Maternidad

Mi estancia en el hospital tras el parto: 24h o menos

mayo 03, 2018






Algo que nunca pensé de embarazada y a lo que me ví pensativa tras parir, era cuánto tiempo me quedaría hospitalizada después de dar a luz. 

Siempre mis partos fueron naturales, al no haber intervención quirúrgica, se tiene la opción de elegir y al mismo tiempo, no es necesario estar demasiados días.

A mí lo que me incapacitó repetidamente en mis postpartos fue la episiotomía, si no hubiese existido, mi recuperación habría sido más veloz y cómoda. Por ello me gustaba estar en el hospital para evitar levantarme y moverme, cosa que en casa tendría que hacer por mucho dolor que sintiera.

La episiotomía destroza mis postpartos

En el tercer parto tuve menos dolor de episiotomía, pero a diferencia de los otros dos partos, me vi muy demacrada. No podía casi moverme, ni hacer esfuerzos y me faltaba fuerza para coger en brazos a mis otros hijos.

No sé si se debía a la edad, que cuanto más pasa el tiempo, más vulnerable se es a dolores corporales o si es debido a que fue un tercer embarazo seguido y que mi cuerpo no pudo recuperarse bien y lo sufrí al final.

Lo bueno de estar en el hospital

A mí me encanta quedarme hospitalizada, por eso tampoco sería capaz de parir en casa por muy tentador que haya podido ser para mí, ya que tengo a mi alrededor toda la atención y el cuidado necesario de los primeros días postparto. 

Me revisan, me asesoran, si necesito gelocatil para los dolores de entuertos, me lo dan, me hacen masajes si algo me duele mucho, la cama del hospital es cómoda, me traen la comida, limpian la habitación y el lavabo, me cuidan al bebé si me siento muy agotada o desvalida, etc.

En algunos hospitales te dan de comer mejor que muchos restaurantes pero en otros, parece que te quieren poner a dieta nada más parir y dan ganas de pedir una pizza jajaja
Pero duro poco en los hospitales

Aún así, en ninguno de mis tres partos duré más de 24h, hasta no sé si llegué a un día. Me gustaba la comodidad y el servicio, porque en los hospitales son muy amables con las parturientas. Pero yo en los hospitales me agobio. 

De pequeña estuve hospitalizada un año y pico, no sé si es por recordar inconscientemente el pasado, pero odio estar ingresada, incluso el olor a comida y al mismo hospital me produce náuseas (esto me pasa más en el público que es donde estuve de pequeña y me daba asco la comida, sobretodo el puré de patatas).

También me agobia sentir soledad. Me gusta estar acompañada pero no de cualquier persona. Siempre fui a clínicas privadas y quería estar en una habitación sola, así no me estreso si mi bebé llora y molesta a las demás, ni sufro que otros bebés lloren y me impidan el descanso. No tengo que aguantar visitas ajenas, ni charlas entre compañeras de habitación ni demás molestias.

Sufrir soledad en el postparto

Pero me duele que en esos momentos de dificultad para valerme por mi misma, de debilidad, de tener un bebé que hay que dar el pecho, vestirle, cambiar el pañal y mecer, no haya alguien apoyándome y acompañándome. Alguien cercano, querido y de confianza para mí, no las vecinas, ni las chafarderas ni familiares con los que hay poca relación. No quiero ser el cuadro que observen atentamente, que se fijen en si me he manchado, si me he duchado o no, si cuido bien al bebé, etc para soltarme lindezas y ponerme a caldo.

Mi marido que es la persona que más prefiero, en ninguna de las veces pudo estar mucho conmigo debido al trabajo y cada vez que se iba se me partía el corazón. En el tercer embarazo estuvo todo el tiempo y se lo agradecí mucho, para mí fue muy reconfortante que me acompañara todo el rato y que durmiera cerca de mí. Que al despertar siguiera a mi lado y que pudiéramos charlar y que me ayudara cuando hiciese falta.

La televisión no la suelo ver, excepto que den algo interesante, que lo dan por las noches como equipo de investigación, no hay mucha cosa más que me llame la atención. A mí no me sirve y hasta incluso me agobia más. 

En esa época sí tenía smartphone pero no tenía mucho interés. Ya que por haber parido el móvil se me llenaba de mensajes y de responsabilidades, teniendo que responder y hablar con cada una de las personas para que nadie se sientiese mal y como no tenía ganas porque no era el momento adecuado, pues dejaba de lado al móvil.

Para la próxima vez si tengo otro hijo, quizá me quede más tiempo, aunque si mis hijos me hechan mucho de menos posiblemente me vea obligada a irme rápido. Al tener más hijos, una es menos libre de escoger, veremos sobre la marcha.

¿Cuantos días estuvisteis en el hospital?




También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.