Disciplina positiva

Los errores son maravillosas oportunidades de aprendizaje

marzo 19, 2017


1 Aprender es entender por qué nos equivocamos 

Los errores son un tema de discusión. En la concepción tradicional, y en la escuela, el error siempre es algo muy negativo. Se cree que cuando uno se equivoca es por ignorancia, falta de adquisición o de dominio, por ausencia de trabajo o por falta de esfuerzos. La responsabilidad del error por parte del niño, suele relacionarse con que no ha escuchado, que no ha trabajado lo suficiente, que no lo entendió bien, que no se esforzó, y excepcionalmente se piensa que es por el adulto que no lo explicó bien. 

En la concepción tradicional, es suficiente colmando esta falta: 
  • Volviendo a explicar 
  • Animando a los niños a trabajar mediante recompensas. 
  • Castigando para que trabajen. 
  • Proponiendo nuevos ejercicios para que se entrenen más. 


El objetivo es reemplazar el error con la verdad y esta corrección pasa necesariamente por tener en cuenta la palabra del adulto. Por tanto, aprender es entender por qué nos equivocamos. Solo cuando el error es aceptado por las dos partes (niños y adultos), será cuando todo sea posible: reflexión, aprendizaje, progresión, creación, innovación. 

2 Me equivoco porque estoy aprendiendo 

Incumbe a los adultos desdramatizar el error, hacer entender que el error forma parte del proceso de aprendizaje, para que el niño piense entonces: me equivoco porque estoy aprendiendo, una vez que el niño ha entendido que hay que poderse equivocar para aprender, él podrá darle un rol positivo. En ese caso, el adulto se desinteresará en explicitar lo que el niño ha hecho mal o no ha hecho. El adulto podrá identificar los conocimientos en los cuales se apoya el razonamiento del niño y determinar los orígenes posibles. 

El error no es el efecto de la ignorancia, de la incertitud o de la casualidad… sino que es el efecto de un conocimiento anterior, que tuvo su interés, su acierto, y que ahora, se considera falso o simplemente inadaptado. G. Brousseau

3 Los errores utilizados como incentivos de progresión en el trabajo escolar

En el libro de Alain Sotto y Varinia Oberto Dar ganas de aprender, proponen varios tips para utilizar eficazmente los errores en el trabajo escolar de los niños:

La importancia de las correcciones personales

El 80% de las correcciones hechas en clase no serían ni memorizadas ni entendidas por los alumnos, entonces sería pertinente acompañar a los niños en casa volviendo a leer sus ejercicios y repasando las evaluaciones corregidas en clase.

La idea es analizar los errores pero al mismo tiempo también valorar los puntos difíciles superados. Esta visión sobre los aciertos, permite medir los progresos y consolidar la confianza en sí mismo por parte del niño. Ello puede hacerse con preguntas del tipo: ¿Cómo lo has hecho? ¿Por cuál empezaste? ¿A qué lección o a qué ejercicio te hace pensar esto? ¿Cómo podrías haberlo hecho de otra manera?

Identificar la causa de los errores

¿Es un problema de memorización?

El niño  puede preguntarse: ¿Qué creía que sabía al respecto? ¿Qué sé ahora?

Un problema de saber hacer y de aplicar los conocimientos

El niño conoce la lección pero ignora cuándo y cómo aplicarla. Durante la memorización de un conocimiento (regla, teoría, definición, dato), el niño puede preguntarse: ¿Cuándo y cómo tendré que utilizarla?

El alumno puede también pasar por las 5 preguntas de la comprensión para asegurarse que domina la comprensión más allá de la simple memorización:
  1. ¿Qué es?
  2. ¿Para hacer el qué?
  3. ¿Cómo?
  4. ¿Con qué?
  5. ¿Por qué?
  6. ¿Es un defecto de automatización?

Se trata de transformar los conocimientos en reflejos para liberar la mente y aplicar automáticamente las reglas. Alain Sotto y Varinia Oberto escribieron:  

Si en un texto las reglas son muchas, su mente se desborda y no puede trabajar correctamente. Liberar su espacio mental gracias a los reflejos, es recuperar la energía, trabajar mejor y de manera menos cansina, evitando la sobrecarga cognitiva.

En el proceso de aprendizaje de la conducta, procedemos de esta manera: no prestamos atención cuando sobrepasamos una velocidad, ponemos el intermitente u observamos en nuestro retrovisor antes de adelantar. Y esta es la razón por la cual somos capaces de escuchar música o de charlar conduciendo.

Pero esta automatización no puede hacerse salvo con entrenamiento, el niño no puede contentarse con aprender, debe utilizar lo que aprende. Por ejemplo, la memorización de las tablas de multiplicar será mucho más eficaz cuando el niño las utilice en las operaciones de multiplicaciones o de divisiones además de la recitación oral de memoria.

Verificación y lectura repetida

Comprensión de la consigna

En la resolución de problema, en el estudio de documentos o en la redacción de una producción escrita, la comprensión de la consigna es esencial. Pueden haber varias respuestas o métodos para llegar a una misma respuesta. Se trata de aprender a verificar que se responde bien a la pregunta.

Esto puede hacerse mediante la identificación de palabras clave, con la lectura de todas las preguntas de los deberes para deducir el entrenamiento lógico, a veces incluso la respuesta tiene una pregunta que se repite. El niño puede movilizar sus conocimientos y ver cuáles son los que se aplican en este caso preciso.

