Madres hay muchas, ni mejores ni peores

septiembre 27, 2017



Lo que tenía muchas ganas de transmitir es mi perspectiva respecto a la crianza, pero esto se puede incluir en el estilo de vida, en los gustos de cada uno, etc. Yo como casi todos, he partido de lo que me salía de dentro, algunos actos eran intuición, otros eran un puro retrato de mi madre y de mi padre, y claro, mis padres, pobrecitos se equivocaron mucho en su educación y en sus vidas. Todos tenemos derecho a equivocarnos, sus tiempos eran peores en muchos aspectos, y al fin y al cabo, también imitaron a sus padres. De alguna manera, ellos también fueron "víctimas" de su educación.

Yo tengo el "defecto" de cuestionarlo todo, y digo defecto porque me ha dado muchos problemillas, no me conformo a la primera ni me convence cualquier cosa, tengo que sentirme totalmente agusto y de acuerdo con tal cosa porque sino no me entra en la cabeza xD. No aguanté la manera en que me trataron en mi infancia y tampoco me estaba gustando el camino que emprendí como madre primeriza, así que tuve que leer  mucho para acceder a información que me permitiera poder educar de otra manera.

Queda claro, que la paciencia, el amor, el respeto y la empatía, te ayudan a tener buena relación tanto con los hijos, como con cualquier ser humano, porque todos necesitamos ser bien tratados, pero con los niños que tienen sus particularidades, y que dependiendo de cómo te salgan, te complican más las tácticas o no, te bloqueas y no sabes cómo actuar sin meter la pata.

Nunca he soportado esos consejos, o mejor dicho, ataques gratuitos, de "lo que deberías de hacer", con unos aires de "súper experiencia" que es irrefutable y que se tiene que acatar a la fuerza. Por eso yo contaba poco, y escuchaba poco. No tengo porqué alterarme de que se me juzgue, de que se pasen los límites entrando en la intimidad, o de que se me llame malamadre. Vamos, pero como hablar es gratis y disfrutamos de la libertad de expresión, pues, olé, que cada uno se exprese, pero que después de decirme tales discursillos, que no se me acerque de nuevo para repetírmelos porque no los necesito, y quizá sea porque nos diferenciemos en la manera de ver la vida.

Fue conocer la disciplina positiva, y se me abrió un nuevo mundo, de muchas recomendaciones que me venía genial, de pautas que me solucionaban mis problemas, de dudas que se me resolvieron. Cada niño es diferente, no todos avanzan al mismo tiempo, y por ende, los resultados del esfuerzo de la paciencia y de la comprensión, se ven cuando toca, sin tener que esperar a tal fecha, a tal hora, ni a tal edad, porque no son robots, son humanos, y nada de eso se puede programar. Pero una madre, se siente mejor consigo misma, cuando utiliza un estilo de crianza que le hace educar con respeto, y amor, por encima de todo, tal y como le hubiese gustado que le tratasen sus padres, porque si uno es consciente de los errores de sus progenitores, no debería repetirlos.

Y, finalmente llega el momento en el que vas viendo el esfuerzo de renovarse, de ser una persona nueva, de cambiar reacciones, pensamientos, acciones, de ver con otros ojos, de contener el enfado, de aprender a entender y a guiar, a ayudar a avanzar y a mejorar, que todo valió la pena, cuando terminas viendo que tus hijos cambian y que todo va viento en popa, porque realmente es así, no hay más, y no iban a ser peores niños por educarse como se merecen.

Después de estos casi siete años como madre, habiendo tenido tres pequeñines de edades seguidas, que me han hecho aprender y digerir mi maternidad a mucha velocidad y con una enorme intensidad, he sabido que tengo el derecho de escoger cómo educar a mis hijos, y los años de experiencia me proporcionan más certeza y más seguridad para no equivocarme como cuando estaba embarazada, pero también me hace pensar que tengo la obligación de respetar las decisiones de las demás familias.

He podido mantener conversaciones con muchas mamás por la red, y no ha habido ningún problema, a pesar de haber diferencias entre nosotras, no soy alguien al que le guste crear jaleo y pelear por todo. Sino que creo que todos podemos aprender de todos, no hay nadie en este mundo que no pueda aportar algo nuevo a su prójimo, porque vivimos distintas experiencias, y pasamos por momentos que nos permiten tener más conocimientos o sabiduría en algunos puntos.

Y considero que cuando algo nos convence, nos solemos volver locas por hacer que todo el mundo nos siga, y eso es algo muy personal, no tenemos menos razón por que no nos la den, ni somos mejores ni peores por compartir con nuestro alrededor su modo de vida, no tenemos porqué ser todos iguales, ni tenemos porqué imponer, culpabilizar ni juzgar a nadie. Y sí, los consejos, solo son para cuando te los pidan, almenos por educación, ya que no tenemos que meternos en la vida de otros.

Somos madres, todas las madres somos maravillosas y nos preocupamos por ejercer como tales de la mejor manera, como podemos, como se nos permite según las circunstancias, acorde a cómo nos sentimos, no existen las buenas ni las malas madres, ni las mejores ni las peores. No creo que sea buena idea utilizar estos términos porque errores, los hacemos todas, queriendo y sinquerer, no siempre nos sale todo como quisiéramos, alguna vez sale un chillido, perdemos los nervios, dejamos de lado a los peques, no logramos que todo fuera como estaba planeado, pero ¿deberíamos conseguirlo?

Me duele que como madres, tengamos que ser perfectas, para no ser criticadas ni para ser señaladas, pero ¿y por qué? nosotras somos mortales, de carne y hueso como todos, ¿por qué no podríamos hacer las cosas mal? podemos y hemos de equivocarnos, es un derecho que nadie nos puede quitar, y eso nos hace aprender y también nos hace ver que no podemos alcanzar la perfección, y que no pasa nada.

También te puede interesar

4 comentarios:

  1. Un post precioso, se nota que está escrito desde el corazón y desde luego, muy, muy razonable. Deberíamos juzgar menos y ser más humildes para aprender y enriquecernos con otras visiones.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el post, estupendo!!besos

    ResponderEliminar
  3. Un post genial que todos deberíamos tener en cuenta. Como todas yo también he oido muchos "consejos" que parecian más imposiciones que nada y personas que sin ni siquiera conocerme se metían en cómo criaba a mi hija. Al final he de decir que he acabado incluso dando malas respuestas para que me dejasen tranquila y por eso me he autoimpuesto no dar consejos no solicitados. Esta decisión me ha permitido poder hablar de ciertos temas con amigos como quien comenta otra cosa sin que ninguno nos sintamos juzgados y es algo que me ha encantado por lo que puedes llegar a descubrir.

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)