Maternidad

¿Qué es mejor parir en invierno o en verano?

mayo 10, 2018





Todos mis embarazos fueron planificados en el momento que estábamos preparados pero nunca me basé en que el parto tuviera lugar en una estación del año específica.

Ahora que lo pienso, lo mejor sería parir en primavera, que es cuando debería hacer un tiempo entre frío y calor, el clima lujoso, vamos. Que entran esas corrientes de aire flojitos que relajan y parece como si alguien te hiciese un masaje. 

Pero tristemente la primavera no existe, al menos yo no la veo de hace muchos años. Pasamos de calor a frío de golpe o hay días intercalados fríocalor pero eso de ponerse ropa de entretiempo y tal, no. 

Ante esto si decidiera elegir tendría que ser entre el verano y el invierno, y justamente he parido en estas dos estaciones, cosas de tener tres peques que te llenas de experiencia.

Parir en verano

Mi hija mediana nació en verano con el calorcico. Personalmente yo sufro más el calor que el frío, estoy hecha para vivir en países congelados pero me tocó nacer aquí donde en verano te asas como un pollo.

En verano el embarazo también se sufre pero no podemos evitarlo porque al ser tan largo y durar nueve meses, tendremos que pasar por verano e invierno. Me afecta más en los sofocos, en el cansancio, en el agobio, en el descanso y en el bienestar en general.

Antes aguantaba mejor el calor pero desde que mi marido me acostumbró al aire acondicionado, el calor se me hace más pesado. Aún así, el aire llega a cansar, facilita resfriados y entaponamientos de nariz, y una echa de menos el aire natural.

Con el calorazo no sabes cómo vestir al recién nacido porque temes que tu sobreprotección le haga cocerse lentamente. Y el aire acondicionado queda descartado aunque se esté en pleno agosto porque el bebé es muy vulnerable a resfriados y a coger frío.

El calor hace que pesen más las piernas, favorece las varices y la retención de líquidos, se suda mucho (lo que deshidrata bastante), cuesta más dormir y es más incómodo moverse con la barriga de embarazada.

Parir en invierno

Mi hijo mayor y mi peque nacieron en invierno cuando helaba y he de decir que parir en invierno no está tan mal. Me gusta porque soy más fan del frío: si siento frío, me tapo y se acabó y si tengo calor aunque te quedes sin nada sigues teniendo calor (las ventajas del frío).

La calefacción nos protege del frío invierno en casa y en el hospital. No hay complicación alguna y si se sale a la calle con abrigarse mucho es suficiente. La parte mala de esta zona costera catalana es que hace mucha humedad, ahora siendo mayo la veo a 77%, la humedad es peor que el frío.

He estado en países nórdicos donde se está a temperaturas bajo cero donde la nieve es la decoración de las calles todos los años (a diferencia de Barcelona donde no nieva nunca y menos donde vivo yo). Y en esos lugares te pones tu bufanda, tus guantes, tu gorro, tapabocas si es necesario, un buen abrigo, ropa que abriga bien, etc y soportas a la perfección esas bajas temperaturas. Pero aquí en Barcelona que pocas veces llegamos a temperaturas bajo cero, te pongas lo que te pongas te entra un frío en los huesos que no puedes evitar.

Se nota que con el paso de los años me hago más sensible con las temperaturas. De todas formas, salir a la calle a pasear te llena de oxigeno y de bienestar. Lo que más valoro es respirar ese aire puro que en verano está ausente. Y si te congelas, corres un ratico o haces una carrera con tus hijos y se te quita el frío en un momento. 

A menos que haga un tiempo malísimo, estoy a favor de salir con el bebé, por temas de cansancio y agobio postparto yo no salía (y la episiotomía me incapacitaba) pero si tuviera otro bebé, me esforzaría en salir, es bueno para todos y quita mucho estrés.

Lo malo del invierno como es evidente es que nos ponemos más enfermos, y el sistema inmunológico tanto de la parturienta como el del recién nacido, no siempre están tan preparados para afrontar la situación.

En mis dos partos en invierno me puse muy enferma, tuve fiebre, un gran resfriado, y junto con el agotamiento del postparto y noches sin dormir no es nada fácil. En mi tercer parto, mi bebé se resfrió también porque creo que lo cogió de mí y pobrecita mi niña que se le entaponó la nariz y no comía, estuvo muchos días en el que no comía y se la veía muy mal. Fue uno de los peores momentos que guardo en mi memoria. 

También puedes resfriarte o coger la gripe en verano (que me pasó una vez de embarazada) pero en invierno se es más propenso y se sufre el triple. 

Quitando esto, se duerme mejor, se está más cómoda, la calefacción no es dañina para el bebé, y de embarazada también se está mejor en todo. La única pega es que si enfermas no puedes tomar muchos medicamentos para evitar daños al feto. 

¿Entonces es buena idea planificar el embarazo para parir en verano o en invierno?

Lo importante es conseguir el embarazo que a veces se retrasa, que el embarazo se desarrolle bien, que tanto el feto como la madre estén bien y que se disfrute cada momento del embarazo. 

En invierno y en verano hay ventajas e inconvenientes, yo tiro más por invierno pese a todo porque el calor me causa muchas molestias que no tienen remedio. 

En verano los días son muy soleados y más largos, y se  coincide con las vacaciones de todos y se tiene más tiempo a los hijos en casa y por ende, menos tranquilidad y descanso.

En invierno, los días son más nublados aunque en Barcelona solemos disfrutar de mucho sol durantr casi todo el año (no todo iba a ser malo), salir por las mañanas y por las tardes es maravilloso. Los días son más cortos y esa oscuridad tan temprana también nos influye en nuestro bienestar. Los hijos van al colegio (a no ser que tengas el bebé en navidad que además de tener a todo quisqui en casa, se tienen que hacer muchas cosas), se tiene más tranquilidad, se descansa mejor, al hacerse antes de noche los hijos duermen antes con más facilidad (en verano le dices a un hijo de dormir pronto y dice que aún no que es de día xD).

¿Sentís alguna preferencia en parir en verano o en invierno?

También te puede interesar

1 comentario:

  1. Mi hijo nació para mí en la mejor época, en marzo, aunque abril o mayo no creo que sean malos meses. En verano estaba embarazada de muy poco así que fue como si no lo estuviera y el crudo invierno lo pasé con barriga pero como estaba sofocada ni me enteré. Fíjate que este invierno que ha sido el más crudo de los últimos años ha sido el que menos frío he pasado. Lo malo es la ropa, que en verano te compras cuatro cosas y ya y en invierno el desembolso es mayor.
    También me parece más fácil salir con un bebé en pleno invierno que en pleno verano, ya que en invierno le abrigas pero en pleno verano con la calor cualquiera sale...
    Besos

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.