Crianza

Organizarse para viajar con niños

junio 28, 2018






Siempre que decidimos viajar, nos ponemos todos acelerados, impacientes y locos de contentos. Pero ¿qué sucede? Que Don-Complicado, es tan perfeccionista que el viaje se suele retrasar mucho más de lo esperado.

Convivir con alguien perfeccionista, exige mucha más paciencia que el criar a niños pequeños. A los niños los moldeas, les enseñas estrategias para no complicarse la vida, pero a un adulto ¿quién le puede corregir? aunque vayamos de que aceptamos sugerencias, tenemos un exceso de ego.

A parte de perder la paciencia como primera condición cuando queremos viajar, luego nos vamos organizando y contamos con los dedos los días que faltan para que empiece la fiesta, que es una fecha muy esperads en todo el año.

Carrito sí o no

Como mis hijos son grandes ya, la peque tiene cuatro años y medio, no necesitamos carritos. Cuando los hijos son bebés nos sirven para evitar el porteo que puede incomodarnos en algunas situaciones y también para las que tienen la espalda mal como servidora, que no se resienta tanto la columna. Pero de más edad, los hijos no soportan el carrito porque necesitan explorar y caminar.  Aunque como se camine mucho y no haya carrito ya podemos vernos con el crío a cuestas.

Los carritos más aconsejables para viajes son los más pequeños que menos abulten. Nunca lleves tu carrito habitual de viaje y más si es caro porque en los aeropuertos pueden perderse o estropearse debido a golpes. 

Cuna de viaje sí o no

Nosotros teníamos cuna de viaje pero no la lleguemos a utilizar nunca al viajar porque es demasiado grande. Nos gusta simplificar las cosas, y si tienes tres hijos y muchos bultos, faltan manos para poder coger todo. 

En casi todos los hoteles ofrecen cunas, algunas gratis y en otros hay que pagar algo de más. Habiendo esta opción nunca tiré por traer una, para nuestra comodidad y facilidad de desplazamiento.

Trona portátil sí o no

Antiguamente había que llevar una trona portátil porque en la sociedad no se pensaba tanto en los hijos de los clientes. La trona más disimulada y cómoda que cabe en el bolso es la de tela evidentemente. 

Aunque hoy en día casi todos los restaurantes tienen tronas para que los peques de la familia coman solos sin que sus padres se agobien con que el hijo se caiga, no llegue al plato etc. 

Y yo en su día lo que hacía era darle de comer en el carrito directamente si no lo hacía en mis piernas. Hay que apañarse siempre ;)

Sillita de coche sí o no

Si vamos en avión, en barco o en avión, no pensamos en llevar sillita. Porque en un principio no será necesario y tampoco podríamos cargar con ella por cualquier sitio como si nada. Pero la sillita nos puede ir bien tenerla para momentos de desplazamiento que no sean en tren ni en metro. Hay unas sillitas de coche que hacen la función de elevadores, recomedadas a partir de 4 años que son plegables y no hacen ese mega multo que no cabe en ningún sitio.


Maleta infantil sí o no

Aunque los padres estamos acostumbrados a optimizar espacio y a poner las cosas de nuestros hijos con las nuestras. A nuestros hijos les hace ilusión tener su propia maleta, de su gusto, sentir que es para él, que es de su tamaño y por ende es capaz de llevarla solo sin ayuda. La maleta infantil más molona del mercado es la Trunki

Llevar juguetes sí o no

Los juguetes siempre son una buena distracción para cuando los hijos tienen que esperar mucho rato y se aburren. Los niños necesitan jugar, es cierto que pueden divertirse con cualquier cosa, pero si no quieres llevarte una sorpresa y encontrártelos jugando con objetos personales que podrían romperse, ofrece alternativas.

Los juegos que son pequeños, son los más adecuados para los viajes. Si tenemos más de un hijo, los juegos que divierten a todos sin necesidad de llevar muchss cosas son los juegos grupales como podrían ser los juegos de mesa. 

Ser muy selectivo al llenar la maleta

Para que no se llene demasiado la maleta y tengamos un disgusto de sobrecarga, hay que saber elegir qué nos llevamos y qué no. No podemos llevarnos la casa entera, ni toda la ropa ni todo lo que solemos utilizar, así que si hace falta con tiempo se anota en un papel lo que se llevará. Se lleva lo justo y necesario sin comerse la cabeza ;)

Repasar los aprendizajes del curso

En el verano repasamos los aprendizajes trabajados en el colegio, mediante materiales y juegos que permiten aprender jugando y divirtiéndose. Nuestros favoritos son los materiales Montessori  que despiertan la curiosidad y permiten que los niños absorban información con todos los sentidos. Los juegos educativos también son la combinación perfecta para que mientras se entretienen nuetros hijos, sigan aprendiendo y reforzando sus aprendizajes. 

Llevar tapones de oídos y reposacabezas

Si vamos en avión los tapones hacen que estar en el avión no sea tan agobiante. Y tanto si se va en avión, como en coche o cualquier otro transporte, llevar un reposacabezas para niño es indispensable. Los niños se suelen quedar dormidos durante el trayecto, y para no ir angustiados cuando el camino es largo, los reposacabezas hacen que la cabeza de los peques quede sujeta y no pasen desgracias.

Bambas con ruedas

Como en la maleta no nos cabe todo, a no ser que fuese un viaje en coche, que tenemos más espacio para guardar hasta bicicletas,  no podemos llevar ningún jugete de exterior grandote. Llevar patines o sino bambas con ruedas que ocupan menos y tienen doble uso es una opción divertida y entretenida.

Dosis de paciencia y de humor

Cuando estás de vacaciones, por muy guay que sea, sigues siendo madre y tus hijos siguen siendo niños, la responsabilidad de seguir educando, de corregir, de ser paciente y de tomarnos todo con calma también nos toca en vacaciones.

En vacaciones pueden haber momentos en el que los niños de tan contentos que están, vengan desatinados, con mucha energía, descontrol y la líen de alguna manera, que entre ellos se peleen o que haya algo chungo de vez en cuando para recordarte que los hijos aún están madurando y creciendo. ¡Tómatelo con humor!


También te puede interesar

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por los consejos, muy útiles.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Yo nunca me he complicado en exceso. También dependía del tipo de vacaciones. Si íbamos en coche en plan apartahotel, como hay lavadora no llevaba exceso de nada. Cuando es en avión o nos fuimos de crucero sí que llevaba más ropa. Los neceseres iban optimizados, gel de baño de litro para toda la familia, colonia fresca para todos para mí una muestra de perfume para un día especial, champú para todos, crema solar para todos...y la higiene dental ya para cada uno.
    Y los juguetes pues depende. Cuando íbamos de apartahotel por España, Francia o Portugal llevábamos cosas de playa como cubos y palas, tablas de snowboard, palas con pelotas, aros, colchonetas...y patines, bici y patinete también nos acompañaban. Además mis padres y mi hermana siempre les regalaban algo para el viaje, puzzles, juegos de viaje, libros de pegatinas o algo así.

    Cuando íbamos de crucero o a otro tipo de viaje pues llevábamos el muñeco preferido de cada uno y algunas cartas o un juego de viaje. Y siempre un libro para leer antes de dormir.

    Y siempre llevaba un botiquín aunque por suerte nunca lo he utilizado, ni las tiritas.
    Besos y muy buenos tips.

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.