Temas

Bullying: ese monstruo que acecha en las escuelas

enero 14, 2018



Pocas personas no han sido molestadas en la escuela, por eso viene aquello de "el colegio es como una selva", porque te sientes totalmente desprotegido, teniendo que afrentarte con algunas personas. Es una pena que ir al colegio, con lo desmotivante que puede llegar a ser ya por el tipo de enseñanza caducado, que no se actualiza y que no respeta el ritmo de los niños, que además se sufra acoso escolar para terminar de quitar el interés en aprender. 

Cómo estemos expuestos tiene mucho que ver con la escuela en la que se vaya, no todas son iguales. Pero siempre habrá alguien que moleste a los demás. ¿Y sabéis por qué? por culpa de un comportamiento muy dañino que está instaurado en la sociedad: la burla. Crecemos pensando que burlarnos de los demás nos divierte, y alimentamos este pensamiento en casa dando un ejemplo nefasto.

La burla se toma como entretenimiento

En casa de mis padres, era demasiado habitual reírse de los demás. El aspecto, el peso, la ropa, la manera de hablar y de actuar, la forma de vivir, el pensamiento, o incluso nada, inventárselo, era una razón suficiente para burlarse. Como crecí en un ambiente así de pequeña lo imitaba pero mientras iba creciendo me iba dando cuenta de que no soportaba herir a los demás.

Tratar despectivamente a cualquiera, por cualquier razón por insignificante que fuera, ha sido muy atractivo e interesante para la sociedad en general. Ya se oye decir que "el critiqueo es el deporte nacional", si no fuéramos cotillas los programas como Sálvame Deluxe no existirían por falta de audiencia. Nos encanta meternos en la vida de los demás, juzgarles sin piedad y hablar mal de los kilitos de más que han ganado, de si ganan x cantidad de dinero, de si se ha vestido de x manera, de si tiene pocos o muchos hijos, de si el peinado no le favorece, de si su pareja no le "pega"  con ella/él, de si antes "era más guapa/o"...

El último programa que vi yo de esta temática era Salsa rosa que era una copia de Sálvame Deluxe, lo veía por aburrimiento, pero terminé aborreciéndolo. También hay otros programas de este tipo, por no decir "casi todos los programas de televisión". Cogí un asco tremendo, porque a mí me importaba tres pepinos lo que hacía o dejaba de hacer la gente, y tampoco me veo con el derecho de hablar de ello, no es mi vida, son SUS vidas.

Con este panorama, luego hay niños en la escuela que se burlan de sus compañeros o de niños de otros cursos. Nunca falta ese análisis de buscar al niño o niña (es indiferente el sexo) que tenga algún "defecto" o algo criticable para echarse unas risas: gafas, aparatos, y todo aquello que no guste o que vean "diferente". Pueden burlarse de la manera de vestir, de la forma de caminar, de la forma de hablar, de la orientación sexual, del color de piel, de las creencias personales, del lugar de origen, etcétera. 

El ejemplo elimina tales hábitos

La prevención de este problema viene con la corrección, y la única manera es que en el hogar no se muestre que meterse con los demás es guay. Molestar, acosar, herir a alguien no divierte porque igual que a uno mismo no le gustaría que se lo hicieran, no debería hacérselo a nadie. Ver entristecerse, llorar, o tener depresión a alguien no es algo que nos tenga que dar satisfacción ni que nos de alegría. Hacer reír es un rasgo apreciado, pero se tiene que hacer reír sin perjudicar a nadie, que no consistan en burlas. 

También hay niños que lo hacen porque escogen malas compañías o porque tienen un trastorno. Es muy importante guiar y ayudar a los hijos a que sepan escoger a buenos amigos que no los encaminen mal. Los hijos tienen que saber qué niños les convienen y nunca tienen que exponerse a hacer cualquier cosa a cambio de ganarse la aceptación de amigos. Es bueno saber estar solo si fuera preciso a estar mal acompañado. 

Es bien sabido que algunos niños con trastornos, tienen dificultades de autocontrol y de saber estar con los compañeros. Esa falta de habilidad social les mete en problemas y la conducta en el colegio es desastrosa. En estos casos, los padres poco pueden hacer más allá de repetirles continuamente, por eso es imprescindible acudir a un especialista. Los especialistas son los únicos que podrán ayudar al hijo a que pueda cambiar, algunas veces es necesario que tomen una medicación, y el resultado es muy exitoso.

Me parte el corazón recordar mis momentos de angustia en el colegio, porque hubieran niños que están aburridos y se les haya pasado por la cabeza meterse conmigo. Unas veces por esa rebeldía de querer hacer el "payaso" delante del grupo, de querer provocarme para enfadarme, de querer ser el "malote" de la clase, que todos admiran y respetan porque es muy "chungo".
Y también de tener que aguantar los desprecios e insultos de otros porque querían ligar y por negarme, me tocaba recibir ataques indefinidos por la frustración que les causaba. Saber respetar las decisiones de las chicas, y entender que no es no y que todos somos libres de aceptar o de negarnos a estar con alguien es básico. El acoso sexual, no para de estar ahí, no desaparece y muchas chicas lo sufren.

¿Habéis sufrido acoso alguna vez?


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

4 comentarios:

  1. Anónimo21:58

    Estoy totalmente de acuerdo con respecto a que hay que cuidarlo el comportamiento que tenemos para no pasarlos a los niños. No comprendo la Modales insturada en el A. D. N de la sociedad de retire de los demás de sus problemas, calamidades o simplemente haciéndolos sentir mal. Desde las "bromas" de la radio hasta los intemibables programas Televisión de misma tematica (criticar la vida de los demás). Jamás nos libraremos de esta lacra social sino nos replanteamos un cambio de valores y princios en la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo! Cómo podemos fingir que combatimos el acoso si luego somos los primeros en reirnos de los demás? Es una contradicción total.

      Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Hola. Completamente de acuerdo. Yo recuerdo na vez, cuando era muy pequeña, me reí de una broma que le gastaron a un niño de clase(era un chico con problemas que entonces no se miraban, quizás era autista, asperger o algo parecido) y cuando mi padre se enteró me explicó el asunto haciéndome sentir tan tan mal que no podía parar de llorar y jamás se me ocurrió volver a reírme de algo así.

    Y cuando mis hijos eran pequeños, si discutían con algún niño, aunque la razón fuera de mis hijos jamás les permití caer en el insulto como defensa, llamando a niño gordo, tonto o feo no iban a tener la razón, eso jamás.
    Besos y si estuviera en mi mano la parrilla televisiva...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! A mis hijos les estoy constantemente corrigiendo porque en casa no ven burlas pero en el cole sí y lo repiten, aunque cuando el ejemplo viene de fuera de casa es más sencillo que hagan caso porque pueden imitar a los padres.

      De la tele prefiero ni hablar! Siempre la he visto poco, no tengo tiempo para tonterías:)

      Besos!

      Eliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)