Maternidad

¿Tener una mascota siendo familia numerosa?

diciembre 30, 2017


¿Qué familia no ha pensado nunca en traer a casa a una cosita tan bonita para quererla y cuidarla hasta que la muerte nos separase? Es muy dulce y tierno tener una mascota en casa, ningún humano puede reemplazarla, por muchos tíos, primos e hijos que se tuviesen, una mascota es una mascota.


Tener una mascota enternece el corazón, da felicidad a cambio de muy poco, otorga un amor sincero y duradero, nos permite vivir en tranquilidad, la compañía de una mascota nos quita soledad, y nos reduce el estrés. Si somos de poco movernos, nos vemos en la necesidad de hacer un poquitín más de ejercicio para interactuar con la mascota y para que haga su actividad diaria (lo que nos reduce la obesidad y problemas de salud). Muchas personas han podido superar incluso la depresión, por ese cariño y esa autoestima alta que le proporcionan sus mascotas, son muy utilizadas para terapias.


¿Qué sería de los humanos sin los animales? La vida sería más triste y aburrida sin ellos. Les necesitamos, y ellos también a nosotros. Cuando los animales son atendidos correctamente, su vida se alarga y son más felices. Es un amor mutuo que no tiene precio y que nada ni nadie lo puede igualar.

Tener una mascota, nos ayuda a todos a reeducarnos. Hay que tratarlas con dulzura, con empatía, con paciencia. Si las gritas o te enfadas con ellas, te lo tendrán muy en cuenta, y con esas formas no escuchan a nadie. Las habilidades que tanto necesitamos como padres para saber gestionar nuestras reacciones, teniendo una mascota se nos haría más sencillo, y acabaríamos entendiendo de que tanto animales como niños, todos necesitan comprensión, cariño y atención.


Nos preocupa que los niños pudiesen estresar y ahuyentar a la mascota porque son más impulsivos y expresan su alegría con mucha potencia. Pero los niños pueden ir aprendiendo cómo tienen que comportarse para que todos puedan convivir felizmente. Los niños son unos grandes beneficiados cuando tienen en casa una mascota: adquieren más responsabilidad, se animan a ser más autónomos, se esfuerzan más en corregir su comportamiento, les hace ser más respetuoso con los seres vivos.


Cómo saber si una mascota es para nosotros

Siempre antes de tener una mascota, hay que pensar para valorar si en nuestro caso es viable o no. Al ser familia numerosa, por supuesto que hay que pensárselo mucho más, porque siendo tantos, lo que aumenta el trabajo y el gasto, puede ser un punto en contra.

Tener un animal, sea cual sea requiere que se alimente, a partir del momento en el que entre por la puerta, será como uno más en la familia. Habrá que limpiar el lugar donde viva o donde duerma y estas han de ser unas rutinas diarias para la higiene y la alimentación necesarias. Hay que tener en cuenta el precio de la comida, gominolas y demás accesorios para que la mascota juegue, para premiar sus buenos actos, y el lugar donde duerma o viva, llámese jaula o cama, tiene un precio. El veterinario para las vacunas y para revisiones es un gasto añadido y si tenemos en cuenta que queremos es esterilizar para evitar embarazos, pues cuesta alrededor de los ciento y pico de euros. La esterilización es recomendada para evitar el comportamiento agresivo del macho y el cáncer de mama y útero de la hembra.

¿Tenemos el tiempo suficiente para dedicarnos a otro ser más? Hay mascotas que además de la alimentación y la higiene, necesitan atención. Muchas son independientes y necesitan menos al dueño, otras directamente no lo necesitan. Es necesario saber cuánta atención necesita la mascota que queremos para verificar que podremos interactuar lo suficiente. 

¿La mascota es para los hijos o para todos?

Cuando la iniciativa viene de que los hijos pidan una mascota, con la desaprobación del padre y de la madre o de uno de los dos, no es buena idea. Los animales pueden adquirir hábitos, aprender a hacer pipí y caca en un sitio concreto, comen solos, se mueven solos, pero nunca llegarán a ser tan autónomos como pueden serlo tus hijos. Siempre habrá un trabajo detrás y mucha dedicación.

La mascota necesitará amor y tiempo para ella por lo general. Si los padres no tienen ningún interés y la mascota sólo surgió como regalo para los hijos, pues es una malísima idea. Es imprescindible que los padres también estén ilusionados, que tengan ganas de recibir a la mascota y que quieran tenerla en casa porque ellos quieren. Los hijos aunque tengan temporadas en las que cuiden a la mascota, habrán momentos en los que no quieran y se cansen. 

Las mascotas que tenemos en la lista

No hemos visto llegar el día en el que estemos preparados para tener una mascota. Pero es cierto que pese a que los hijos han crecido y tenemos más facilidad de cuidar de una mascota, y los hijos también pueden tener más consciencia y capacidad de dedicarse a una mascota, hay otras razones. Estamos en un momento de muchos cambios, de falta de tiempo, y no estamos tan centrados. Aún así, tenemos una lista. La lista está basada en los gustos unánimes, aunque ha habido un concenso de que seguramente será un conejo.

