Maternidad

Cuidar a un bebé es un trabajo de 24h y dicen que no es para tanto

mayo 08, 2018




Cuando tienes un bebé, decides dedicarte a él para cuidarle, lo haces por amor y con el corazón. El bebé te necesita, es totalmente dependiente y no concibe la vida sin ti. A causa de la lactancia materna, que a día de hoy, la mujer es la única que la proporciona al bebé (no han habido avances para que el hombre también pueda hacerlo), se le entrega toda la sobrecarga a la madre.

Personas desbordantes de empatía (modo ironía on), en lugar de animar u ofrecer su ayuda, te lanzan estas monerías: "¿no querías un bebé? esto es un bebé", "¿qué te pensabas tú que era un bebé?", "qué exagerada", "un bebé sólo llora para mamar, no seas tiquismiquis", "más quisiera yo estar en casa cuidando un bebé", "las jóvenes de estos tiempos se quejan de todo", "tu tatarabuela tuvo 13 hijos y no se derrumbó ni se quejó". 

Cuidar del bebé es hermoso, es un sacrificio tierno, es entregarse con cuerpo y alma por amor... pero también es esclavizarse 24 horas todos los días del año hasta que esa criatura sea autónoma o que algún buensamaritano te ayude para tener ratos libres.
Un bebé no es un muñeco

Por mucho que hayan muñecos muy reales, un bebé nunca será comparable con un muñeco por muy cuqui que sea. Un bebé exige mucho esfuerzo y aunque no es reconocido por el Estado ni por gran parte de la sociedad, cuidar de los hijos es un trabajo. Un trabajo que nunca termina, que no tiene horarios, que no permite descanso, en el que tienes que estar disponible siempre estés bien, cansada o enferma. Ni en las mejores fantasías maternales se termina este trabajo dando el pecho, un biberón, ni poniendo un chupete.

Cuidar al bebé no es estar de vacaciones

Pareciese ante la multitud que cuidar a un bebé es como tomarse unas vacaciones, y ni las mismas vacaciones tan ansiadas en verano, se pueden llegar a disfrutar tanto si tienes un bebé. ¿Acaso mientras se cuida al bebé se disfruta de una experiencia similar a alojarse en las Islas Maldivas? Que yo sepa vacaciones es tomarse un descanso del trabajo, y ni por asomo teniendo a un bebé se puede descansar, es a lo primero que renuncias: dormir cuando lo necesites (no cuando quieras) y a hacer lo que necesites (no lo que quieras).

Una situación donde el estrés y el cansancio te consume, y tu ser huye repentinamente hacia quién sabe dónde hasta que la criatura te deje respirar y ser persona. Dejas de ser tú, para ser la sombra y la cumplidora de todos los deseos del bebé. Por largos tiempos te olvidas del día en el que estás, de cuándo es festivo, de que cambian las estaciones del año y de que existe más mundo a parte de tu casa. Zombi, atontada, mareada, muertadesueño, ojeras panda, y descuidada es un claro signo de unas estupendas vacaciones.

Incomprensión y egoísmo: cuidar al bebé = no hacer nada

Si cuidar a un bebé no requiriera un gran esfuerzo, y básicamente no se hiciese nada, los bebés se podrían criar solos y las madres no necesitarían la baja de maternidad. 

Pero la realidad es que los bebés han de ser cuidados y deberían cuidarse entre muchas personas. Delegar todo el cuidado a una única persona, es muy duro e injusto, todos nos necesitamos y más en momentos como éste. A las mujeres de ahora se nos oye más porque estamos más solas, antiguamente la familia se ayudaba entre sí sin nada a cambio y con mucha alegría, se contaba con el apoyo y el consuelo de los demás. Aún hay familias unidas que son como hay que ser, pero muchas madres criamos en soledad.

Asimismo, queremos visibilizar el esfuerzo, nos quejamos para que se normalice que al menos el padre colabore lo que pueda y no se desentienda, ya que él participó para que este nuevo ser surgiera, pues que actúe en consecuencia como padre. También necesitamos que se empiece a valorar de una vez por todas todo el esfuerzo que la mujer hace para cubrir las necesidades fisiológicas y emocionales del bebé. A los bebés no se les puede dejar tirados en la cuna, ni en el sofá, ni en la alfombra de juegos, no se les puede ignorar esperando a que dejen de llorar por sí mismos, está demostrado científicamente que dejar llorar a un bebé le causa daños neurológicos y mucho estrés. Así que sabiendo esto cualquiera podría hacerse una idea, de lo esclavizador que es dedicarse al cuidado de un bebé sin ayuda.

¿En qué has dedicado el día?

Recibir a la pareja y que descaradamente te tache de irresponsable que no cumple con sus expectativas de madre diez, y que la casa está patas arriba porque malcría o se justifica con que cuida al bebé, es hiriente. 

Muchos hombres necesitarían ser expuestos unos días con el cuidado del bebé, las tareas del hogar y demás responsabilidades para vivir en primera persona todo lo que hace una mujer. Así vería si ese poco o nada de trabajo le desbordaría o si estaría de brazos cruzados todo el santo día. 



También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.