Crianza

Cómo evitar que los niños se pierdan

julio 16, 2018


Tener más de un hijo menores de diez años, y atreverte a ir a un sitio lleno de gente, es un reto difícil de superar sin que nadie se pierda, y más si solo hay dos manos y dos ojos adultos.

Por eso, más vale prevenir, y no me voy sola con mis hijos en lugares en los que no me siento que llevo el control de los tres con facilidad. 

Si es necesario, hago un sobreesfuerzo, pero si es por ocio, prefiero que me acompañe otro adulto. Porque mi mente y mis ojos también se cansan y se pueden despistar. 

Seré dramática a más no poder, pero tengo en cuenta nuestra condición: son tres terremotos, son muy movidos, la impulsividad les puede, se asombran y se quedan quietos mirando cosas, se despistan mucho, hacen muchas bromas que les pueden hacer confundirse, y encima yo no tengo carné de conducir y si queremos irnos lejos, el tren me da angustia.

Yo me crié en una ciudad céntrica, y siempre cogía el metro o el autobús, dada la proximidad, nunca sentí necesidad de conducir. Porque además veía sano moverme y utilizar el transporte público para disminuir la contaminación que producen los coches.

Ahora casi ocho años después, mi opinión cambia por estar en otra ciudad completamente distinta y más lejana. Con el coche sentiría más seguridad porque todos se sientan y se quedan quietos con su cinturón y bajamos juntos. 

En el tren (y en el metro) el peligro que me atosiga es que como alguno de nosotros cuatro se despiste y salga rápido sin mirar a los demás, se queda en esa parada y luego para volver atrás se tarda mucho. Y hay más riesgo de que algún depravado se fije en los peques. ¡Qué seguro sería el mundo sin pederastas!

Algunas veces uno de los peques se nos perdió, la verdad que han sido dos o tres veces contadas en todos estos años, porque yo me esfuerzo a tope para que mis ojos no se desvíen y se queden fijos en los tres. No pienso en nada más que en vigilarles y al caminar nos damos las manos, el tercero coge la mano de uno de sus hermanos (porque las madres todavía tenemos solamente dos manos xD).

El susto que te pegas cuando descubres que te has dejado el hijo en algún sitio, te vienen a la mente todo tipo de imágenes, y te da pavor que alguien con malas intenciones se lo haya llevado. Aunque sean dos segundos, siento pinchazos en el corazón y mi mente se encoge y solo piensa en donde podría estar basándose en el recorrido que hemos hecho, tratando de recordar las personas que hubieron en nuestro alrededor y los posibles movimientos o sitios donde podría haber ido alguno de nuestros hijos.

Afortunadamente mis hijos preguntaban, y también hubo gente con buen corazón que les ayudaba a encontrarnos. Lo bueno que tienen los parques de centros comerciales aunque estén en la terraza, es que normalmente está el cuerpo de seguridad que si ve un niño que se pierde, le ayuda a encontrar a sus padres. Aún así, hay que tener mucho más cuidado y contar con tips para salir a la calle con los hijos sin miedo.

Antes de salir

  • Poner pulseras identificativas en las muñecas donde ponga el nombre y apellidos del peque, la dirección de su casa, el número de móvil de alguno de los padres. Es lo más cómodo por si el niño por el susto de verse solo se olvida de la información o por si es demasiado pequeño y no se lo sabe de memoria.
  • Vestir con ropa con colores o detalles muy distintivos. Las diademas o gorras también ayudan a poder vigilarles bien y diferenciarles de los demás niños más rápido. Si fuese de noche, las coletas y diademas fluorescentes y las bambas con luces serían el top.  
  • Arnés de seguridad de muñeca muñeca o el pack de arnés de muñeca y el del cuerpo que es para bebés. Parecerá algo muy exagerado pero en ciertos sitios iría bien para que no pase una desgracia (lo veo para momentos concretos más que para uso diario).
  • Dispositivo localizador que se tiene que colocar en el niño para localizarle desde el móvil, es sencillo y barato, el problema es que tiene que tenerlo guardado en un bolsillo sino se le caerá.
  •  Reloj gps con el que además de localizarle cómodamente desde el móvil, también puede hacer y recibir llamadas y mensajes a quien esté configurado. Ojo cuidao con los relojes de Amazon porque tienen malas reseñas, mejor comprarlo de una web española con buena reputación y con garantía. 
  • Pulsera gps barata, sencilla, sin necesidad de instalar aplicación y es sumergible, así que perfecta para el verano. Funciona con QR y se pueden configurar otras informaciones como el grupo sanguíneo o las alergias del hijo.
  • Enseñar a los hijos la información básica para que puedan volver: que sepa su nombre y apellidos, y también los de sus padres, que se aprenda su domicilio, y que sepa al menos un número de móvil (del padre o de la madre). 
  • Anticiparse a los sustos: planear en familia, qué hacer si uno de ellos se pierde. Simular una situación así para mentalizar y preparar a los niños. Eso evitará que se bloqueen si les pasase.
  • La actitud que deben adquirir: si se pierde el niño ha de saber cómo actuar. Si se ve solo tiene que tranquilizarse, respirar hondo, acudir a algún adulto y si es policia mejor que esté por allí. Le ha de explicar que estaba con sus padres y que se perdió, y que si podría ayudarle. A continuación le proporciona los datos personales anteriormente dichos. 
  • Advertir de los pederastas: la pesadilla de toda madre, en el parque y en cualquier sitio lleno de niños, es que un perturbado engatuse a alguno de nuestros hijos. Los niños tienen mucha inocencia y piensan bien de todo el mundo. Es necesario que los niños no se fíen de cualquiera, que tengan cautela. Aunque el adulto ayudase a encontrar a los padres, no hay que irse nunca a solas con desconocidos, fuera de sitios alejándose de la gente por si acaso. Ese adulto debería llamar a la policia para que fueran ellos los que se hiciesen cargo  y así el niño estuviera seguro. 
  • Enseñar a los hijos a que se fijen en los caminos: cuando son más grandes, es bueno que memoricen cómo volver a casa, o donde acudir en caso de necesidad (donde está la comisaría o la casa de un familiar o amigo).  Que lleve dinero encima para coger el autobús o el metro (siempre que tenga la edad mínima y sepa llegar).
Crear consciencia del peligro

Tampoco hemos de hacer que cojan fobia, pero los hijos han de saber los peligros que existen para que entiendan nuestra preocupación como padres y para que ellos mismos se cuiden en momentos que nosotros no estemos presentes. 

Han de ser conscientes de que no todo el mundo es de fiar, que hay gente que es mala, esto no justifica prejuzgar a todo aquel con quien nos crucemos por el camino, pero el tener cuidado, no ir solos en callejones, calles solitarias, no ir a ningún sitio con desconocidos, no creerse con buena fe invitaciones, ayudas o información falsa de desconocidos (tipo: tus padres me dijeron que viniera a buscarte). 

Desde que mis hijos saben el por qué nosotros como padres nos inquietamos tanto y sufrimos cuando se van lejos, se pierden o no dan importancia a respetar la zona de donde no pueden salir, ahora se comprometen de corazón. Ellos necesitan entender, quieren saber la razón de que la calle no sea tan segura. Si no fuese por unos cuantos, perderse en la calle no sería más que regresar en unas horas, de una manera u otra pero como la realidad no es tan bonita, es imprescindible tomar precauciones. 

¿Qué hacéis para que los hijos no se pierdan?

También te puede interesar

1 comentario:

  1. No lo había pensado pero tienes razón. Ahora como no se mueve ni de la silla ni me lo había planteado pero es un problema.

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.