Crianza

Fumar en espacios abiertos y los niños

julio 15, 2018



En España dimos un paso gigante al prohibir fumar en espacios cerrados, y afortunadamente la gente lo respeta, y por fin se puede respirar sin molestias. Hay quienes lo respetan y hay quienes no, y nosotros procuramos ir donde sí se respete.

Pero lo que a mí me molesta una pasada, son los espacios abiertos en los que sí está permitido y no se recapacita bien. Evidentemente en una cafetería o restaurante, preferiremos sentarnos dentro que en la terraza para evitar esta incomodidad.

Humo a punta pala

A veces no hay sitio dentro o no tienen aire acondicionado y en verano te asas,  y te ves obligado a estar fuera. Con que haya uno que fume te tienes que atragantar la comida, que se te quiten las ganas de comer, que respires incómodo y que te pongas de mala leche por la molestia que tienes que soportar hasta que esa persona se levante de la mesa.

La gota que colma el vaso es que cuando vas al parque y ves a una cola de padres fumando cigarrillo tras cigarillo en frente o al lado de niños pequeños de todas las edades desde bebés hasta los 12 años, y éstos niños están siendo perjudicados por el humo que habita en el aire.

Ganas no me faltarían para llamar la atención y recordar que hay niños presentes, y que si no les importa perjudicar a sus hijos, los demás padres sí nos preocupamos por la salud de nuestros hijos. 

Impotencia

Pero claro, como se le ocurra a un fumador pasivo hablar, será etiquetado de amargado de la vida que crítica por envidia o por aburrimiento y que no merece que se le escuche. O que si se ha topado con la Iglesia o que si parece que aún quedan franquistas, y bueno me sorprende que los buenos hábitos y los buenos valores se asocien con ser digno de burla, con lo malo o que siempre se refieran a ellos como las enseñanzas religiosas del catolicismo cuando científicamente está comprobado que lo dañino es dañino y encontramos los porqués detallados. 

El Estado no respalda lo suficiente a los fumadores pasivos y estamos muy desprotegidos. Decir a alguien que no fume, por mucha cortesía y educación que se utilice, es recibido como poco más que ridiculo, y como coincidas con un chulo, se te puede poner agresivo y todo. Un adulto no consiente que nadie le diga lo que tiene que hacer y si no se tratase de un policía, no tiene valor el argumento de los demás.

Personalmente me daría vergüenza fumar cerca de niños, que no tienen la culpa de que hayan adultos con necesidades tóxicas, y que porque ellos quieran fumar, todos tenemos que aguantarnos con las consecuencias. 

Porque claro, lo peor es que se daña a niños que están en pleno desarrollo y que son más frágiles pero también estamos los adultos que no fumamos pero tenemos que tragarnos el humo de los demás. Habría que ver cuánto me ha dañado el tabaco siendo fumadora pasiva durante toda mi vida...

Sí, mis padres no tenían pudor alguno en fumar delante de mí y sólo empezaron a fumar respetándome un poco más dejando distancia, cuando llegaba a enfadarme y a molestarme siendo adolescente porque me agobiaba el humo. 

Menos mal que no nací en la época en la que los padres daban cigarrillos a sus hijos, tomándose a cachondeo la crianza, pero un niño no debería sufrir los perjuicios del tabaco por culpa de los demás.

El problema se solucionaría si se tratase de raíz 

Volviendo al tema, esto ocurre por la hipocresía, el tabaco es una droga más, aunque no pertenezca al grupo de las drogas duras, pertenece a la familia de las adicciones. ¿Se evita su prohibición de venta y consumición solamente por los beneficios económicos que supone?

Porque oiga, que yo sepa las drogas deberían estar prohibidas en su totalidad, ya que suponen un peligro para la salud pública. Y no tiene sentido permitir unas y prohibir otras. 

Yo no me callo cuando tengo que hablar, es más por mi marido que me da un pellisco para que no me atreva y se líe. Pero además yo no me animo a hablar en la mayoría de las veces porque el problema de fondo es el causante y por más que hable o que me pelee, no tendrá fin.

