Montessori

La importancia del control de error en Montessori

enero 27, 2017


El maestro nunca debe intervenir en una acción cuando el impulso que le impulsa es bueno, ni con su aprobación, ni con su ayuda, ni con una lección o corrección”. María Montessori 

Siempre supe que recibir demasiadas críticas en cuanto al aprendizaje, desanima mucho y quita las ganas de querer seguir aprendiendo, lejos de aumentar el interés y el esfuerzo, termina destrozando el autoestima y da lugar a que nos decantemos por rendirnos.

Mi hijo mayor, tubo muchas dificultades de aprendizaje, y sufría tanto siendo constantemente corregido, que se enfadaba y decía que no quería seguir. En su caso, era necesario porque iba a una logopeda, y trabajábamos conjuntamente para ayudarle a evolucionar y mejorar en el habla.

Recuerdo que dos de los puntos más importantes, que ayudaron mucho a que él no se rindiera y a que se sintiera bien, eran que no se corrigieran todas las palabras aunque dijera muchas mal y que en vez de decir "no, o te has equivocado", decir la palabra corregida automáticamente. Así estamos corrigiendo de manera respetuosa con su autoestima y es una forma muy natural de enseñar la pronunciación correcta.

El Dr.Laurence C.Smith, un psicólogo clínico de desarrollo, afirma que junto con el rechazo y el abandono, la crítica es uno de los tres efectos psicológicos más traumatizantes en un individuo. Smith continúa diciendo que la naturaleza repetitiva de la crítica “refuerza continuamente la autoimagen negativa del individuo que es criticado”. 

Tan firmemente creyó en esto la doctora Montessori, que ella dijo que la maestra debe dar la lección, plantar la semilla y después desaparecer, observando y esperando, pero sin tocar

Por qué es tan importante el control del error 

Ya sea para ofrecer aprobación o corrección, el maestro no debe intervenir en el trabajo de un niño. 

Él puede destruir el buen impulso de los niños mediante la intervención, o al menos su intervención hará que el “yo” real del niño se retire dentro de sí mismo como un caracol en su concha.

La doctora Montessori diseñó sus materiales para que al trabajar con el material, el niño reciba información instantánea sobre su progreso. Además de desarrollar independencia, el trabajo con materiales autocorregibles ayuda al niño a reconocer, comprender, corregir y aprender de los errores que comete. 

Tener un control de error en los materiales libera al niño para tomar el control de su aprendizaje y no confiar en el juicio de un adulto.Además aumenta su autoestima y motivación. En lugar de ser renuente a intentar algo nuevo y cometer errores, el niño se siente libre de correr riesgos, sabiendo que hay un control en su lugar. 

En el entorno Montessori de 3 a 6 años, el control de error es fácilmente visible. Los derrames ocurren en la vida práctica y necesitan ser limpiados. Muchas obras sensoriales, como los cilindros, los listones rojos, la torre rosa, la escalera marrón, simplemente no encajan si se construye incorrectamente. Una vez que se le muestra al niño cómo usar los materiales, se le deja libre para trabajar con ellos por su cuenta, sin la intervención del maestro. 

Un enfoque más amable y respetuoso es que el maestro debe modelar el uso apropiado de las respuestas y confiar en que los niños se corrigen y aprenden de sus propios errores. Cuando los niños se corrigen constantemente, aprenden a tener miedo de cometer errores. Comienzan a limitar su exploración y cesan de intentar un trabajo nuevo o desafiante. Al permitir que los niños se autocorrijan y aprendan de sus errores, les enseñamos que el propósito del trabajo no es sólo acerca de obtener las respuestas corretas, sino que se trata del proceso de aprender a aprender.

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

4 comentarios:

  1. Hola.
    Yo pienso igual, y lo hago extensible a la vida en general, a los hijos hay que darles directrices pero no debemos pensar por ellos, tienen que ir aprendiendo para tener criterio propio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo contigo, una gran entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Anabel , una entrada muy interesante mirando detenidamente , esta entrada me doy cuenta de lo mucho que a avanzado la manera de enseñar a los más pequeños de la casa , y la verdad es que estoy totalmente de acuerdo , en cuanto a lo que dice Marigem yo también estoy deacuerdo con ella , ya que los niños también tienen que tener criterio propio , gracias amiga por tu visita a mi blog , me alegro mucho de que te gusten mis hojas viajeras , besos de fin de semana de Flor.

    ResponderEliminar
  4. La corrección por parte del adulto no solo disminuye las ganas de intentar algo nuevo sino que, además, el niño tiene tal inseguridad que necesita constantemente el apoyo del profesor. Como docente, he visto a adolescentes de secundaria incapaces de hacer un ejercicio si el profesor no les va comentando si esta bien y los pequeños se levantan a cada paso que hacen para saber si lo estan haciendo bien. Es una lástima que no se valore más su autonomía.

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)