Montessori

Aprender los trazos de forma sensorial

junio 13, 2017



En Montessori siempre se propicia el aprendizaje de manera sensorial, utilizando otros sentidos además del de la vista. Esto permite que a parte de que el aprendizaje sea más divertido, natural y espontáneo que también sea mucho más sencillo. Es ideal para cualquier tipo de niño, y para los niños que tienen dificultades concretas como sucede con los que tienen TDAH, TEA, entre otros, esta forma de adquirir habilidades y conocimiento,  les da un enorme apoyo y seguridad.

Normalmente los trazos que es el primer punto de partida antes de empezar con la lectoescritura, se inicia hacia los tres años, digamos en P3 de Educación Infantil, aunque hay muchos niños que se sienten muy interesados en empezar antes. Justamente mi hija que ahora tiene tres años, como siempre tenía en frente suyo una estimulación enorme porque sus dos hermanos aprendían en la misma mesa que ella, pues observaba, se empapaba de todo y exigía hacer lo mismo xD. Digo exigía porque si por lo que fuera le daba algo acorde a su edad, ella se enfadaba porque quería exactamente lo mismo, hasta me pide hacer deberes, porque su hermano mayor los hace, y a ella le gustan también.

Tener niños de diferentes edades con poca diferencia, es muy estimulante, y enriquecedor a nivel de imitación y de aprendizaje, por eso estoy 100% de a favor de la mezcla de alumnos de distintas edades. Si lo miramos desde este ángulo, se podría decir que tengo una "Casa de Niños" montada en casa, solo son tres, pero tienen de 3 a 6 años, como sería en la etapa Infantil de un colegio Montessori :)



Hemos podido conocer gracias a Iludivers, que presenta todos sus paquetes de forma cariñosa, con el lazo, envuelto en papel naranja, y con una tarjeta super simpática y amable, un material de inspiración Montessori. En Goula se inspiraron en las letras y en los números de lija, que son unos de los materiales más impresionantes y mas demandados de Montessori. Y me parece genial que se les haya ocurrido esta idea, porque es una manera perfecta de completar la preescritura de forma sensorial.


Tratar de recrear un trazo por uno mismo, dependiendo de la capacidad de un niño pequeño, puede costar más o menos, pero siempre se suele recomendar que primero el niño siga con el dedo la línea para que tenga más facilidad de plasmarla en el papel. Pero cuando hablamos de que el tacto es distinto, esto es mucho mejor, ya que la distinción entre la línea y lo que no es, está mucho más marcada y tiene un efecto más profundo.

Los pasos a dar para aprender los trazos de forma efectiva con estas tablas sensoriales, es que primero iremos escogiendo una tabla, arriba hay un trazo más grande y más sencillo, abajo hay otro similar pero más pequeño y un poco más difícil. Siempre hay que ir de fácil a difícil, subiendo la dificultad poco a poquito. Una vez el niño, ha sabido hacer el trazo de arriba, se pasará al segundo, y cuando ya sepa los dos trazos de la tabla, se harán los de otra tabla. Hasta que no aprenda unos trazos, no se presentan otros para que no haya confusión, falta de atención y desorden, en la mesa solo tiene que estar la tabla que se esté trabajando. No hay prisa ni hay por qué preocuparse, lo importante es que el peque aprenda tranquilamente de forma autónoma y que esté agusto.


Después de seguir con los dedos la línea del trazo, el siguiente paso es tener una bandeja para trazar de forma igualmente sensorial, y así se perfeccione y mejore el aprendizaje. La bandeja típica suele ser de madera, pero también puede ser cualquier otra, incluso un tupper o la bandeja del horno, cualquier bandeja que tenga suficiente espacio como para poder trazar lo que en ese momento estamos concentrados. Normalmente se utiliza arena decorativa, arena de la playa, sémola o harina, la sal es totalmente desaconsejable según varios consejos que he ido leyendo por la red. Mientras el peque traza con su dedo, le cuesta mucho menos interpretar el trazo porque es directamente con el mismo dedo con el que toco el trazo de la tabla. Aprender de forma manipulativa hace que haya un proceso muy potente, porque las manos están directamente conectadas con el cerebro y lo que tocamos con ellas, se graba de forma más rápida y permanente.


Después pasamos a una pizarra o a un papel, lo que prefiera el peque en ese momento, es indiferente la elección. Para que después de haber conseguido hacer bien el trazo con el dedo, se pase a hacerlo con un lápiz, enseñando cómo se hace bien el lápiz. Si el peque necesita trazar la línea de nuevo en la tabla, puede hacerlo tantas veces como quiera. No hay que decir nada que pueda ofenderle o desanimarle, hay que saber elogiar pero de manera positiva y correcta para su autoestima, diciéndole que lo ha conseguido, que lo ha hecho solo, que ahora sabe hacer trazos, etcétera.

Estas tablas de iludivers son 8, de madera, de excelente calidad, de diferentes niveles y se recomiendan a partir de los tres años (las recomendaciones son aproximativas, ya sabéis que hay que seguir al niño, y si tiene menos de tres años y le apetece iniciarse, será un buen momento para hacerlo). Me ha encantado que los trazos tengan un tacto distinto, porque eso es crucial para que el aprendizaje sea muy sensorial. El color de la madera y el trazo se distinguen perfectamente, y el trazo tiene un color llamativo que permite que el peque ponga toda su atención en él y que esté mucho más concentrado, porque como no hay segundos colores ni dibujos, esto permite una mayor atención. 

Las amigas de iludivers.com recomiendan este material para niños que, tengan la edad que tengan, se encuentran en la etapa que llaman Y si fuera..., caracterizada por la entrada en el mundo simbólico. El juego simbólico, el dibujo, la entrada a nivel vivencial en los aprendizajes y el desarrollo del equilibrio en el plano psicomotriz, son las características de esta etapa.

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

4 comentarios:

  1. Una forma muy divertida de aprender a realizar ciertos trazos y que a los peques les encantará. Feliz semana :)

    ResponderEliminar
  2. Que manera más divertida de aprender. Los míos ya son mayores y ya han pasado esa etapa. Me hubiera gustado conocer estos recursos antes.

    ResponderEliminar
  3. Qué chulada, a mí ya me queda lejos, ainnnns.
    Yo adoro lo de tener niños seguidos, los míos se llevan 13 meses y es genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Así se debería aprender todo, de esa forma tan amena y dejábamos de lado el fracaso escolar.
    Besos

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)