Maternidad

Por qué tuve un tercer hijo

abril 26, 2018





Desde tiempos inmemorables soñaba con tener muchos hijos. Es verdad que de pequeña exageraba una barbaridad diciendo que tendría 16 hijos, y por mucho que me gusten los niños, no tendría tantos xD

Pero sí que he tenido en mente tener 4,5 o 6 hijos. El límite o la cantidad de hijos nunca se sabe. En mi mente queda un número pero luego, en el día a día es cuando se decide el sí o el no. 

Todos mis embarazos han sido deseados y buscados, no es que hubiera habido un descontrol ni una irresponsabilidad en mi matrimonio. Cada uno de mis amores, han sido elegidos, y esperados. 

Lo que demuestra que cambiamos de opinión es que al tener un hijo recién nacido nos decimos que no tendremos ninguno más o que llegará dentro de muchos años para poder descansar y adaptarse a la nueva personita (y no apetece nada repetir el instante postparto con rapidez).

El tercer hijo fue deseado con todo el alma

Pero al pasar el tiempo compruebas que esa personita ya está creciendo y ganando autonomía y tú ya te organizas divinamente y te atreves con otro bebé. ¡Y menos mal! Porque si después de cada parto quedáramos traumatizadas, la cantidad de seres humanos en el mundo disminuiría gravemente.

Yo sólo tuve una hermana que es seis años mayor que yo, por la situación familiar y por la diferencia de edad, a la que se hizo adolescente voló alto y no se me acercaba. Y tratándose mi caso de una familia desestructurada, o en su defecto, rota, mi deseo era formar mi propia familia.

No puedes tomar el control de tus tíos, primos, abuelos y demás familiares, no eres tú quién puede decidir, ni siempre es posible reconciliar o recomponer una familia hecha añicos. Así que lo más realizable y satisfactorio para mí era llevar en mi vida esa necesidad de familia.

Me encantan los chiquitines y no lo puedo remediar

Quise que fuesen seguidos para que tuviesen los mismos intereses, para que su tramo de desarrollo fuese similar entre sí y eso les uniera más. Por eso, aunque el tiempo pasa, no dejan de estar firmemente juntos porque tienen casi la misma edad, se ven siempre en el patio del colegio y coinciden en excursiones. Estarán juntos en primaria, en bachillerato y en la universidad, serán un gran apoyo. Desde ya veo que se sienten muy arropados y que se alegran de estar juntos.

Además yo tengo bebitis gravitis, siento una gran atracción por los bebés, es una dedicación muy esclavista pero merece la pena con creces. Me controlo porque no puedo tener los hijos que desease al momento, pero voy teniendo hijos conforme vemos que es adecuado y que estamos todos preparados.

Mi marido es igual que yo en esto, está abierto a tener muchos hijos y le encantan los peques. Nuncs tomaría una decisión tan importante como ésta sin tenerle en cuenta. Los hijos son de los dos y es necesario que ambos estemos de acuerdo para dar la talla y ayudarnos.

Y no niego que además intento seguir las indicaciones de tener los hijos que deseo antes de los 35 años. Sinceramente tenía planeado plantarme a los treinta y pocos. Porque es la etapa en la que la fertilidad va descendiendo y la calidad de los óvulos es notable.

Tener a mi tercer hijo, que fue una niña hermosa y cariñosa, fue una decisión excelente, igual que las otras dos veces anteriores. Cuando piensas en tres hijos parece complicadisimo pero no, a medida que crecen ellos hacen casi todo solos y lo único que hace falta es dar amor y pasar tiempo juntos que eso se hace con mucho gusto y alegría.

¿Tuvisteis un tercer hijo? ¿Os hubiese gustado tener el tercero? 

También te puede interesar

2 comentarios:

  1. Hola.
    Yo no me animé con tres, tuve dos porque me ambos pensamos que era el número que mejor podíamos mantener y atender, no de peques, que te arreglas con poco, nos daba miedo el futuro, en este caso mi presente, con lo que cuesta estudiar, pero bueno, me encantan las familias numerosas, que conste.

    Opino igual en lo de hijos seguidos, yo lo hice así porque mi hermana y yo nos llevamos año y medio y quería que ellos tuviesen una infancia similar a la mía, con un compañero de juegos que vive en tu casa y con el que te entiendes a la perfección, y en su caso la suerte fue que tuvieron además varios primos de la edad, así que siempre se han sentido acompañados. Además, al ser seguidos podíamos hacer siempre cosas adecuadas para ambos; vacaciones, excursiones, salidas en familia, cine, picnics...

    Los míos también fueron juntos al cole y al instituto, en cambio fueron a distintas universidades, uno con horario de día y otro con horario de tarde, pero mantenían el mismo grupo de amigos y ambos van juntos al coro, lo que les permite realizar cosas juntos.

    A día de hoy se ven poco porque los estudios de carreras y máster complican la cosa, pero se llevan genial, de hecho mi hija está de erasmus y el hermano va a ir a verla y tienen un montón de planes. Espero que sigan llevándose así siempre, aunque se vean poco.
    Besos y me ha gustado conocer tu experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Es que tener tres hijos tiene tela también jajajaja solo que bueno tenía ganas de tenerlos y ya me habré acostumbrado:)

    Qué bonita relación entre tus hijos! Si los padres tratamos por igual y hacemos que se traten bien, terminan siendo buenos amigos como ha sucedid en tu caso!

    Besos

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.