Maternidad

¿Qué quería yo, niña, niño o la parejita?

abril 18, 2018



Siempre que pensé en ser madre, quería serlo y punto, sin pensar en ser madre de niñas o de niños. Se es igual de madre siendo madre de ambos sexos, y tampoco era una preocupación para mí. Por dentro he sentido quizá un pelín de preferencia por una niña, porque soy bastante ñoña y me gusta ponerle diademas y demás.

Pero cuando estuve embarazada, no prefería ni niño ni niña, me daba absolutamente igual. Lo importante realmente era que el embarazo se desarrollase con normalidad, y que el feto estuviese bien. No lo digo por decir ni por repetir las mismas palabras de mucha gente, sino que es así. Lo preocupante de verdad sería que le pasase algo al feto, que hubiese un aborto o que se presentase una complicación en el parto.

Saber el sexo sin preferencia

Cuando se puede conocer el sexo en el embarazo, siempre tengo mucha inquietud por saberlo, simplemente porque me causa mucha curiosidad conocer más al ser que estoy gestando dentro de mí. Cuanta más información e imágenes tenga, más feliz me siento. Al estar el feto dentro, hay que tener mucha paciencia hasta que nazca, ¡que la duración del embarazo es casi un año! Pues conocerle mediante ecografías junto con sentir sus movimientos, es crear el vínculo amoroso bebé-mamá.

En mi primer embarazo tuve un niño, en el segundo una niña y en el tercero otra niña. Mi reacción fue la que debe ser, sentirme agraciada y feliz por haber podido tener tres hijos. La familia cuando ve a un bebé aunque sea niño le causa mucha ternura. Pero cuando hablamos de una niña, esa ternura se multiplica por mil. Los halagos y la atención se dispara hacia la niña y el niño se queda en un segundo lugar. 

Creo que la razón de que mi hijo creciese con unos celos desbordantes, a parte de por haber sido hermano mayor con tan sólo dos años, también fue porque la familia se equivocó con su trato. Los niños desde bien chicos, se dan cuenta de cuando se "prefiere" más a uno que a otro si se está siendo injusto. Que la madre pase mucho tiempo con el bebé por la lactancia es comprensible, pero que un familiar solo tenga interés en tener en brazos a la niña y en decirle cositas bonitas, es desesperante.

Como estábamos en una crisis grande de celos, preferí alejarme un poco de la familia, sobretodo de cierto familiar aunque era muy cercano. No podía soportar ver cómo despreciaba a mi hijo simplemente por ser niño. 

Tuve la parejita sin saberlo

De repente tuve la parejita, que para entonces, ni me di cuenta. Porque hay muchas personas de mi alrededor afortunadamente que no me dicen esa clase de tonterías. Me preguntaban por el sexo del bebé por curiosidad pero nada más. No me hacían ningún comentario más que preguntarme por el nombre que tenía pensado. 

Lo único que me gusta de tener la parejita, es de que puedo tener el honor de criar a dos seres de distinto sexo que provienen de mi marido y de mí. Es bonito poder tener la experiencia de tener hijos de diferente sexo. Sabes lo que es tener un niño y lo que es tener una niña.

El sexo no indica quién es mejor

No se tiene mejor hijo por ser hijo o por ser hija, es una idiotez integral. Para empezar los hijos e hijas basarán su carácter en los genes, porque parte de nuestra personalidad se hereda (yo soy una copia de mi padre jajaja) y la otra parte viene de las vivencias. Los hijos moldean su forma de ser con cada experiencia que viven, con cada palabra y acto que presencian. Son un espejo de nosotros mismos.

Se dice que la testosterona en niños hace que éstos sean más propensos a la agresividad, cosa que no tiene porqué ser así. He conocido hijos de amigas que eran más tranquilos que muchas niñas. Estoy segura de que los genes son los que predisponen un carácter más tranquilo o movido, se sea niño o niña, si toca ser un terremoto, se será indiferentemente del sexo.

Yo de pequeña era tela marinera, peor que todos los niños de la clase. No paraba quieta, rompía cosas, me peleaba, etc. El tópico de que las niñas son muy buenas, lo rompí a añicos jajajaja 

Cuando veo las trastadas o el carácter fuerte de mis hijos, le recuerdo a mi marido que los genes también son culpables. Así uno puede empatizar más, recordar su infancia y saber que los genes se pasan de unos a otros y que algunas escenas pueden repetirse en generaciones futuras. 

Despreciar a un ser por su sexo, es despreciar a la humanidad

El desprecio es censurable. A día de hoy es increíble que existan personas que discriminen por el sexo. ¿Qué tiene de malo tener un niño? ¿Qué tiene de malo tener una niña? lo que hará que de tu hijo o hija, veas lo que deseas, será la educación que le des. 

