Disciplina positiva

6 reacciones respetuosas ante las mentiras de los niños

mayo 03, 2017


En su libro Entre padre e hijo, el Dr Haim Ginott consagra varias páginas a las mentiras de los niños y propone estrategias respetuosas para hacerle frente. 

Nuestra estrategia acerca de la mentira, es muy clara: por un lado, no hemos de jugar al abogado ni exigir una confesión, ni transformar un incidente en un problema. 

1 Evitar los interrogatorios que provocan mentiras defensivas 

Las preguntas de cuyas conocemos las respuestas

 Los niños odian las preguntas trampa que les fuerzan a escoger entre una mentira incómoda y una confesión embarazosa. Los niños se dan cuenta cuando los padres les someten a un interrogatorio conociendo las respuestas. Por tanto, los niños se sienten tentados a responder con una mentira defensiva. 

Ginott aconseja evitar hacer preguntas de las que se saben las respuestas. Una actitud más constructiva y educativa sería describir las cosas en lugar de jugar al detective y al abogado. Por ejemplo, un padre que se encuentra un trozo de juguete roto que el niño quiso esconder, podrá decirle:

 He visto que tu camión nuevo se rompió, no duró mucho, es una pena porque te gustaba mucho jugar con él. 

Los porqués 

El porqué tiene tendencia a ser percibido como intrusivo y culpabilizador. Para los niños “porqué” corresponde a la desaprobación, a la decepción y al descontento de los padres. Las preguntas que empiezan con porqué menudo van acompañadas de reproches y de insinuaciones: ¿por qué has hecho esto? Significa ¿Cómo has podido hacer algo así tan estúpido? 

Faber y Mazlish escribieron: 

La pregunta porqué no hace más que añadir problemas. Además de su destreza inicial, deben ahora analizar la causa y proporcionar una explicación razonable. A menudo los niños no saben porqué se sienten de tal o cual manera. Otras veces, son reacios a hablar porque temen que su razón no sea suficientemente buena ante los ojos de los adultos (¿lloras por eso?). 

Por otro lado, el niño quizá no tenga ganas de que el adulto arregle su problema y no quiere comunicar sus razones. El niño hablará mas a un adulto que acoge y acepta lo que siente que a otro que le pregunta para obtener explicaciones o justificaciones. Presionar al niño con porqués le conducirá a decir nuevas mentiras. 

2 Negar los sentimientos y las emociones de los niños, es enseñarles a mentir 

Cuando un niño declara que odia a su madre o a su hermano, hay una explicación oculta que hay que encontrar. Es inútil responder al niño que no es verdad, que le quiere porque es su madre o su hermano y culpabilizarle reprochándole que diga tales cosas. El problema de negar los sentimientos y las emociones de un niño es que éste aprenda que puede ser peligroso decir la verdad, expresar sus sentimientos verdaderos. Cuando dice la verdad, toma el riesgo de ser negado o castigado. El niño puede tener la impresión de que más vale mentir y que los padres solo quieren escuchar verdades que les complacen. 

El niño se arriesga a no decir más como se siente verdaderamente y a solo decir lo que los padres quieren oír. La manera de actuar con un niño que se queja de que odia a una persona cercana puede ser que le haga reconocer su contrariedad: “Entonces no le quieres, ¿puedes decirme que ha hecho X para enfadarte? 

 Si queremos enseñar la honestidad, debemos estar dispuestos a escuchar las verdades amargas mucho más que las verdades complacientes. Si queremos que los hijos sean honestos, no hemos de animarles a mentir sobre sus emociones, sean positivas, negativas o ambivalentes. A partir de nuestras reacciones en las emociones que ellos expresan, es como los niños aprenden si la honestidad es la mejor opción o no. 

 3 Mentiras de los niños e imaginación: entender el significado real 

En su libro Él me busca de Isabelle Filliozat, explica que los niños no hacen diferencias entre lo real y lo imaginario como los adultos hasta los 7-8 años. Incluso pone en el mismo nivel de realidad a sus historias inventadas como a los hechos reales. Todo lo que no es cierto a los ojos de los padres no es obligatoriamente una mentira para el niño. Haim Ginott añade que los niños también mienten para procurarse mediante la imaginación lo que les falta en la realidad. Las mentiras son verdades sobre los miedos y las esperanzas de los niños. Si el padre ve la mentira de esta manera, podrá entender lo que el niño quisiera hacer/ser/tener. 

4 No mentir sobre nosotros para dar buen ejemplo 

Los niños aprenden por imitación, ellos nos observan. Nosotros somos modelos, queramos o no y aprenden mediante nuestro comportamiento cotidiano. 

5 Declaraciones compasivas más bien que preguntas de detectives 

Evocar y describir el problema sin dañar 

Es más útil describir lo que vemos o sabemos que presionar al niño con preguntas o tratarle de mentiroso. Simplemente podemos declarar sin acusar, simplemente evocando el tema: 
Veo que no has devuelto el libro
La profesora de matemáticas nos ha dicho que te has peleado.
Has cogido un euro de mi monedero. 

Compartir los sentimientos 

A continuación podemos evocar nuestros sentimientos: 

Esto me preocupa.
Me hubiera gustado que vinieras a hablarme. 

Explicitar las expectativas

 Igualmente es útil indicar lo que se espera: 

Estoy decepcionado por no haberme dicho que necesitabas un euro.
Si necesitas dinero, ven a hablarme.
Llegaremos a un acuerdo.
Espero que devuelvas lo que has cogido.
Quisiera saber cómo ayudarte. 

Guiar con respeto 

Guiar a un niño con respeto dándole informaciones sin lección moral le permite proteger su dignidad: El juguete no te pertenece, devuélvelo.
 Sé que te gustaría quedarte el juguete, el problema es que tu amigo/tu hermana quiere recuperarlo.
 Te gustaría tener el caramelo que has guardado en tu bolsillo pero hay que dejarlo en la estantería. Guardarlo es robar.
Esto pertenece a la tienda, y tiene que quedarse aquí. 

6 Proponer que repare

 Pedirle que repare, es decirle que crea en sí mismo, y que reconozca que es capaz de aportar algo positivo a la colectividad.

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook y en Instagram :)

También te puede interesar

4 comentarios:

  1. Muy buenos consejos, a ponerlos en práctica :)

    ResponderEliminar
  2. Un post genial y me viene al pelo porque parece que la pequeñaja empieza a decir algunas mentirijillas.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Hola!!!
    Muy buenos consejos. Yo he intentado utilizar métodos de este tipo aunque claro, en el día a día, la teoría a veces es dura y difícil y todos nos equivocamos pero he intentado no acusar ni hacer preguntas que obligasen a mentir, vamos que he intentado hacerlo lo mejor posible, espero no haberlo hecho mal.
    Besos y muy feliz jueves.

    ResponderEliminar
  4. Aaaay, qué difícil se me hacen a mí estas cosas! Me puede el genio y el coraje, pero tengo que respirar y pensar un poco antes de hablar, me iría mejor!! jejeje! Gracias por los consejos

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)