En una sociedad, o mejor dicho, en un mundo, donde las drogas son muy publicitadas, se insta a consumir, y si algunos anuncios fueron prohibidos, ya tenemos películas de dos horas de duración que transcienden más y que impulsan en la consumición de cualquier droga por muy dañina que sea. Además la promocionan como cool, divertida, moderna, indispensable, y “que no es para tanto”. 






¿Qué es el tabaco?

No estamos completamente seguros de qué contiene el tabaco, siendo uno de los pocos productos no regulados. Los alimentos deben llevar una lista de ingredientes, la ropa lleva etiquetas de composición, los aparatos eléctricos han de estar homologados…Pero el tabaco no está sometido a ningún tipo de regulación.
Por eso, para saber los componentes del cigarro, tenemos que acudir a lo que entidades gubernamentales, españolas o extranjeras, o bien laboratorios de investigación, han encontrado en los cigarrillos. Esto es lo que contiene el tabaco o las partes del cigarro:
  • Amoniaco: Componente del cigarrillo y de productos de limpieza
  • Arsénico: Veneno contenido en raticidas
  • Butano: Combustible doméstico y también componente del cigarro
  • Cianuro: Empleado en la cámara de gas
  • Formaldehído: Conservante
  • Azúcar: Aditivo que refuerza el efecto de la nicotina.
  • Metano: Combustible utilizado en cohetes espaciales y también componente del cigarrillo
  • Cadmio: Presente en baterías
  • Monóxido de carbono: Presente en los humos de escape de los coches
  • Monóxido de carbono: Es el mismo gas que sale del escape de un automóvil o de una caldera defectuosa. Es incoloro e indoloro. En concentraciones altas es mortal y en dosis bajas dificulta la oxigenación de las células, ya que bloquea la hemoglobina y desactiva los hematíes, las cuales ya no pueden trasladar el oxígeno durante largos períodos de tiempo. El cuerpo humano es capaz de eliminar rápidamente una gran cantidad de monóxido de carbono, por lo que la mayoría de las personas se sienten con más fuerza y energía al poco tiempo de dejar de fumar tabaco.
  • Alquitrán: Es la sustancia oscura y pegajosa encargada de llevar la nicotina y demás productos químicos de el tabaco hasta nuestros pulmones. Podríamos decir que es el vehículo en el cual todos los venenos presentes en el cigarrillo, viajan hacia nuestro torrente sanguíneo.
  • Benzeno, Radón y demás basura: productos químicos que nunca querríamos que estuviesen en nuestra casa, ya que causan cáncer. Está prohibido utilizarlos como componentes de artículos de uso doméstico: imaginemos el efecto conseguido inhalándolos.
  • Nicotina: Es uno de los ingredientes más peligrosos de los cigarrillos. Es el responsable de que el tabaco sea tan adictivo. Los estudios científicos han demostrado que la nicotina presente en el tabaco crea la misma adicción que la heroína o la cocaína.



No fumes, que ya fumo yo por ti

Lo que es perjudicial lo es, y me da igual que haya quienes digan que hay cosas peores, que es una droga floja o que es legal y no pasa nada. La ley mira sus beneficios, que algo sea legal no significa que sea inocuo. 

Quien fume, no es problema mío, nunca me he metido porque somos grandecitos como para saber distinguir, reflexionar y buscar información. Nunca diré a nadie que no tiene que fumar, pero a mí que nadie me afecte con sus vicios, y mucho menos a mis hijos. 

¿Te has sentido molestada por el humo de fumadores?

También te puede interesar

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo al 100%
    Cuánta razón...
    Yo también callo muchas veces por la misma razón. No voy a cambiar el mundo enfrentándose persona a persona, uno a uno. Y me arriesgo a topar, como bien dices, con un/una chul@ y te pueda arruinar el día cómo mínimo...
    Es un tema complicado, los intereses vencen a la salud por desgracia.
    Muy buen post.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.