Cerca del 50% de los fracasos (errores, sinsentido, incomprensión) son debidos a la precipitación, a una lectura demasiado rápida.

Volver a leer

Repetir la lectura durante el trabajo y al final de él, permite autocorregir una cantidad de errores. Esta manera de leer es mucho más eficaz cuando el niño lo hace en función de los errores anotados en los controles anteriores.

Las lecciones aprendidas

El niño puede verificar si ha memorizado bien los conocimientos que había aprendido haciéndose preguntas: ¿Qué he memorizado de importante?

Reflexionar es al menos hacerse bastantes preguntas más que aportar respuestas.

Trabajar en voz alta

A los niños que se les pide pronunciar las palabras de un dictado hacen muchas menos faltas de ortografía que los que las escriben sin mover los labios.

El trabajo en voz alta es un apoyo eficaz:
  • Escucharse es un suplemento estupendo de memorización.
  • El niño que aprende en voz alta tiene menos tendencia a despistarse.
  • Un error puede “sonar” en la oreja mientras que no desencadena ninguna reacción en lo escrito (por ejemplo en la conjugación).
  • Volver a leer en voz alta permite identificar repeticiones, los errores de sintaxis en un texto.
  • El niño aprende a hablarse en su cabeza.

4 Los errores son maravillosas oportunidades de aprendizaje en la vida de familia: el coraje de ser imperfecto tanto como adulto, como de niño

Jane Nelsen basa su concepto de disciplina positiva en la integración del error en el proceso de aprendizaje. Ella afirma que sería maravilloso decir al niño:

Te has equivocado, ¿qué has aprendido de este error?

Ella da algunas pautas:

  • Cada uno podría por ejemplo compartir “su error del día” y la lección que extrajo.
  • Partir de lo que se acertó y centrarse en las fuerzas antes de pedir al niño que evalúe su error para continuar lo que está bien y progresar.
  • No precipitarse para intervenir cuando los niños se equivocan para enseñarles a resolver los problemas por sí mismos.

Si los niños consideran a los errores como signos de debilidad, tendrán tendencia a sentirse desanimados mientras que integrar los errores en el proceso de aprendizaje, permite asumirlos y hacer un ejercicio enriquecedor:

Me pregunto lo que voy a aprender de este error.

Ella considera la herramienta de las tres R de la reparación como un medio de transmitir el ánimo de ser imperfecto. Estas tres R utilizadas tanto por niños como por padres, permitirá aprender de los errores, reparar lo que se hizo y mejorar las relaciones familiares.

Las 3 R de la reparación
  1. RECONOCER su parte de responsabilidad: Ups, he hecho un error.
  2. RECONCILIAR: Lamento haber…
  3. RESOLVER: Necesito tu ayuda. Me gustaría que encontráramos una solución juntos.

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

22 comentarios:

  1. Un post muy interesante. Con tu permiso lo comparto con la profesora de mi hijo porque va muy acorde a su lunia de trabajo y sé que le va a interesar.

    ResponderEliminar
  2. Claro que sí, opino lo mismo. De los errores se aprende y es algo que vamos a cometer siempre, por muy mayores que seamos, lo importante es encontrar el error, identificarlo, corregirlo si se puede y sacar la enseñanza.
    Un besín y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los errores se aprende más que sin errores!! Un beso guapa

      Eliminar
  3. Me encanta esa forma de pensar.
    Crecí pensando que error era igual a fracaso y no lo es para nada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo igual, desgraciadamente he vivido culpandome por errores que cometí sin ver el lado bueno y la de cosas que me han aportado :S

      Eliminar
  4. pues si, y tanto para mayores como para adultos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras seguimos vivos continuaremos equivocándonos en ley de vida y orgullosamente tenemos que apreciarlo

      Eliminar
  5. UN post muy completo, y en cierto modo en rasgos generales vale para todos. Cuando era peque y cometía un error, conseguía un aprendizaje mucho más duradero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo :)

      Un abrazo!!

      Eliminar
  6. Totalmente deacuerdo es como mas se aprende del error!!besos

    ResponderEliminar
  7. Muy buen razonamiento y una manera estupenda de aprender del error.
    Siempre hay que analizar el porqué nos sucede algo: fracaso, error, equivocación .... Una experiencia de mi hijo es que ahora sabe que los nervios y la lectura rápida de las preguntas (sobretodo en exámenes) le precipita a respuestas erróneas, por lo tanto, ha aprendido a repasar antes de dar por finalizado el trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no me arrepiento de mis errores porque en gran parte hoy no sería como soy sin ellos, cuando corregimos y aprendemos la lección nos sirven de gran utilidad

      Eliminar
  8. Totalmente de acuerdo, de los erronres siempre se aprende. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los errores afortunadamente no son ni lo peor del mundo ni son una vergüenza

      Eliminar
  9. Así es, muy claro el post. Poco a poco sin esforzar se aprende y si nos equivocamos le ganamos a la enseñanza, gracias por compartir. saludos. ;)

    ResponderEliminar
  10. Gracias por compartir.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  11. Muy buen post, estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices. En el camino del aprendizaje cometemos muchos errores de los que a la vez aprendemos y nos refuerzan en ese camino.
    Buenísimo, como todos tus post!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sería de nosotras sin los errores!! Un beso guapísima

      Eliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)