Crianza

La rutina de los niños en verano: con las vacaciones llega el desmadre

julio 11, 2018




Los niños necesitan las rutinas, y los adultos también, hay veces que necesitaremos cambiar de rumbo para que no se nos haga monótona nuestra vida pero los hábitos diarios antes de irse a dormir también nos afectan.

Si estamos en nuestra casa, se hace sencillo seguir unas rutinas bàsicas y típicas, pero como vayamos a pasar el día en no sé dónde, estemos de sarao en el quinto pino o viajemos ¡ya la hemos liao! 

Volvemos tarde, cenamos tarde, y si el padre tiene trabajos que le hacen retrasarse continuamente y que hagamos todo con retraso debido a sus responsabilidades como autónomo (que el hombre siempre está de trabajo hasta las cejas y no descansa ni en verano), es una barbaridad el cambio que irrumpe en nuestras vidas.

Yo siempre he envidiado el horario suizo, el país está programado para dormir pronto y levantarse pronto, todos los ciudadanos se ven envueltos en ese horario tan distinto al horario disparatado de España. Para que veamos que en otros países europeos hay más calidad de vida en todos los niveles.

Aunque costase dormir pronto, terminarías acostumbrándote, y la gente que mantiene ese horario todo el año no sufre en verano si se desmadra, pero si durante todo el año duerme mal y en verano peor, se hace un suplicio.

Consejillos que tenemos que apuntar para que no se nos olviden este verano (ni ningún otro):

  • Que los peques sigan cumpliendo con responsabilidades hogareñas: ejercicios de vida práctica que hagan que colaboren con las tareas domésticas.
  • Ser flexible con el horario pero sin pasarse: no tenemos que seguir a raja tabla el horario prefijado pero tampoco hagamos que sea muy distinto ni que esto ocurra siempre. Los peques han de dormir las horas necesarias, comer lo habitual y seguir con los hábitos familiares.
  • Hacer los deberes de verano y repasar lo aprendido: yo no soy muy pro de deberes, pero si mis hijos van a un colegio tradicional, no puedo pedir mucho. Entonces ellos hacen sus deberes, los tres tienen, unos los hacen solos y les encanta y a otros no tanto y hay que estar un poco encima. 
  • Estructurar el tiempo libre: para que los peques no se pasen todo el día con la tele o con videojuegos. Propiciar un ambiente de jugo dirigido y juego libre. Los juguetes de verano y las colchonetas son clave para disfrutar del mar y de la arena.
Desmadres, los justos

Si los padres tenemos tanto trabajo que salimos a las tantas de casa para ir al parque o a cenar, muchas veces será mejor no salir ese día y esperar otro momento en el que salir a una hora decente.

Si estamos de juerga fuera de casa y se avista una cena en la madrugada, es mejor intentar cenar antes aunque se adelante mucho para que no se duerma tan tarde.

En verano los hijos se sienten asilvestrados, ya no van al cole en el que están ocho horas (como si de un trabajador  adulto se tratase), no tienen por qué madrugar, tienen un tiempo libre enorme que manejan a su antojo, tienen horas y horas para jugar locamente.

Que si van a la playa por la mañana, por el mediodía al parque, por la tarde a un museo, cada dos por tres hay un plan nuevo, se cambia de actividad, se pueden cambiar los planes en el último momento, no hay rigidez en las decisiones, somos todos más libres y dueños de nuestro tiempo.

Les atraerá liarla para no dormir pronto, se alegrarán de que es un día más sin tener que ir al cole, te dicen que si no aprovechan dentro de poco se acaba el verano, pero los límites para mantener más o menos una rutina o una señora rutina, son meganecesarios porque:

  • Dan confianza al peque: si no saben lo que tienen que hacer y lo que no, se estresan y agobian, y pierden confianza en sí mismos.
  • Le relaja: pone en orden su mente y le ayuda a mantener una rutina, esencial para combatir el estrés
  • Evita peligros: si está en un entorno que conoce menos, se tendrá que ser un pelín más estricto en las normas relativas a su seguridad.
  • Mantiene un buen ambiente: rebaja los niveles de estrés y no se tiene que pelear con los hijos.
Cómo conseguir que los hijos se duerman pronto aunque sea verano

  • Cansándoles: que naden, jueguen y se diviertan al aire libre porque les agota y les relaja, lo  que propicia el sueño nocturno.
  • Ducharles: relaja y adentra en el sueño.
  • Darles una cena ligera: sin hincharlos y sin dejarlos con hambre. 
  • Comodidad: colchones y sábanas suaves y transpirables. 
  • Crear oscuridad: bajar persianas, apagar la luz o dejar una luz tenue con una bombilla floja o con una vela para relajarse.
  • Cero pantallas antes de dormir: las pantallas les sobreestimulan y alteran y dificultan su sueño.

También te puede interesar

1 comentario:

  1. Coincido con tus planteamientos y me han gustado mucho. Soy una persona de rutinas y necesito tenerlas incluso en vacaciones: son rutinas diferentes, más orientadas al ocio y al descanso, pero son rutinas. Así que lo hago igual con mis niñas.
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.