Maternidad

Cómo ser bloguera teniendo hijos y no morir en el intento

noviembre 22, 2017



¡Llegó la pregunta del millón! jajaja es una preocupación inminente saber cómo lograr ser bloguera, con lo que eso conlleva, de concentración, planificación, fotos, ideas, organización, tiempo, trabajo, etcétera. Esto ya hace que se derroche mucho tiempo, que vivamos más para el blog que para nosotras mismas xD pero si es algo que nos hace felices y que nos gusta, ¡nada se interpondrá entre nosotras y el blog!

Yo desde los 10 años utilizo internet, me encanta teclear, no me imagino en este mundo sin teclear. Por mucho que utilice el smarthphone porque me sirve para navegar por Internet desde cualquier lugar donde esté sin necesidad de un ordenador, mi preferido es el ordenador o en su defecto, el portátil. 

En casa de mis padres siempre utilicé el ordenador, con su pantallica, su torre, y su todo. Estaba en mi habitación, y todos venían a utilizarlo, aunque era más para descargar películas y música de Movie Monkey (creo que se llama así ese programa de descargas). Mi padre tiene unas mil y pico de películas si no me equivoco, pero claro, le han caído varios virus porque cuando uno se expone a estos programas, ya sabes lo que pasa! al final se ha gastado más dinero en reparar el ordenador que lo que le habría costado comprar los originales.

Ahora en casa siempre utilizamos portátiles, normalmente yo tengo el mío y maridín el suyo, porque él utiliza muchísimo el portátil por su trabajo, y yo utilizo muchísimo el portátil por el blog jajajaja ¡toma ya! para mí el portátil es mucho más, es todo realmente. Como no veo la televisión casi nunca, y me he criado en la red, me divierto un montón por aquí. Por supuesto, lo que más me gusta es leer, siempre leo temas interesantes que me proporcionen conocimientos, y que me enriquezcan como persona, no me gusta desperdiciar tiempo en tonterías, en esto soy muy extricta, ni siquiera mantengo largas conversaciones en WhatsApp como mucha gente.



Siempre he sido bastante activa por Internet pero en mi época de madre, he ido desapareciendo, porque ser madre me ha desbordado y me ha quitado las ganas de todo. En mis inicios no sabía como no desorientarme y evitar perder el Norte jajaja tenía muchísimas ganas de tener un blog sobre maternidad, educación, recomendaciones, en ese orden, porque son mis temas del día a día, y lo que más me gusta hablar, y en lo único que suelo perfeccionarme y formarme.

Cuando no tienes hijos, tienes mucho tiempo libre para poder dedicarte a un blog, pero seguro que aún así habréis visto que os costaba, pero al tener hijos llega a ser tan caótico que dices ¡ayy con el tiempo que tenía antes y no hacía nada, eso sí que eran excusas! jajajaja cuando era primeriza, que fue mi experiencia más complicada de mi vida, pensaba que no tendría tiempo ni para sonarme los mocos, era algo sorprendente, porque mi hijo era de Alta Demanda, y parecía que no iba a poder estar separado de mí ni un segundo.



Pues en esos momentos creía que no podría nunca más tener la libertad que antes sí tenía de utilizar Internet. El Smartphone lo tuve mucho después de mi primer hijo, pero pese a ello, para escribir y para leer prefiero el ordenador porque lo otro me cansa más los ojos y me cuesta más escribir, estoy todo el rato haciendo faltas de ortografía en el móvil y me inspiro menos. 

Mientras iban creciendo veía que podía pensar más en mí, no fue hasta que nació mi tercera hija, cuando vi que podía hacer un blog. Justo tenía a mi hija que era un bebé, pero me sentía con las ganas, la emoción, motivación, ideas y no perdía nada por intentarlo, tampoco iba a pasar nada. Como cogí mucho el gusto a escribir entradas, siempre he ido escribiendo, pero los niños me impedían mucho poder escribir. A parte de que hay que pasar tiempo en familia, y que no puedo tirarme el tiempo libre entero en el ordenador, tampoco podía concentrarme con los niños correteando.

A mi marido le pedía que se los llevase al parque o a pasear, para que yo pudiese escribir algo. Cuando estaban en casa porque hacía mal día, se iban a hacer la siesta (que en esta casa casi no se hacía) o a jugar en una habitación. Otra táctica era darles de comer algo que les guste, palomitas, patatas lays, frutos secos, frutas, helados, cualquier cosa para que se mantuviese el silencio y las peticiones a mamá.

Con los años han ido creciendo, y ganando autonomía, así que no me llaman ya excepto para preguntarme cosas, o para quejarse porque no paran de pelearse, que ese es otro tema. Pero entre ellos también juegan juntos, o juegan separados pero en un mismo sitio, lo que hace que no necesitan irremediablemente la presencia adulta.

No os puedo negar, que ahora hasta hacen más ruido que antes, y que se pelean a más no poder, y se chinchan a veces. Y he tenido que adquirir habilidades por las circunstancias en las que me encuentro, como tener que escribir, un post sin despistarme ni perder el rumbo, aunque tenga a los niños saltando, chillando, interrumpiéndome, etcétera. He logrado que si no puedo tener tiempos a solas, porque no siempre se puede, pues me adapto a mi situación y me concentro a escribir con bullicio.




Me encanta estar con mi marido y mis hijos, son mi alegría de vivir, los quiero. Pasamos tiempo juntos, en casa, a veces hacemos colecho ocasional porque lo piden, o lo pedimos nosotros que los vemos crecer y no queremos perder momentos de su niñez.  Salimos juntos al parque, paseamos, vamos a conocer sitios nuevos, a comer en restaurantes, a todo lo que podamos en dichos momentos, y a lo que ellos nos propongan. Quiero momentos  de desconexión para vivir en el mundo real que hay fuera de las pantallas. Pero para mí el blog, no es sólo diversión o entretenimiento, sino que también es una necesidad, necesito estar aquí, escribir lo que siento, lo que veo oportuno, lo que me gusta, lo que no, recomendar, desaconsejar....compartir. Y esas ganas irefrenables son las que hacen que la bloguera se vuelva inmune ante cualquier amenaza :)



Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

3 comentarios:

  1. ¿Trabajas fuera de casa? Porque eso sí que es ya de premio, te lo digo por experiencia, jajajaj!!!

    ResponderEliminar
  2. ...No había terminado: como tú, no concibo el mundo sin Internet, y escribir es para mi, mi ratito. Por mucho que se quiera a la familia y por fuerte que sea el compromiso adquirido, estos ratos aportan equilibrio personal, higiene mental...que al final, revierte en el bienestar de una, y también de la familia :)
    ¡Un besote, super mami!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    A mí me pasó al revés, mis hijos son mayores y los primeros años no tenía Internet pero sí que tenía otras alternativas de ocio.
    Como tú he intentado estar con ellos todo el tiempo posible, pero también es verdad que buscaba un espacio para la pareja, ya que los hijos crecen y hay que cuidarla, y claro también lo buscaba para mí.

    Con el tiempo mis hijos han crecido y aunque seguimos haciendo cosas juntos soy la primera que quiero que tengan amigos y hagan vida fuera para que sean personas felices, y mi momento de desconexión es el blog. A veces, como hoy, me falta tiempo, y otras pues adelanto post, es una locura.
    Besos y a disfrutar de los peques.

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)