Maternidad

Crisis de pareja al llegar los hijos

abril 19, 2018



Lo que acontezca a causa de tener hijos, no es lo único que trastorna a una como madre, sino que también la relación de pareja se ve resentida. Es normal que con la llegada de los hijos, las parejas se enfrenten unas a otras, al igual que sucede cuando se empieza a convivir juntos.

No es lo mismo verse a raticos con la pareja, y cada uno se va a su casa, que vivir bajo el mismo techo, igual que no es lo mismo estar sin hijos que con hijos. La personalidad y la complicidad de las dos personas es clave para que se enfrenten ante las adversidades.

Lo peor viene con el primero por desconocimiento

Con el primer hijo afloran muchas discusiones, es la primera experiencia, no se está lo suficientemente preparado, y el desconocimiento hace que hayan demasiados malos entendidos. No hay que tener en cuenta esta temporada de rifirrafes, porque es una oportunidad para mejorar y unirse.

Es importante entender a qué es debido y cómo se puede disminuir la tensión. Nadie puede negar que ha habido un avance significativo en los hombres de hoy, que a pesar de la poca publicidad y movimiento social a favor de la igualdad en valores, se comprometen mucho más en su paternidad y la maternidad llega a fundirse y se crea una especie de mapaternidad, en la que son las dos partes las implicadas en la crianza.

Con los siguientes hijos, ya no se presenta una catástrofe tan grande, porque se aprende de lo vivido, se corrigen errores, y se prepara mejor. Pero si la primera vez se pasó mal, y no se hacen cambios para mejor, la llegada de los demás hijos pueden hacer que se repitan las crisis o incluso que se acabe mucho peor.

La igualdad de deberes y de derechos en la pareja

No es por querer hacer del hombre una madre ni quitarnos nosotras la responsabilidad, sino que los hijos son de los dos por partes iguales, y no es concebible, que sea la mujer la que se haga más cargo del bebé. Un bebé es un ser que necesita a los dos, lo único que no puede hacer el padre es dar el pecho, pero incluso podría darle el biberón (con leche artificial o hasta leche materna extraída con sacaleches). 

Con el desgaste físico y emocional por el que pasa la mujer en el postparto, es entendible que ella no pueda dar el 100% de sí misma, y verse en la obligación de llevarlo todo sola, es una de las razones de caer en la depresión. En ese momento estamos en una situación de bastante debilidad y lo que más necesitamos es descansar, y tener un ambiente lo más cálido y calmado posible para  llevar bien el cambio hormonal.

Luego del postparto, la mujer se recupera, pero eso no quiere decir que el hombre se desentienda de su rol. Él seguirá siendo el padre para toda la vida, aunque la relación se terminara. Los que tienen que cuidar y criar a los hijos son los dos, de bebés, de niños y de adolescentes. La responsabilidad tiene que ser compartida. 

Cuando el hombre falla, nos sentimos decepcionadas

Padrazos, haberlos haylos, pero la realidad es que hay muchos hombres que no están acostumbrados a implicarse tanto, que cuando se les somete a la situación, se rinden o se enfadan. Se lo toman como un ataque, como si una fuese egoísta, quejica o quisiera torturarle.

A veces es culpa nuestra, por decir que no hace falta que hagan algunas cosas, porque nos sabe mal, y preferimos cargarnos de quehaceres, para que no se sientan agobiados. O que por cada cosa que hacen, les aplaudimos y les elogiamos, como si estuviesen haciendo algo increíble, mientras que no nos hacen un favor ni están siendo excepcionales, sino que están cumpliendo con su deber de padres.

Cambiar pañales, vestir, duchar, coger en brazos, dar de comer, limpiar puede parecer algo simple, pero requiere 24 horas, y una dedicación completa si no se cuenta con apoyo externo. En vez de pensar que la mujer está exagerando con su cansancio, ¿por qué el hombre no puede trabajar su empatía para ponerse en el lugar de su mujer, y sobretodo entender que él es el padre?
Ser padre no es un calificativo. Es formar parte de la creación de un nuevo ser. No puede ser que se ponga la semillita, y hala que la mujer haga todo lo demás. Los hombres deberían reflexionar sobre si están preparados para tener hijos, con lo que todo eso conlleva. No es admisible que ser madre teniendo pareja, sea similar a ser madre soltera.

Si la mujer discute es porque está sufriendo

El sentimiento de decepción por ver que ser madre exige mucho y que además no se cuenta con la actitud e implicación debida por parte del padre, es muy devastador. No se tiene que criar un hijo sola a menos que se esté en proceso de divorcio, que el hombre esté enfermo o de viaje, o que se sea madre soltera. 

Que una mujer se queje de que el otro no haga lo que le toque, y que no se lleve a cabo la mapaternidad, es un derecho irrefutable. Si un hombre se queda con los hijos, va a durar poco, y muchos ni aceptan quedarse ni un día con ellos, porque se volverían locos. ¿Y la mujer? por favor, no quiero ni escuchar eso de que "las mujeres están hechas para aguantar más a los niños" ni que "las mujeres tienen más paciencia".

En lugar de defenderse de las críticas de la mujer, se tendría que analizar sus palabras y ver más allá de su enfado. Detrás hay una mujer que siente que se le cae el mundo encima, que se ve sola en este camino emprendido, que sus expectativas de su amado como padre dejan mucho que desear, que compara el antes y el después de ser madre y cree que quizá la relación no tiene sentido. No hay nada peor que sentirse decepcionada y comprobar que la otra persona no es como nos pensábamos.

El lado hormonal puede influir un poquitín

Vale, sabemos que no sólo los sentimientos y el estado físico favorece las crisis de pareja, las hormonas juegan un papel importante. Aunque no me gusta mucho hacer que las hormonas sean las protagonistas de la situación. Esos tópicos de que "si la mujer está malhumorada es por la regla" es cansino y denigrante. No siempre se va a estar mal por la regla, ni por la ovulación ni por estar embarazada ni por haber parido.

Ante todo somos humanas, tenemos sentimientos, el hecho de ignorar y ocultar lo que sucede en nuestro interior, puede hacer que los problemas se engrandezcan. La falta de comunicación, es la madre de casi todos los problemas. Y si se habla, pero no se actúa en consecuencia, es como si no hubiese comunicación, y empeora la relación.

Nunca hay que hacerse el sordo, ni creerse el poseedor de la verdad absoluta, ni ser prepotente. Siempre hay comienzo para todo. Si nunca hubiese pensado un hombre que haría x cosa, no pasa nada, no hay que avergonzarse, al revés, se sentirá muy realizado como padre, y orgulloso de todo lo que ha hecho por sus hijos. Su implicación creará un mejor vínculo con sus hijos, y la relación con su mujer se reforzará.
¿Vuestra relación se vio trastocada al ser padres?


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

1 comentario:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.