Lectura

Mi mamá me adora

enero 29, 2017



Como niños pequeños, los peques tienen que hacer lo que son, cosas de niños pequeños, por mucho que nos molesten o que no las entendamos, no dejan de ser cosas normales a su edad. Hemos de enseñarles qué es lo correcto, hemos de poner límites y que haya un orden en casa, pero estas situaciones seguirán repitiéndose porque los peques van creciendo y necesitan tiempo, su cerebro está madurando.

Y los padres, con toda razón, digo yo, porque pese a que sepamos muchas cosas, a la hora de la práctica es otro asunto, y no es nada fácil. Como padres, perdemos los nervios, podemos sentirnos arrebatados, desquiciados, nerviosos, ansiosos, cansadísimos de ser padres, y a veces que se nos escape de la boca y transmitamos a los hijos algunas palabras desagradables que les hagan sentirse malos hijos.

No tendríamos que decir con palabras o con actos, porque por mucho que nos callemos, si estamos tan estresados, posiblemente lo transmitamos con los gestos. Pero es una realidad, que esto suceda porque por encima de todo somos humanos y porque dependiendo de la situación de cada familia, puede ser muy dificil lidiar con el día a día.


Este libro de Mi mamá me adora de la editorial Picarona, me gustó mucho por este punto, que los niños por lo general, teniendo en cuenta que unos más y otros menos, suelen comer comida cuando no toca y se les ha dicho que se esperen, cogen objetos frágiles a la ligera y éstos terminan por romperse, se les escapan gritos y hacen unos ruidos que nos dejan a todos boquiabiertos. 



Pintan en lugares o en cosas que no deberían haberlo hecho, en mascotas, en la pared, en el sofá, en la nevera, en un mueble, en su cuerpo o en su hermano. Pelean rebeldemente negándose a ducharse porque no les apetece para nada ir a la ducha por mucho que se hayan pringado. Se despistan con facilidad y su mente viaja por lugares incógnitos, como decía mi maestra están "en la luna de valencia". Pega los mocos por todas partes, sobretodo en mesas y paredes porque no encuentran papel y directamente lo dejan ahí. Si se les dejan tijeras a mano suelta y nos despistamos o nos ausentamos un poquito, nos pueden cortar cortinas, sofás, silla o lo que haya por allí, incluso su propio pelo. 

Pero que pese a todo esto, SU MADRE LE ADORA. Porque es así, no hay razón existente, que haga que una madre deje de querer a su hijo, por mucho que haga, que se sabe que no es por maldad, pero el exceso de trabajo, y el esfuerzo físico y mental que la madre tiene que acarrear tras ser madre, y más aún si no cuenta con ningún apoyo ni ayuda, es desbordante. 

Leyendo juntos este libro con los peques, les transmitimos eso que tanto hace falta en las casas, por si no se hace o por si se hace, porque no hay que cansarse de repetirlo: hijo mío te quiero como eres para siempre, hagas lo que hagas estarás en mi corazón.


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

4 comentarios:

  1. Qué tierno y qué bueno para la autoestima de los niños!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito! Me lo apunto! Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
  3. Qué chulo. Me lo apunto par algún regalo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Es un mensaje muy bueno y que para mí siempre ha sido importante darle a mis hijos. Puede que esté enfadada contigo, puede que no me parezca bien lo que has hecho, pero te sigo queriendo igual pase lo que pase. Ha sido complicado con mi peque, que ha sido un niño difícil y siempre teníamos que reprenderle por algo, y parecía que todo lo que le decías era negativo. Siempre he intentado que se fuera a dormir, a pesar de los enfados, sabiendo lo mucho que le quiero.

    Besos.

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)