Los niños y las niñas pueden tratar por igual a los padres con cariño, ser amables, tranquilos, colaborar en el hogar, cuidar de sus mayores, ser respetuosos etc. Lo que hace que los niños, el día de mañana no sean como las niñas, en cuanto a lo bueno que se destaca siempre, es porque se les educa diferente.

Durante mucho tiempo se educó a que ser hombre es ser agresivo, peleón, fumar, beber alcohol, tomar drogas, ir de chulo, exponerse a situaciones de riesgo, tener peleas para mostrar la fuerza. Se consideraba que un hombre de verdad, no era cariñoso, ni lloraba, ni pedía perdón, ni mostraba sus sentimientos. Ese tipo de comportamiento horripilante, no es fruto de tener hijos varones, sino de educar de manera errónea.

Sentimos un gran rechazo hacia los niños preocupándonos del futuro, pero seríamos nosotros mismos los responsables de su mal comportamiento. Porque si se les educase en igualdad de valores, los niños no tendrían porqué ser peor que las niñas. Afortunadamente, los tiempos también han cambiado y han hecho que aunque hayan familias aferradas a ese tipo de crianza, la sociedad no permite que confunda más a los niños, haciéndoles pensar que su virilidad se mide según su agresividad. Un hombre agresivo no gusta a nadie, ni a su familia, ni a sus amigos, ni a sus vecinos, ni tampoco a su pareja.

Desde el otro bando, encontramos países que hacen lo contrario, despreciar a las niñas porque las ven inferiores a los niños. Que se tiran de los pelos cada vez que se les anuncia que viene una niña en camino. Que para ellos no tienen ningún valor, y que van teniendo más hijos con la esperanza de que un día llegase un niño, y si nunca llega, envejecen con odio hacia sus hijas. ¿esto es propio de un padre o de un monstruo?

Las mujeres tenemos las mismas habilidades y la misma inteligencia que los hombres, pese a quien le pese, y no me valen esas encuestas, ni esas estadísticas inventadas de que la mujer es menos que un hombre, porque cualquiera puede manipular información. Hay muchos casos de mujeres que superan con creces a muchos hombres. Las mujeres suelen ser juzgadas por su sexo a la hora de ir a trabajar, pero ¡hay muchas empresas locas por dar empleo a mujeres! por mucho que se quiera ocultar, tanto hombres como mujeres, somos indispensables en este planeta.

¿Te has sentido juzgada por tener niños o niñas?

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

2 comentarios:

  1. Un post genial!! El sexo del bebé da igual. Lo importante es que todo vaya bien y si no va bien hay que intentar encajarlo y normalizarlo lo mejor posible por la felicidad del niño. Admito que en mi primer embarazo quería una niña. Cuando me dijeron que era niño todo el mundo casi que me dio el pésame jajaja Yo flipaba, por que, de repente, estaba encantada de tener un niño. Que mas da. Y con el segundo todos me decían que seguro que ahora era niña y se quedaban descolocado cuando les decía que me daba igual, pero que si tenía que elegir quería otro niño. ¡Y fue otro niños! Yo a mis hijos no los cambio por nada del mundo. Por nada :D

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Pues te confieso que con mi primera hija sí que quería una niña para ponerle peinados, lazos vestidos, pero obviamente si hubiera sido niño habría sido igual de feliz porque lo importante es que el bebé esté bien.
    Con el segundo me daba igual, por un lado me apetecía niña por la relación que tenemos mi hermana y yo, pero mi marido tiene una así con su hermana así que me daba igual y fue niño.

    Mi padre quería un niño y nací yo, y siempre me dijo que desde el primer momento supo que no me cambiaría por ningún niño, una cosa es tener una preferencia y otra es conocer a tu hijo o hija, cuando lo ves ya no quieres cambiarlo por nadie, sea cual sea tu preferencia.

    No entiendo a la gente que hace más caso a una niña que a un niño, todos son igual de monos y preciosos, cada uno tiene sus cosas, su simpatía, su ingenio, sus ocurrencias...todos los niños son guapos y simpáticos.

    En mi familia ha habido suerte y a nadie se le ocurrió hacer de menos al niño ni a la niña, supongo que por eso ninguno ha sido celoso, es más, preferían quedarse ellos sin algo y dárselo al hermano o hermana, y cuando uno se caía lloraban los dos. Supongo que si llego a sentir lo que sentiste tú habría cortado el trato, fuiste muy valiente porque no es fácil alejarse de la familia.
    Besos.

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.