Maternidad

Las diferencias entre mis tres embarazos

enero 09, 2018



Cuando pensamos en la palabra "embarazo" directamente pensamos en: un embarazo como cualquier otra mujer que se haya quedado embarazada, punto final. Y los embarazos pueden ser muy distintos, incluso tratándose de una misma mujer.

Podemos estar informadas sobre qué es el embarazo y cómo se suele pasar, mediante la comadrona, que será quien nos asesore (si vamos por lo público) o las experiencias de otras mujeres, que nos lo cuentan, o que leemos sus escritos por la red.

¿Todos los embarazos son distintos? hay mucha probabilidad de que los embarazos se diferencien, pero también puede ser que sean exactamente iguales, no se tiene la respuesta exacta.


En todos los embarazos, para seguir el desarrollo interno del bebé, me inscribía en la newsletters de las etapas del embarazo, que va por trimestres, indican cuánto pesa, de qué tamaño es más o menos, su aspecto, cosas a tener en cuenta en ese momento, etcétera.

Mi primer embarazo

Fue mi primer hijo, mi primera experiencia y mi primer sobresalto (por todas las sorpresas que me acontecían). Dudé de que fuera positivo porque de repente sentí muchísimo sueño y cansancio, me dormía con facilidad, en especial por el medio día-tarde, me quedaba dormida hallá donde estuviese. 

Me fue fatal con los vómitos y las náuseas, tardé un poco en tenerlas, y me creía una afortunada por haberme librado de eso (que mujeres que se libran, haberlas haylas), pero ya me llegó mi sanmartín xD sufri bastante, básicamente todo lo que entraba por la boca, lo vomitaba, en todo el embarazo perdí 12 kg, os podéis imaginar lo que pasé. Confiaba en que tras pasar los tres meses del inicio del embarazo, se me pasaría, pero continuaron, para mi asombro.... pude descansar, lo que me "era posible" cuando me encontraba mejor, porque al no tener otros hijos, no tenía ninguna responsabilidad que me exigiera ajetreo.

Tuve muchas molestias, dificultades para dormir, al poder comer debidamente librada de las náuseas, me vinieron los ardores, que me quitaban las ganas de comer. Tuve unos dolorcillos en el riñón derecho por la presión del feto, y no se me irían hasta que naciera porque era debido a su posición.



Mi segundo embarazo

Fue un embarazo muy deseado, porque quería darle una hermana o un hermano a mi primer hijo, me emocionaba que tuviese alguien de su edad para jugar, y para compartir momentos. Estuve en un momento en el que me sentía muy animada y capaz de tener a otro bebé.

Empezaron los vómitos que fueron horripilantes, pero duraron menos que en el primer embarazo. No sentí apenas ardores, dormía perfectamente hasta que la barriga ya me pesaba mucho, pero fue genial. Tenía la tela de antojos, y al maromo le pedía el oro y el moro para que yo estuviese satisfecha y contenta de que me alimento al gusto y que mi bebé recibiría todo lo que entraba para adentro. 

Lo único que destacaría más es que como mi hijo aún era chiquitín quería que lo cogiera en brazos, y me causaba bastante presión en la barriguilla que asomaba. Intentaba cogerlo pero sentada mejor que de pie porque de esa manera no ponía todo el peso encima. Al final del embarazo tuve la tensión alta, porque hubieron unos cambios, y me sentí nerviosa. Al solucionar esos detallitos, logré dormir mejor, calmarme y tener la tensión correctamente (me libré de una cesaría).



Mi tercer embarazo

Me encantaba estar embarazada de nuevo. Fue mi embarazo más complejo por tener que aguantar el tirón de la barriga, y tener que cuidar de dos niños pequeños. Aunque por tener la experiencia de la segunda, me sentía más segura de mi misma y más tranquila, podía gestionar todo con facilidad. Tuve vómitos de los de siempre, pero fueron iguales que los del segundo embarazo, "bastante equilibrados" no noté algo exagerado como sí me pasó con el primero. 

Todo el embarazo fue perfecto, no he sentido ni la más mínima incomodidad, a parte de que al tener la barriga grande no soporté más estar en esa condición. Lo que más podría decir que me "molestó" fue en la recta final, en la semana treinta y siete, que estaba que no podía más, porque por la barriga y los movimientos del bebé, no dormía bien. También sentía una presión en la cadera, y estaba que no podía más y sólo deseaba poder parir para descansar.


Como he tenido un hijo y dos hijas, hay quienes me dicen que los embarazos de niñas son mejores que el de los niños. En su momento pensé que podría ser, porque en mi caso así fue, pero no creo que sea una regla, posiblemente tenga un hijo y sea igual que el de las niñas, o no. Ya os lo contaré si me sucede :)

¿Vuestros embarazos fueron diferentes?

También te puede interesar

3 comentarios:

  1. Siempre habrá quién asocie esto o lo otro al sexo. ¡Que cansinos!
    A mí el otro día me dijeron que qué raro que estuviese tan guapa ya que traigo un niño, y antes siempre lo había oído al revés...
    Mi embarazo ha sido muy bueno. Sin apenas naúseas, con poco ardor y poco dolor. Eso sí, de la semana 7 a las 15 me dormía en todos lados, y a partir de la 28 me siento pesada y me duele la ciática. No podía ser perfecto...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puufff cuanta tontería suelta por la boca!! Ni caso eh que además de no tener sentido, molestan y no tenemos que dejarnos herir por esas bobadas.

      Me alegro de que te haya ido tan bien el embarazo. Lo peor es el ardor y los vomitos!

      Siempre hay un "pero" porque hay otro ser dentro, pero se pasará rapido y te recuperarás.

      Besos!

      Eliminar
  2. Me ha encantado conocer tu experiencia yo por ahora no tengo niños!!besos

    ResponderEliminar

Si compartieras tu opinión conmigo dejándome un comentario, me dará mucha alegría :) ! Siempre contesto todos los comentarios y si tienes web, déjamela a la vista para que pueda visitarla y comentar también ;)