Montessori

La torre rosa Montessori

diciembre 09, 2017


La torre rosa Montessori es de los imprescindibles de los apasionados por este método tan maravilloso y preciso. Destaca mucho por su diseño, es realmente llamativo y desprende belleza. Es admirable su precisión en cuanto al tamaño exacto de cada cubo, e impresiona poder observar distintos tamaños hechos con orden y perfección. El color de la torre, es rosa, un color que siempre ha sido el preferido y el más querido por muchas personas, porque es bonito y hace que se nos vaya la mirada para allí. Pero la razón de su estética fue por decisión de María Montessori, que se basó en la observación, de cómo reaccionaban los niños, y éste color fue el que prefirió por los resultados que consiguió. Por ello, la torre rosa Montessori ha de ser rosa, siempre, para respetar una de las condiciones tan importantes que quizás se salten por no saberlo. 






Este material nos demuestra la importancia de que el material sea el original, porque tiene que tener las medidas exactas que no den lugar al error o a la confusión, ya que de lo contrario, la torre pierde su sentido. Que sea de madera y no de ningún otro material, permite que cada cubo tenga un peso real y distinto entre sí. No sólo vemos las diferencias entre todos los cubos de forma visual, sino que cogiéndolos aunque no mirásemos podríamos saber cuál es más grande por el peso, y es algo extraordinario. ¡Comparar pesos, es alucinante!

Nosotros tenemos la torre rosa de Mumuchu, que incluye el stand (soporte) hecho con madera de haya, para que se pueda colocar la torre de forma vertical, sus medidas son 14 x 14 x 8,5 cm.
La primera impresión de la peque ha sido fijarse mucho, le ha gustado, y se ha quedado mirando para entender qué era, ha pasado a contar cuántos cubos hay, a darse cuenta de que son distintos, pese a su mismo color, que son de diferentes tamaños, y en efecto, el que le absorbía toda su atención era el cubo más pequeño. Debo decir además que se incluye un cubo pequeño extra por si se pierde el original, que es muy chiquitín.


Todos los cubos son del mismo color y eso favorece la concentración y la atención. Cuando hay muchos colores para una misma función, no resulta tan exitoso. Por eso hago hincapié en todos los detalles que se han tenido en cuenta al crear este material, que no tiene nada al azar. 

Si dejamos a los peques que formen la torre solos, harán errores, unos cubos serán más grandes que otros, y por el peso se derrumbará, o habrán unos cubos más pequeños que no aguantarán el peso. Son momentos de aprendizajes, que los niños adquieren por sí mismos observando la actividad. Con otros juguetes-materiales suele ser difícil experimentar tal cosa, y es algo que a los niños les gusta mucho y aprecian de la torre rosa.


La torre rosa de Mumuchu, es Premium, lo que proporciona la certeza y la seguridad de que estamos adquiriendo un material de gran calidad, por su acabado, por su pintura, por su diseño. Podéis ver el color... que sensación produce... ¡es genial! Cuando la peque terminaba la torre, se tenía que levantar hacia arriba un poco, porque es alta, y más con el stand, y eso le hacía ver lo enorme que era y le impresionaba mucho sus gradaciones.





Descripción del material
  • Un tapete
  • Una serie en tres dimensiones, de diez cubos en madera. (Cubo más grande: 10 x 10 x 10 cm. Cubo más pequeño: 1 x 1 x 1 cm. Altura total torre: 60 cm.)

Edad de primera presentación: 2-3 años.

Objetivos directos

Discriminación visual de las dimensiones (refinamiento sensorial).

