Crianza

Viajar con niños sí es buena idea

junio 28, 2018





Viajar es despedirse del hogar, ausentarse un tiempo y tener una experiencia nueva apasionante. La razón número uno de que me guste viajar es por cambiar de ambiente. Desconectar, estar en otro sitio, cambiar de rutinas, es la mejor cura para el ajetreo.

¿Se puede disfrutar del viaje si se va con niños?

Ir en pareja no tiene nada que ver a ir con niños. Los adultos nos ponemos de acuerdo rápido y los intereses son similares, y al ser dos guardamos intimidad en la pareja, lo que hace que la relación pueda incluso reforzarse en los viajes.

Viajar con niños, es otro cantar, hay que tener en cuents la personalidad de cada niño, unos son más exigentes, impulsivos, demandantes que otros. Si son de diferentes edades y más con gran diferencia, las necesidades y los gustos varían muchísimo.

Disfrutar de un viaje con niños, sí se puede

Por mucho que hayamos preferido tener un viaje en pareja antes de que los hijos sean mayores de edad, viajar con los hijos puede ser muy bonito y divertido.

Al ser padres, todo entorno a nuestra vida cambia, y para que podamos seguir disfrutando y ser felices, nos hace falta cambiar nuestra mentalidad, pensar por cada uno de los individuos de casa, ser émpatico, y ¡sacar sl niño que se lleva dentro!

¿A partir de qué edad atreverse a viajar con niños?

Hay preguntas que pueden ser contestadas sin problema, pero cada persona tiene una respuesta distinta, lo que da a entender que no hay una única realidad. 

Basarse en opiniones y en experiencias de otros, nos permite partir de un àngulo y es más cómodo por eso no iniciarse desde la nada, lo que crea inseguridades y miedos. 

Pero es contaproducente. Ni los padres somos todos iguales ni los hijos tampoco, hasta la casualidad o el destino no se presenta de la misma manera para todos. 

En mi caso: con mi hijo mayor no se podía ir de viaje con tranquilidad hasta los cinco años, con mi mediana nunca hubo ningún percance y con la pequeña hasta los tres años.

¿Es lo mismo viajar con niños que con bebés?

El carácter del hijo tiene la respuesta a todas las preguntas peliagudas. Tanto si es un bebé como un niño, dependerá de cómo suele ser él. Lo que está claro que un bebé es más demandante, se tendrá que hacer más pausas, habrá cosas que no se podrán hacer con él,  necesita descanso (es imprescindible un carrito o portabebé), se tendrá que llevar su comida en tupper o prepararlo antes de salir etc.

Cuando es un recién nacido en especial, es mucho más complejo disfrutar del viaje. No conozco a nadie que haya  viajado recién parturienta, porque la mujer no está en condiciones de mucho movimiento y el bebé no deja descansar lo suficiente. Puede haber una situación de estrés y de cansancio máximo. 

Con los niños a partir de un año, es más cómodo porque se van haciendo más independientes, empezarán a caminar, justamente tras esta etapa los hijos finalizan su exterogestación. En el momento que hay más libertad y los hijos son más fáciles de entretener y de adaptar a los cambios, es mucho mejor. Y si no también a partir de los seis meses, que es muy bebé pero hay cambios, se inicia el gateo y puede ser más agradable pensar en viajar.

Los viajes refuerzan los vínculos

En los viajes se pasa todo el tiempo juntos, excepto en algunos casos, en esta temporada no se tienen excusas para no dedicar tiempo a los hijos, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos con los hijos. 

Todos los planes están pensados para que todos lo pasemos bien. Se conocen inquietudes y deseos de todos, se escuchan las propuestas, los hijos sienten que se les presta una atención total, los padres tienen una oportunidad de oro para conectar, para que la relación se refuerce y haya un bonito vínculo.

Beneficios de viajar para los niños

A través del viaje disfrutan de buenos momentos en familia, desarrollan un pensamiento más racional y crítico, y además adquieren nuevos valores y habilidades emocionales y sociales.

Pierden el miedo a lo desconocido, aprenden más sobre culturas diferentes, pueden conocer nuevos idiomas, fomenta su capacidad de adaptación y el salir de la zona de confort.

Fomenta su autonomía, su espíritu aventurero y explorador, su maduración y su capacidsd de reflexión y de decisión. Proporciona experiencias inolvidables, aumenta su curiosidad e interés por aprender cosas nuevas, extraen aprendizajes que le servirán para toda la vida

También te puede interesar

1 comentario:

  1. Nosotros siempre hemos hecho pequeñas escapadas (fines de semana, puentes) con las niñas cuando eran bebés. Y por supuesto, viajes a mi tierra tres veces al año. Pero tomar un avión, con Irene, cuando tenía dos: antes no me atrevía a ir muy lejos. Admiro a algunos extranjeros que se ven viajando con sus bebés.
    Un besito.

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.