preguntarse si esas cosas estaban sirviendo realmente a sus necesidades de desarrollo.

La imaginación de un niño puede dar un significado simbólico a cualquier objeto, pero esto crea imágenes imaginativas en su mente. A los niños se les dan juguetes con los que pueden jugar pero que crean ilusiones y no permiten un contacto real y productivo con la realidad.
Los juguetes proporcionan al niño un ambiente que no tiene ninguna meta en particular y como consecuencia, no pueden promocionarle ninguna concentración mental real, sino solo ilusiones.
La verdad es la base de toda gran producción artística de la imaginación.



A lo que hace referencia es a que normalmente solemos entretener a los niños con cosas no-reales que sirven para tenerlos ocupados y así no interfieran en tareas de adultos. Esto deriva de no entender qué necesitan realmente los niños o de lo capaces que pueden llegar a ser, también tiene que ver que no queremos que los niños se impliquen en otros asuntos como la limpieza para no tardar más, que esté mejor hecho, que no nos desordenen la casa, para hacerlo a nuestra manera,etc

Cortar los alimentos de verdad proporciona muchos más habilidades


Por ejemplo en lugar de dejar que los niños exploren los recipientes y alimentos de la cocina o que ayuden a cocinar, les compramos cocinas de juguete y les decimos que jueguen. Este acto de juego carece de significado porque le roba al niño la capacidad de aprender algo o de desarrollar habilidades trabajando con objetos reales. Aunque hayan juguetes con  que sean de madera o de tela que son los mejores materiales intentando evitar al máximo el plástico, que enfocan las habilidades o experiencias sensoriales al niño pueden ser buenos, es más importante dejar que nuestros hijos exploren lo que es real. Por supuesto que pueden jugar con cocinitas y cualquier juego simbólico porque simboliza algo real, pero al mismo tiempo tenemos que permitirles momentos en contacto con la realidad de su día a día cocinando, cortando, pelando, etc.

Cocinar de verdad hace que se aprenda algo útil que servirá para siempre y que hace vivir experiencias sensoriales auténticas.


Lo mismo ocurre con lo que les decimos a nuestros hijos, antes de los seis años, los niños no tienen un entendimiento claro sobre el concepto de lo real y lo irreal. María Montessori hace hincapié  a que las historias de fantasía son producto de la imaginación de un adulto, no enseñan a imaginar al niño, sino que llenan sus historias de ideas irreales que surgen de las mentes de los demás. Cuando son tan pequeños no entienden las complejidades de ideas de este tipo. Al crecer su capacidad para comprender conceptos sociales más abstractos se desarrolla, y entonces empieza a tener valor.


¿Conocías este punto de vista de la filosofía Montessori? 
Cada uno lo adapta a su manera, según sus posibilidades, pero más que nada se trata de alcanzar un equilibrio, no de evitarlo completamente por varios motivos.

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

8 comentarios:

  1. Me recuerda a tantos y tantos padres que he oído quejarse de sus hijos que quieren su ordenador y no tocan ese de juguete tan mono y caro que le compraron.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaa yo formo parte de esos padres!! Mis hijos me han demostrado que lo que María Montessori dijo es totalmente acertado. Donde hay una experiencia real que se quite todo lo demás! Besos

      Eliminar
  2. Hola, encantada de descubrir tu blog, soy maestra del primer y segundo ciclo de infantil y mami desde hace 17 meses. Estoy de acuerdo en muchas cosas, en especial en el aprendizaje por descubrimiento, aprender mediante la experiencia de la realidad... sin embargo tengo que decir que desde niña yo me he sentido atraída por el mundo de la fantasía, que la adoro y que la utilizo muchas veces en el aula. Desde luego hay que saber trasmitir esa fantasía puesto que no pueden vivir permanentemente en ella y deben saber separar lo real de lo imaginario, pero transportarnos a esos mundos de vez en cuando también es positivo para ellos, la fantasía me ayuda muchas veces a explicar determinados aspectos difíciles de comprender para los niños. No consiste en vivir en una permanente fantasía, ni trasladarlo todo a la fantasía, como tú bien dices hay que encontrar un equilibrio, porque ningún extremo es perfecto. Encantada de descubrir tu blog, me quedo por aquí, te invito también al mío y poder compartir opiniones. Un beso desde

    https://yentoncesmeconvertienmama.wordpress.com/


    ResponderEliminar
  3. Pues totalmente de acuerdo contigo, mis hijas tienen sus cocinas de juguetes con sus comiditas de madera y plástico, pero cuando puedo las meto en la cocina y hacemos galletas, bizcochos, pizzas y en todo lo que me puedan ayudar ^_^ Aprenden y juegan a la vez, y encima con cosas reales.

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy muy de acuerdo con la filosofia Montessori sobre el tema de que se aprende mucho más desde la experiencia real. Pero en el caso de mi hija he visto que ella con juguetes como cocinitas realiza muchos juegos con sus muñecas. Y como comentaba Beatriz Mami yo también siempre me he fascinado mucho con el mundo de fantasia y a mi hija le encanta también.
    A mi me gusta mucho aprender cosas de la filosofia Montessori e intento inculcar muchas de ellas a mi manera de educar.

    ResponderEliminar
  5. Soy sincera, nunca me había planteado este tema, desde luego la experiencia real es mucho más enriquecedora se lo pasan mejor y siempre están dispuestos a ayudar en la cocina, con la casa o en nuestro mundo más real. Un beso

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)