El conejo

En concreto el conejo belier, porque su apariencia es muy encantadora. Se le conoce como el conejo más sociable, y de mejor carácter. Es preferible que sea pequeño para poder enseñarle desde el principio y para que se adapte mejor (no aceptar nunca un bebé de menos de un mes porque aún ha de estar con su madre). Es un animal cariñoso, y que puede seguir órdenes, que es muy dócil, solo hay que conocer en profundidad la personalidad de los conejos para entenderles y poder forjar una relación respetuosa y bonita. Son independientes y necesitan menos atención pero nos querrán al lado. No se tiene porqué tener todo el día suelto si no se puede, pero unas cuatro o cinco horas diarias deberían de hacerse para que correteara. Venden un arnés para poderlo pasear, pero ellos no necesitan salir a la calle como los perros. Tengo entendido que la hembra es de mejor carácter, aunque cada conejo es diferente, y que si no se esteriliza a la coneja, es malo para su salud, porque es proprensa a tener cáncer. Hay que darle heno y todo aquello que les permita satisfacer sus ganas de morder y arañar para que no dañen los muebles de la casa ni los cables u otros objetos del patio (si lo dejamos en el exterior).

El gato


Es un animal que viene después del perro como mascota preferida. Es cariñosa, independiente, pero le gusta mucho jugar. Las razas no las he conocido en profundidad, los gatos terminan por enamorarnos, sean como sean, lo sé yo que cuando veo gatos por la calle, me gustan de todas las razas y colores, pero las razas que más me han llamado la atención son Ragdoll, Siberiano, Mau egipcio, American ShortHair y Bengala, No necesita que se le saque a pasear. Van solos, si desean salir se van por la ventana y luego vuelven. Pueden aprender hábitos como hacer pipí y caca en un lugar concreto, y a seguir órdenes. Son animales muy cariñosos, aunque la personalidad propia de cada uno les diferenciará evidentemente, y para que haya un buen entendimiento, primero hay que conocer la personalidad general de los gatos para caerles bien y poder comunicarse con respeto y cariño. Se le tiene que enseñar a no arañar, ofreciéndole otras alternativas, que satisfagan sus necesidades sin dañar el hogar. La gata necesitaría ser esterilizada para evitar el cáncer de mama y de útero, para no pasar por el celo con tales maullidos, y evitar los cachorros con los que luego no sabemos qué hacer. 



El pato (o pollito)

Si lo primero que ve al salir del huevo es a ti, creerá firmemente que eres su madre. Si te ve después de haber salido, no pensará que eres su madre, pero sí de su especie y habrá un vínculo más cercano que facilita la confianza. Hay mucha similitud entre el pollito y el patito. Es cariñoso, bonito, sociable, inteligente y gracioso. Es un ave, así que es más difícil lograr que haga sus necesidades en el lugar indicado. Pueden seguir órdenes pero podrá costar más y quizá no conseguirse, dependiendo del pato. Venden pañales para patos, pero dudo de si es lo mejor para ellos. Hay quienes les llevan a pasear con arnés pero ellos no lo necesitan. Sí haría falta espacio exterior en un balcón, terraza o patio, para además colocarle un estanque real o artificial, o sino una piscina inflable por ejemplo para bañarse. Viven en gallineros o conejeras donde el suelo ha de ser de arena para poder limpiar fácilmente las heces (aunque estén sueltos, de noche hay que protegerlos de posibles peligros y depredadores). Esta es la mascota menos común, pero que está en auge en algunos países. Hay menos información al respecto.


¿Tienes un plan para dejarlo con alguien?

La última pregunta es ¿sabrás qué hacer con ella cuando tengas que irte? al ir de vacaciones no siempre puedes llevarte a tu mascota. Muchos hoteles no quieren mascotas y terminas por ver que es imposible traerla. Por lo que se tiene que contar con alguien que pueda cuidarla durante nuestra ausencia, sea una persona que nos haga un favor o un centro en el que se lo queden a cambio de dinero, y no son nada baratos.

Opción alternativa, menos común

Si conoces o ves un anuncio de alguien que quiere que se cuide de su mascota durante un viaje, o de vacaciones, podrás cuidarsela pudiendo vivir esa experiencia de tener una mascota pero por poco tiempo, así ayudas a alguien y además, estás teniendo contacto con un animal el tiempo que te es posible.  También se puede decir a alguien que se conozca, que cuando tenga cachorros nos deje un  uno para poder cuidarlo un tiempo y luego devolvérselo (en el caso de que no sea posible tenerlo permanentemente).



Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

2 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Hola!!!! Yo tengo o he tenido todas las que dices desde pequeña hasta la actualidad. De niña eran mis abuelos los que las cuidaban cuando estábamos de vacaciones y de adulta pues mis padres, y yo cuidaba las de ellos y mi hermana cuando ellos se iban.
    Soy fan absoluta, no me imagino la vida sin ellos, ahora mismo tengo dos agapornis papilleros a los que hay que alimentar y estamos locos con ellos, en mi caso las peleas no son para evitar cuidarles, son para cogerlos y darles de comer, jejeje.
    Besos y muy feliz año, seguro que cualquier mascota os hará inmensamente felices.

    ResponderEliminar
  2. En vida diempre tengo que estar rodeada de animales!!besos

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)