Disciplina positiva

Juegos para canalizar la agresividad de los niños

abril 18, 2017


Favorecer el juego como alternativa a los comportamientos agresivos de los niños de 1 a 6 años

Sylvie Boucier escribió en su libro La agresividad en el niño de 0 a 5 años

Pedir a un niño que se quede inmóvil y que se porte bien, es negar su necesidad de actividad motriz y exutoria que le es necesaria. Es olvidar al niño para responder a la necesidad de tranquilidad de los adultos. La educación consiste en canalizar esta energía hacia actividades o gestos aceptables. El juego puede ser aplicado al servicio del desarrollo de habilidades sociales, se orientan las acciones de los niños hacia acciones lúdicas que permiten satisfacer sus necesidades e impulsos de manera aceptable. 

El juego será entonces una ocasión de moldear la agresividad, de moderar la impetú motor y dominar el gesto. Movilizar positivamente la energía del niño es posible. 

A los 1-2 años 

Los niños en esta edad deben encontrar satisfacción en los juegos de exploración (trasvasar, tocar, observar, manipular) y los juegos motores (saltar, correr, tirar, lanzar). 

A los 3-6 años 

Los niños de 3 a 6 años ejercen sus pequeños y grandes músculos en los mimos tipos de juegos, pero también en los juegos de construcción y de juego simbólico.











6 maneras de utilizar el juego para canalizar la agresividad de los niños 

1 Un niño tira del pelo a otro niño: Alternativa: ofrecer un peine para peinar a una muñeca. 

2 Un niño transporta objetos peligrosos: alternativas: proponer al niño que transporte objetos que no se rompan. Jugar a la mudanza con cajas y objetos que no utilizamos. Ofrecer al niño objetos que se rompen que solo sean para él como una tetera de porcelana. 

3 Un niño recorre la casa con patines o zapatos que su hermano no quiere prestarle. Alternativa: utilizar cajas de pañuelos como patines o como botas de astronautas. Proponer unos zapatos antiguos para deslizarse. 

4 Un niño golpea a los demás: alternativas: orientar el gesto hacia objetos que es posible golpear como tambor, xilófono, castañuelas. Ofrecer juegos que reproduzcan el gesto de golpear como el juego del martillo o actividades de bricolaje, de jardinería.

















5 Un niño juega con el agua en el lavabo o en la cocina: Alternativas: ofrecer al niño la posibilidad de jugar con el agua en un lugar reservado para este fin. Prolongar el tiempo del baño para responder a los deseos de explorar el agua.














 6 Un niño que grita en casa: alternativas: proponer al niño que juegue con su voz (tono y fuerza): susurra como si contases un secreto, ruge como un león, habla con voz cortada como un robot, ríe como Papá Noel. Rugir como un tigre cuando se juega en la calle. 

También se podrían utilizar estas alternativas con un niño que corre en un piso en el que hay vecinos debajo. Correr lo más rápido posible como un guepardo y con ruido con paso de elefante cuando se juega en la calle. Caminar como un astronauta en el piso con pasos como si se flotara deslizándose lentamente.






¿Jugar a los juegos de lucha es buena idea? 

Sylvie Boucier escribió: 

Aunque tales comportamientos parezcan que contienen un elemento de agresividad, es importante no confundirlos con una conducta agresiva. El juego combativo ofrece la posibilidad al niño de expresar emociones fuertes, practicar el autocontrol moldeando y refrenando sus gestos negociando roles. En la imaginación del niño, el juego de lucha toma forma simbólica.

 Sin embargo, es inútil negar que la lucha degenera cuando los niños se excitan demasiado. El rol del adulto es detener el juego y ayudar al niño a tomar consciencia de que eso ya no es un juego divertido cuando se hace daño o cuando se hace daño a los demás. 

 10 reglas a establecer en los juegos de lucha según el Dr. Cohen: 

  1. Velar por la seguridad de todos. 
  2. Aprovechar la menor ocasión de conexión. 
  3. Buscar la menor ocasión para acrecentar la confianza y la sensación de poder en el niño adversario. 
  4. No dejar pasar ninguna ocasión de regresar mediante el juego a heridas de hace tiempo. 
  5. Resistir al niño tanto tiempo como lo necesite, ni más ni menos. 
  6. Estar muy atento. 
  7. Dejar al niño que gane la mayor parte del tiempo. 
  8. Parar desde que alguien se hace daño. 
  9. Nada de cosquillas. 
  10. No dejar que nuestras propias emociones se interpongan. 