Objetivos indirectos

  • Desarrollo de la voluntad y de la concentración.
  • Construcción del pensamiento lógico.
  • Preparación indirecta para las matemáticas.
  • Construcción de la inteligencia.
Presentación

  1. Colocar el tapete.
  2. Coger los cubos, uno por uno, cogiéndolos por debajo (para los grandes, coger con la otra mano por debajo).
  3. Ponerlos en el tapete uno después de otro sin orden preciso.
  4. Montar la torre de manera decreciente.
  5. Coger el cubo más grande y ponerlo en el tapete.
  6. Superponer los cubos centrándolos, de manera decreciente hasta el más pequeño.
  7. Una vez terminado, hacer la torre y observarla desde lo alto al terminar.
  8. Desmontar la torre empezando por el cubo pequeño.
  9. Depositarla en el tapete hasta el décimo.
  10. Recoger al material y dejarlo en la estantería cogiendo cubo por cubo reconstruyendo la torre. Invitar al niño a que lo haga solo tantas veces como lo desee.


Variantes

Cuando el niño ha ido practicando, hacer la misma presentación colocando los cubos unos sobre los otros, pero alineándolos por el mismo lado. Luego colocad empezando desde abajo, el cubo pequeño por los bordes. Ello permite hacer sentir la gradación. Una vez se llega arriba, devolver el cubo pequeño a su sitio.



¡Hay una gran exploración del material que el niño puede hacer! Una vez la manipulación está bien integrada, introducimos el lenguaje (grande y pequeño) con la lección en tres tiempos, y proseguimos con unos juegos.



Juegos

  • Gradación a distancia: dos tapetes, poner el cubo más grande en uno de los tapetes y pedir que traigan los niños el cubo siguiente para hacer la gradación (posibilidad de hacer antes el lenguaje).
  • El lenguaje con los superlativos: En un tapete, la torre rosa está en desorden. Pedir a los niños cualquier cubo y colocarlo en el otro tapete. Luego pedir un cubo más grande/más pequeño que el que se cogió. Efectuar de manera que queden los dos extremos.
  • Colocación en par con el ambiente: Coger un cubo y pedir a los niños que busquen un par en el ambiente.
  • Juegos colectivos: sobretodo utilizamos las graduaciones con la torre rosa y las barras rojas. Se hace con diez niños. Cada niño coge un cubo, lo toca, lo observa, y lo pone delante de él. Preguntar a algún niño, quién tiene el cubo más grande y colocarlo. Luego preguntar cual va antes.


Variante

Cada niño coge un cubo, lo toca, lo observa, lo pone detrás de su espalda. La presentación se hace en diferentes momentos.

Control del error
  • El mismo material.
  • Es visual: armonía de la torre.
  • El cubo pequeño que deslizamos a lo largo de los bordes.

El lenguaje
Grande y pequeño.


Como este material da mucho de sí, y queremos exprimir a tope sus utilidades y posibilidades. Podemos complementarlo con las tarjetas para la torre rosa de Mumuchu de distintos tamaños de los cubos, pero de forma exacta para colocarlos encima. Las tarjetas están elaboradas en PVC fino y flexible, son de extrema calidad, aguantan todo, el color es perfecto. Cuando se equivocan de lugar, se ve que no es el correcto e inmediatamente cambian el cubo de lugar en búsqueda del correspondiente.



También podemos utilizar las tarjetas de Montessori en casa, que consisten en 12 tarjetas de extensiones para hacer formas y creaciones con la torre rosa. Son de forma optativa y de guía, pero por supuesto que los peques pueden toquetear y formar sus innovaciones sin tener que seguir un patrón. 




Ahora toca la parte más original y la que reparte diversión en la casa, que es apta para todas las edades, y que hace que nunca se acabe la utilización de la torre rosa, entiéndase por haberle concedido una larga vida eterna :D Formar la torre rosa con ¡los ojos tapados! ¡sí! ha causado un gran furor entre los peques, porque les encantaba la idea de poder hacerlo sin ver absolutamente nada. Es megadivertido hacer la torre ver, han tenido que palpar mucho, que dejarse llevar por las manos al 100%, y han repetido muchísimas veces. Solamente necesitaréis un antifaz así será más fácil, porque cuando decimos de cerrar los ojos, les cuesta, tienen ese impulso de querer mirar, y con el antifaz se respeta más el "ver a través de las manos".



Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

1 comentario:

  1. Me encanta, muy interesante y con múltiples posibilidades de aprendizaje de forma divertida.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)