Disciplina positiva

Entender los mensajes inapropiados y las rabietas de los niños

abril 29, 2018




El proceso de educación exige por necesidad que el niño desarrolle su capacidad de interacción armoniosa con su entorno. El niño necesita aprender a moderar sus deseos, a gestionar su frustración, a respetar las necesidades de los demás, a pedir sin exigir. Luego, deberá aprender a expresar lo que quiere obtener de los demás mediante una invitación positiva y motivante en vez de hacerlo con la fuerza, el miedo o la amenaza. Michel Claeys 

Los niños necesitan, en sus aprendizajes, ayuda y modelos positivos. Cada vez que nosotros comunicamos, la comunicación es más eficaz cuando somos capaces de razonar en términos de necesidades (identificar y expresar las necesidades propias, identificar y nombrar las necesidades insatisfechas en los mensajes de los demás). Nosotros podemos aprender a ser modelos positivos comprometiéndonos a razonar en términos de necesidades. Cada una de nuestras acciones es motivada por una intención positiva: la de alimentar las necesidades fundamentales no satisfechas. 

Todos los humanos tienen las mismas necesidades, que no se tienen que confundir con las estrategias que son los actos que efectuamos para satisfacer una necesidad fundamental. Emociones y necesidades van de la mano. La educación emocional implica encontrar la necesidad no satisfecha que se esconde detrás de una emoción dado que las necesidades son la vida que busca una expresión. Las emociones emergen para atraer la atención en una necesidad no satisfecha. Nuestras emociones nos previenen de que no estamos conectados con nuestras necesidades. Éstas emociones deben ser consideradas como signos de alarma, emerjan en nosotros o en los demás. En efecto, nuestras emociones atraen nuestra atención en una necesidad no satisfecha en nosotros y las emociones de los demás atraen la atención en una necesidad no satisfecha en ellos. 

Cuanto más capaces seamos de asociar nuestras emociones con nuestras necesidades, más seremos capaces de asociar las emociones de los demás con sus propias necesidades. Aprender a razonar en términos de necesidades se puede hacer en cualquier edad y es un primer paso hacia la no-violencia: 
  1. Expresar nuestras necesidades de padres con un lenguaje personal (yo), auténtico y positivo. 
  2. Aprender a traducir en palabras las necesidades de los hijos mediante sus mensajes (sobretodo cuando son inapropiados). 


Cuanto más estén en contacto los niños con adultos capaces de expresar sus necesidades y de traducir las peticiones infantiles inapropiadas en necesidades, más desarrollarán estos niños su propia capacidad en comunicar sus necesidades. 

Ejemplos 

  • Reacción del niño: “es muy injusto, B. siempre tiene más que yo, es vuestro preferido” 
  • Sus necesidades subyacentes: Necesidad de reconocimiento, de atención, de amor, de pertenencia. Emociones: celos, tristeza, enfado. 
  • Respuesta del adulto: ¿Te da la impresión de que queremos más a B. que a ti? ¿Quisieras que te mostremos más amor? 

  • Reacción del niño: No tengo ganas de hacer los deberes, de recoger, de salir, estoy cansado.
  •  Sus necesidades subyacentes:Necesidad de tranquilidad, de descanso, de apoyo. 
  • Emociones: Tristeza, cansancio. 
  • Respuesta del adulto: Estás cansado, por las largas horas que estás en el cole. Te gustaría tener un tiempo en el que estar tranquilo. Dime cuando estarás descansado y te sentirás preparado para hacer tu trabajo. 

  • Reacción del niño: Ni soñarlo, jamás haré eso. 
  • Sus necesidades subyacentes: Necesidad de elegir, autonomía, de sentido. 
  • Emociones: enfado. 
  • Respuesta del adulto: De acuerdo, entiendo que necesites elegir. Al mismo tiempo, necesito que te dirijas a mi de manera respetuosa y que contribuyas al funcionamiento de la casa. 


  • Reacción del niño: No tengo amigos. Estoy solo en el recreo. Nadie me quiere. 
  • Sus necesidades subyacentes: Necesidad de contacto, de escucha, de vínculo, de presencia, de juego. 
  • Emociones: tristeza. 
  • Respuesta del adulto: Te sientes excluido. Te gustaría tener amigos pero no sabes cómo hacerte aceptar. Te gustaría sentirte apreciado y apoyado. 

  • Reacción del niño: Estoy harto. Todos sois nulos. Eso me pone de los nervios. 
  • Sus necesidades subyacentes: Necesidad de empatía, de escucha, de expresión. 
  • Emociones: Enfado y tristeza. 
  • Respuesta del adulto: Veo que no estás bien ¿Hay algo que te moleste? ¿Quieres hablar? 


  • Reacción del niño: No quiero jugar más con N. Es un tramposo. 
  • Sus necesidades subyacentes: Necesidad de respeto, de confianza, de franqueza. 
  • Emociones: enfado, decepción, traición. 
  • Respuesta del adulto: Los demás necesitan contar con tu honestidad y con tu respeto de las reglas del juego. Esto puede ser difícil de perder y las reglas están para asegurar que todos estén pasando un buen momento. 


  • Reacción del niño: vosotros no me dejáis hacer nada nunca 
  • Sus necesidades subyacentes: Necesidad de libertad, de independencia, de realización de sí mismo, de confianza. 
  • Emociones: enfado, impotencia. 
  • Respuesta del adulto: ¿Te gustaría tener más libertad y tienes la impresión de que no se te da la suficiente confianza? ¿Te gustaría que hablásemos juntos de las reglas para salir a la calle? 


  • Reacción del niño: No, es falso, yo no he hecho-dicho eso (mintiendo) 
  • Sus necesidades subyacentes: Necesidad de protección, de autoprotección, de seguridad, de mantener la integridad. 
  • Respuesta del adulto:Yo necesito poder tenerte confianza. La honestidad es un valor importante para mí. ¿Cómo podemos hacer para mantener una relación basada en el respeto y en la confianza?



Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.