Sylvie Boucier nos alienta a jugar a juegos de alboroto con los hijos: 

No solamente ayudareis al niño a mantener su atención, a canalizar su energía y a compartir sus emociones con vosotros, sino que también tendréis el placer de cultivar un vínculo y de mantener el acercamiento descubriendo su mundo.
Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

10 comentarios:

  1. Hola!!!
    Me encanta este post. Yo he intentado ir haciendo esas cosas, ya mis padres me las hacían a mí y más o menos han resultado. Ayyyy lo del lavabo, mis hijos a la mínima lo llenaban y se iban a a jugar. Yo tenía un montón de juguetes de baño para la bañera y además en la finca familiar les pusimos una zona de juegos con agua pero claro, para verano.
    Y aquí en Gijón hay un parque que tiene un sistema de vasos comunicantes donde se pasaban horas en verano, jejeje.
    Besos y me ha gstado mucho el post, a veces he visto que si un niño pega los padres le pegan, y eso sí que es un error.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesantes las alternativas que propones en cada uno de los casos. En casa sufrimos una temporada de hablar con un tono muy alto -todavía ahora porque está cambiando la voz preadolescente- y no sé si servirá pero vamos a probar el método del susurro-rugir para probar. Sylvie Boucier la conocía por un libro de tecnología que tiene (si no me confundo).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado el post!! Me parece muy interesante!!! Mis Manzanita tiende a hablar gritando cuando el Melocotón hace los deberes y lo que hago es que empiezo a hablar tanto con ella como con su hermano a hablar susurrando e inmediatamente ella empieza a hacer lo mismo 😂😂😂
    Lo marco como favorito por si en algún momento tengo que tirar de alguno de los juegos propuestos 😉
    Un beso Anabel

    ResponderEliminar
  4. Algunos los conocía, otros no, asi que me los apunto para ponerlos en marcha :)

    ResponderEliminar
  5. me han parecido unas alternativas estupendas, ahora hay que saber tranquilizarse en el momento dado y no decir un simplemente "no" o enfadarse con el niñ@. Seguro que este post viene super bien a todos los papis mamis e incluso los que trabajamos con nan@s!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Anabel , hay que ver lo que a cambiado la manera de jugar con los hijos , para canalizar su agresibidad o el exceso de enegia , en mis tiempos , los únicos juguetes que teniamos eran los tipicos , muñecas , coches , indios y vaqueros , peluches , pelotas de futbol , o gomas de saltar o cuerda o el chambori como el que tienes en la foto , claro que en mis años de niñez , creo que todavía no decian que un niño era hipercativo por que yo creo que eso no lo habían descuebierto o eso creo jajajaja, como suelen decir los pediatras hoy día , en fin que me dejas pensando en tu post de hoy te deseo una feliz noche , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  7. Hola!!!! Me ha parecido una explicación muy bonita y acertada sobre el juego y agresividad en los niños, ahora sé que tipos de juegos aplicarle al pequeño, pues es un poco "tosco" como diríamos aquí, gracias por esta información y la verdad desconocía esos libros, voy a investigar más sobre los autores.
    Por cierto, mi blog antes era Una Mami Diferente, ahora sólo he puesto mi nombre, porque existen muchos homónimos con mi página, lo digo para que me reconozcas jejeje, cuidate!

    ResponderEliminar
  8. Un buen post♡
    Algunos sabia de ellos otros no,asín que me los anoto para llevarlos a delante ! Tienes una nueva seguidora,besines !

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante, pienso que de mayores también nos vendrían bien algunos, besos!

    ResponderEliminar
  10. Magnífica entrada, interesantísima. A veces, se nos olvidan algunas cosas en el fulgor del momento. Mi niño no suele ser agresivo, pero su alta actividad es a veces muy parecida, así que me viene genial! Gracias!

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)