Maternidad

Las similitudes entre mis tres partos

abril 25, 2018





Cada parto puede ser diferente, al igual que sucede con los embarazos. No sabes lo que te tocará hasta que llegue el momento. Mis tres embarazos fueron diferentes pero mis tres partos fueron bastante iguales.

De primeriza me aterraba no enterarme de los signos del parto, como es algo que por mucho que te expliquen no sabes qué es una contracción, y como ya había tenido falsas contracciones de Braxton Hicks, pues me quedaba mucho más confusa. 

Por influencia de películas y noticias, me asustaba parir por accidente en un lugar o en un momento inapropiado: mientras me ducho, al dormir, al pasear, en el coche, en una tienda... ¡o incluso en plena calle!

No me gustaba nada plantearme la posibilidad de parir en cualquier lado, sin poder evitarlo, y sin tener un aviso que me permitiese salir corriendo hacia el hospital.

Lo que desencadenó mis partos

  • En el primer embarazo tomé una infusión de canela para facilitar provocar el parto de forma natural ya que sufría muchos cólicos, y no lo soportaba más: al pasar unas horas empecé a romper aguas y vi el famoso tapón mucoso en la semana 37.
  • En el segundo no tomé nada pero misteriosamente mi ginecóloga me hizo el desprendimiento de membranas  (en la semana 38) que acelera el parto. No supe bien el porqué: el mismo día por la tarde empecé a sentir dolores en el bajo vientre y rompí aguas al anochecer.
  • En el tercer embarazo no tomé nada. Pero cerca de la semana 37 sentía que me dolía mucho el cuerpo, que con los dos peques no era fácil soportar los malestares del embarazo y un día de pronto sentí un deseo fuerte en mi interior de romper aguas focalizandome y ¡toma agüita! 

Mi marido al enterarse me preguntó si yo lo había provocado porque me considera un poco brujilla jajaja y yo le dije que no, tampoco hice nada especial, y el deseo o mensaje inconsciente podía ser una casualidad.  Él quería que yo no provocase el parto, sabiendo lo de la infusión de canela (que un amigo suyo médico le dijo que era eficaz) me pedía que no lo adelantara porque el bebé tendría que nacer por sí mismo.

Este es de esos momentos en los que no quieres defraudar pero sabes lo que sufre tu cuerpo y tu marido no soporta todo lo que lo haces tú en el embarazo. Me sabía mal por él, y yo ya sé que el embarazo debería durar 40 semanas o hasta dos semanas más a veces, pero si sentía que no podía más, el bebé estaba en una semana aceptable que descataba la prematuridad, y tomaba cosas naturales no dañinas, ¿qué tiene de malo?

Partos naturales sin epidural

Mis tres partos fueron vía vaginal, sin accesorios utilizados para extraer al bebé y sin epidural. Siempre tuve claro que quería parir de forma natural, al menos intentarlo, y si a última hora pidiese epidural y de todo, no pasaría nada. En los dos primeros me pusieron oxitocina sin razón, sólo por acelerar el parto, ya que mis partos siempre son largos por mucho que se trate del primero, del segundo o del tercero. 

Es criticable utilizar oxitocina sin justificación porque eso hace que duela más el parto. Yo no sabía ni lo que era oxitocina ni la diferencia de parir con y sin, por lo que creí que ese dolor eran las mismas contracciones, y no era la oxitocina. 

En el tercer parto, que fue el mejor, mi ginecóloga no quiso ponerme oxitocina aunque yo se la pedí por ignorancia creyendo que era mejor, y se lo dije porque en mis anteriores partos me la pusieron y todo fue más rápido, pero ella me dijo que ya que había estado aguantando con facilidad (me decía que yo tenía el umbral del dolor alto) y que no me puse la epidural, que mejor que no me la pusiera.

Así es que la única diferencia entre los dos primeros partos y el tercero es ésto. Que experimenté un parto aún más natural, en el que no había ni oxitocina. Si queréis saber qué prefiero la verdad es que sin oxitocina fue más sencillo. Me pasé desde los 4cm con los que entré hasta los 10cm charlando tranquilamente con mi marido. Me dejaron una pelota grande por si quería utilizarla y no hizo falta. En los otros partos no fue así porque imagino que por prisa de las otras ginecólogas, querían que todo fuera más veloz.

Condenada de por vida a la episiotomía 

Mi condena al parir a parte de estar muy cansada, es que siempre me hacen la episiotomía. Qué desgraciaita soy yo que después de parir y hacer el piel a piel (que no lo disfruto porque siempre me tiembla el cuerpo y siento mucho frío tras parir), me quedo ahí primero esperando a que saquen la placenta que es una sensación rara y el quedarme espatarrada sintiendo pinchacitos al coserme la gine.

Me llega a doler tanto la episiotomía que cada movimiento era como si me mordiese un cocodrilo. Ese dolor me quitaba la energía y el positivismo. ¡Con lo débil que me sentía sólo me faltaba esto! Me acuerdo que en el segundo parto me dolió más, tanto tanto que no podía ni levantarme para ir al lavabo y me hacía pis en la cama.

Me daba vergüenza y la señora que limpiaba se habrá cagado en todo, porque me puso cara de molestada, pero es que no era capaz de moverme estaba en la misma posición 24h. ¡Qué tormento! 

En el tercer embarazo lo pasé mal también pero me trajeron unas compresas frías, que creo que me quitaron todos los dolores (porque no recuerdo haberme sentido torturada como las otras veces). 

Al poco de parir me costaba hacer pis, pero luego se me quitaba y era muy incómodo.

Las tres veces me iba del hospital el mismo día, por inquietud, porque en casa me siento mejor, porque los hospitales me agobian, luego ya por querer estar con los demás peques, etc. 

El parto no puede ser mucho mejor porque se tiene que sufrir para parir, aunque sea un poco. Lo bueno (o malo depende de cómo se mire) es que sorprendentemente nunca siento las contracciones hasta llegar a los 9 o 10 cm. Por eso siempre que rompo aguas directamente me voy al hospital por mucho que tarde ya que como sólo siento el dolor al final, me da mucho miedo parir por el camino jajaja 

¿Vuestros partos fueron distintos? ¿Qué destacaríais de ellos?




También te puede interesar

2 comentarios:

  1. Hola.
    Pues en mi caso he tenido muy buenos partos y pospartos, supongo que para compensar los embarazos, especialmente el primero, que estuve con nauseas hasta el último día. Con la mayor empecé con contracciones como a las nueve y media o diez de la mañana, ingresé en el hospi a las once y a las once y veinte había nacido, no fui ni a dilatación, ni a monitores ni nada, no nació en el coche de milagro.
    Y al poco rato ya estaba levantada y bien.

    Con el otro fue similar, empecé a las diez y media con dolores, ingresé a las doce y diez y a las doce y cuarenta había nacido, llegué in extremis, jejeje.

    Y fue sin epidural.

    Creo que la señora de la limpieza no debería molestarse porque no llegases a tempo al baño, son cosas que pasan y que nos puede ocurrir a cualquiera, hay que tener un poco de empatía.
    Me alegra que con el tercero fuese un poco mejor, la oxitocina produce mucho dolor, a una amiga se la pusieron y la pobre vio las estrellas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que interesante saber tu experiencia!!besos

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.