Crianza

Cómo proteger a los niños del sol

julio 31, 2018


En verano hace mucha calor, sabemos cómo resfrescarnos, prevenir ahogos, utilizar flotadores y manguitos  de calidad que no sean hinchables, ¿pero qué falta más? ¿Hemos terminado o aún queda algo? Nos falta saber proteger a los niños del sol.

La exposición al sol es beneficiosa para todos porque estimula la síntesis de vitamina D, favorece la circulación sanguínea y actúa como tratamiento para algunos problemas de piel. Sin embargo, una sobreexposición que pasamos al sire libre en verano puede ocasionar problemas para la piel.

Si no protegemos la piel del sol, a parte de quemarnos también, el exponernos demasiado en el sol puede provocar manchas, arrugas, cataratas y cáncer cutáneo, en especial a nuestros hijos. Si los peques tienen los ojos claros o la piel clara, hemos de ponerles lociones fotoprotectores con un factor mayor de 15.

La aparición del cáncer de piel se relaciona, pues, con la exposición a los rayos solares durante períodos de tiempo largos y con exposiciones intermitentes e intensa.

Recomendaciones 

  • No hemos de exponer nunca directamente al sol a los niños de menos de un año ni han de utilizsrse fotoprotectores con ellos. Hasta los tres años la capacidad de respuesta de la piel, no está bien definida, y ha de ser limitada.
  • Se ha de evitar exponerse al sol en las horas centrales del día (entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde). 
  • La sombra es la mejor protección. Hay que resguardarse de los rayos del sol bajo la sombrilla o árboles, aunque la proteccio no es completa porque en superficies de agua, arena, nieve y hierba se reflejan las radiaciones solares, y se recomiendan piscinas en forma de iglú o  tienda de campaña para dejar más protegidos a los bebés.
  • Se ha de proteger el cuerpo del peque con ropa adecuada y sombrero. En los más chiquititos, el uso de gorra,  gafas de sol, pantalones y camiseta es imprescindible al menos hasta los tres años. Los bañadores con manga que tienen protección de los rayos uva son ideales.

Acerca de la ropa: los colores oscuros protegen más que los claros, así como el algodón, la viscosa, el rayón y el lino protegen menos que el nailon, la lana, la seda y el poliéster. El sombrero de ala ancha hará sombra en la cara y cuello.

Respecto a las gafas: son necesarias para evitar daños oculares. Han de tener una protección 100% frente a los rayos UV y estar homologadas por la Unión Europea. 

  • Utilizar un fotoprotector para niños que sea resistente al agua, al sudor, y a los roces, siempre de SPF superior a 50 y con el símbolo, aplicándose cada dos horas y tras bañarse. Para menores de tres años se deben escoger fotoprotectores de bebés. Ha de aplicarse solo en las zonas del cuerpo que estén expuestas al sol.
  • Mantener hidratados a los churrumbeles durante la exposición al sol, dándoles mucha agua y fruta.
  • No solo tenemos que protegernos del sol en verano, sino durante todo el año. Las medidas de peotrcxio del sol deben tomarse sunque esté nublado o haga viento. 
  • No aplicar perfumes ni colonias con alcohol al exponer al peque al sol porque pueden resultar fotosensibilizantes.

También te puede interesar

1 comentario:

  1. ¡Hola!
    Yo siempre he tenido mucho cuidado con el sol, ya mi madre lo tenía cuando yo era pequeña y esos hábitos se "heredan", especialmente para mis hijos porque debo confesar que para mí, de jovencita sí que hice alguna tontería para ponerme morena rápido.
    Lo único que no hacía ni hago, tal vez por donde vivo, es lo de las horas centrales, siempre hemos comido al aire libre a menudo y hemos pasado esas horas fuera, con gorras, crema y demás, claro.
    Muy feliz miércoles.

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.