Recomendaciones

Libro: Mascotas con máscaras

febrero 25, 2018




Mascotas con máscaras, es un libro interactivo de la Editorial SM, que da un toque divertido al tema de las mascotas. Ningún niño no sueña con tener una mascota, con experimentar qué es convivir con un animal adorable, con crecer a su lado y descubrir su mundo de cerca a través de él. Por eso, este libro es muy atractivo para los peques, porque trata algo tan maravilloso, como las mascotas.

Qué pena que ya pasó carnaval hace poco, ya que en el libro se encuentran muchas máscaras. Las máscaras son de calidad, duras, que son resistentes a los trotes de los peques. El diseño y el color de las mismas es genial. Las máscaras tienen un soporte en el lado para aguantarlas con la mano, y también agujeros en ambos lados para poder poner un elástico y se aguanten solas.

Cada animal que sale, explica alguna curiosidad particular sobre él, y animal a que el niño imite tal cualidad, utilizando a la vez la máscara. Para mis hijos ha sido una diversión total poder hacerse pasar por los animales, jugar a que a cada rato son uno distinto. Se inventaban historias de los animales, buscábamos más curiosidades sobre los animales que salían. Aprovechábamos e indagábamos más sobre ellos, cuando se aprende con entusiasmo no hay freno en el aprendizaje :)


Este libro va dirigido para peques de 3-5 años. Ha gustado a todos desde los 4 a los 7 años. Ha pasado por todas las manos de la casa, y hemos jugado juntos entre todos. Es muy emocionante imitar a animales, porque son diferentes a los humanos, tienen gestos y movimientos peculiares. Está hecho de cartón, para que se pueda utilizar con tranquilidad de que absolutamente nada se rompa. Las máscaras tienen un lugar en cada página correspondiente para quitarlas y ponerlas, lo que evita que se pierdan o que se desordenen. Este acto es sencillo de hacer por cualquier niño, y ayuda a que la autonomía siga su curso.


¡Cómo no la protagonista de la máscara de conejo tenía que ser nuestra mascota! Tenemos una mascota muy especial, es una conejita enana, llamada coloquialmente toy, con apariencia Hotot (una línea negra que rodea el ojo, como si de un eyeliner se tratase). La trajimos a casa hace unas dos semanas aproximadamente, porque teníamos todo preparado para traerla. Estuve mucho tiempo informándome sobre los conejos, ya que fue la mascota que escojimos entre todos. 

Tener una mascota es difícil de decidirse, porque es una gran responsabilidad, es como tener otro hijo más. Cuando llegó a casa, sentí como si hubiera tenido un cuarto bebé. No me fue tan complejo porque me informé tanto sobre los conejitos que me sentía muy tranquila y segura de mí misma. Fue estresante lograr encontrar un conejo que me convenciera, me basaba en muchos aspectos, físicos y de carácter para dar en el clavo y escoger bien. Me basaba en intuición básicamente.

Estos días han sido muy emocionantes, irrepetibles e inolvidables momentos, que no me esperaba, porque pude hacer realidad mi deseo de tener a un conejo en casa (mis padres no me dejaron cuando era pequeña), y porque ha llegado a mis manos una coneja que es una joya, es cariñosa, simpática, buena, tranquila, no roe absolutamente nada, come todo lo que le doy, aunque se le escapa hace pises y cacas en su esquinera, nos ha cogido confianza rápidamente, nos llena de besitos a lametazos, le encanta ser cogida en brazos, nos pide mimos a cada rato, se lleva bien con los peques y no se estresa como yo temía. 

El lado amargo del asunto es que descubrí que mi marido es alérgico, le dan reacciones muy fuertes, y claro, no podemos hacer más. Hemos comprobado que así era, teniendo a la conejita más tiempo, y efectivamente así es. En estas situaciones, se siente una entre la espada y la pared, porque no quisiera que este sueño se acabara. Mi marido dice que si quiero él se va de casa, pero como que tampoco quiero destrozar mi familia tan felizmente jajajaja él dice eso, como si yo, después de casi diez años juntos, fuera capaz de separarme de él con tanta facilidad, con la de cosas que hemos pasado, y todo ha quedado siempre en el olvido, porque lo que nos une es más fuerte.

No quiero ni pensar en cómo será el momento de despedirnos. Ya hemos encontrado a otro hogar, en el que además estará con otras conejitas, y en semilibertad. Cosa que he visto con mis propios ojos, de que por mucho que la tratáramos con amor del bueno, y que estuviera suelta 5-6 horas o más (dependiendo de nuestra disponibilidad) disfrutando del calor de la casa y de la naturaleza de nuestro jardín, no podemos llegar a reemplazar la compañía conejil. Es imprescindible tener almenos dos conejos en casa, si se decide tener a un conejo como mascota, es lo más justo y lógico. Si no fuera porque mi marido tiene alergia, habríamos traído a otro. Pronto os hablaré de los conejos, para que descubráis más cosas por si no las sabiáis, y para que quienes duden entre si escoger  a un conejo como mascota o no, sepan si es su mascota perfecta. Personalmente para mí, sí, el conejo es la mascota perfecta, eso es lo que me hizo sentir mi conejita Kuki.


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

2 comentarios:

  1. Que pena la incompatibilidad con el conejito. Se quieren mucho a las mascotas. Menos mal que le habéis encontrado un nuevo hogar maravilloso.
    El libro es una monada. Me encanta. Sobre todo porque da mucho juego :D

    ResponderEliminar
  2. Son preciosas!!besos

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.