Ejemplos: 4 situaciones en las que educar sin violencia


4 situaciones para mostrar ejemplos de cómo educar a los niños sin violencia, según la pequeña obra de Anne Van Strappen y Catherine Blondiau, Cuaderno de ejercicios de Comunicación no-violenta con los niños.

¿Cómo permanecer tranquilo ante un niño que se niega a cooperar?

Es importante crear un clima de confianza con los niños, que les lleve a comunicar sus estados de ánimo en lugar de actuar con éstos.

El objetivo de la comunicación no-violenta es favorecer la conexión y la armonía. Un niño que rechaza cooperar es un ser humano con emociones dolorosas y con necesidades no-satisfechas.
La comunicación no-violenta puede ayudarnos a permanecer tranquilos ante un niño que se niega a cooperar, a través de:

  •          La auto empatía: hacer una pausa, respirar, escuchar nuestras propias emociones que nos alertan de necesidades insatisfechas, ser consciente de los elementos de la historia personal que guían de manera inconsciente las reacciones excesivas.
  •          La afirmación: Imponerse para nuestras necesidades pero no contra el niño.        
  •      La empatía: acoger lo vivido y señalar con el dedo las necesidades del niño, estar preparado para ofrecerle lo que necesita.
  •       La apreciación positiva: decir gracias cuando se siente gratitud, señalar los momentos agradables, recordar los logros, y los comportamientos que respondían a las expectativas del pasado.


Cuando veis la belleza en el otro, ésta aumenta.

¿Qué hacer con un niño que miente?

Seguir viendo la belleza en el niño que miente, permite concentrarse en las emociones que siente y que son legitimas para él. Sus emociones alertan en sus necesidades no satisfechas que le conducen a actuar así.

Tomar consciencia de la rapidez de nuestros juicios y detenerlos, vinculándonos a los sentimientos/necesidades del niño ya modifica el ambiente, aunque no se pronuncie ni una palabra…

¿Qué hacer cuando un niño no quiere hablar?

No hablar, es una forma de comunicación: no se puede comunicar.

El hecho de no hablar es probablemente el síntoma de emociones dolorosas y de necesidades insatisfechas, ¿necesidad de protegerse? ¿necesidad de estar en confianza? ¿necesidad de conocerse mejor?

Nombrar las emociones y las necesidades en voz alta que siente el niño puede ayudarle a abrirse. La manera de lograrlo reside en el hecho de preguntar, proponer sin imponer: ¿te sientes…? ¿creo que estas…?

¿Qué hacer cuando un niño perturba la calma?

Aún seguimos necesitando empatía y comprensión de las emociones y de las necesidades del comportamiento del niño perturbador, lo que permitirá apaciguar los conflictos.

Un niño que se comporta mal no necesita estar separado de los miembros de su familia ni de su clase. Él necesita ser parado, y que se le indique otra dirección: “Nunca te dejaré pegar/insultar/romper/hacer daño/perturbar la clase. Puedes decir las cosas con palabras, di cómo te sientes y qué necesitas."

Un niño que se comporta mal tiene más necesidad de contacto con un adulto que se preocupe por él, que muestre empatía, que puede ayudarle a reconocer sus emociones y que le ayude a encontrar mejores soluciones para expresarse.

Tener un espacio para la mesa de la paz permite apartar al niño que no respeta la necesidad de calma de los demás sin excluirle ni aislarle.

Se podrá proceder en varias etapas:

  1.           Ofrecer empatía: “Entiendo tu necesidad de descargar tu energía, las clases son largas  y estás cansado, y sabes que por mi parte, necesito tranquilidad para enseñar."
  2.           Proponer una solución que convenga a todos: “Tengo la impresión de que necesitas tiempo para tranquilizarte. ¿Te iría bien ir a la mesa de la paz? Si quieres, puedo llevarte/acompañarte."


Si te ha gustado y te ha servido, compártelo, no te olvides y sígueme en Facebook y en Instagram :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Los nins, la gran musa del juego libre




Siempre se supo que habían muchas formas de jugar, pero con el auge que va habiendo de juguetes de juego libre, nos vamos adentrando a pasos agigantados a lo que realmente es el juego libre. La gente necesitaba tener esa información y todos estos juguetes a su disposición. Pese a que algunas cosas puedan ser de utilidad, las típicas tiendas de juguetes más conocidas que salen en televisión, van perdiendo adeptos por predominar el material de plástico y por tirar por juguetes definidos que hacen mucho por el niño y le dejan poca cosa para inventar.



Los materiales naturales son la base del juego natural y tan necesario para los niños, en los tiempos que corren. Tienen que experimentar, jugar de manera autónoma sin instrucciones ni indicaciones por parte de nadie, tan solo sugerencias, si nos las piden, pero no hemos de hacer nuestro el juego ni arrebatarles el protagonismo. Por falta de estimulación, a veces los niños tienen ciertas dificultades en inspirarse con materiales de este tipo, porque están acostumbrados a tener que ser dirigidos y a tener que seguir unas pautas. Pero se empieza exponiéndoles a ello y utilizando nosotras el juguete para que vean qué se puede hacer con ellos para despertar su interés y su curiosidad de manera indirecta.


Personalmente, los nins, son para mí, los personajes imprescindibles y la gran musa del juego libre. Solamente observando la caja donde vienen, ya es una grata sorpresa, la caja tiene el logo de Grapat que es preciosa, deseando un feliz juego (feliç joc, en catalán) e incluye una bolsa de tela para guardar todo delicadamente Se recomiendan a partir del año, como su tamaño es grande, no hay riesgo de atragandamiento. Aunque la marca Grimms ya tiene sus propios "amigos arcoiris", tal y como los llama, y son muy similares, los de Grapat me parecen más especiales. Y no es de extrañar, ya que éstos son artesanos, hechos a mano con mucho mimo, tienen olor a cera, el tipo de tinte y las líneas de la madera, están intactas, lo que a la vista da una sensación más natural y hermosa.


La madera utilizada es de haya y de abedul, proveniente de bosques sostenibles. Es robusta, blanda y dura, cálida y suena bien. Los tintes son base de agua no tóxicos, que cumplen la normativa europea de la seguridad del juguete. El hecho de que se emplee tinte en lugar de pintura acrílica, permite un tacto y un contacto directo con la magia de la madera. También tiene la ventaja de que al jugar si se caen los nins, no salta el color, ya que el color penetra muy adentro. Puede ocurrir que por un exceso de pigmentos, si entra en contacto con la saliva, se pierda un poco de color, pero no son tóxicas por lo que no hay nada alarmante que deba preocuparnos.


Como es muy común en los juguetes Waldorf, los muñecos no tienen rostro o no está demasiado marcado. En estos en particular, me gusta mucho e incluso lo veo de estilo minimalista que queda bien hasta para decorar la casa o para presentaciones de fotos. Acertar con el rostro perfecto para cierto tipo de muñecos, acorde a su tamaño y a su estilo, es dificil, muchas veces los ojos, la nariz y la boca no quedan tan bien como deberían. La ausencia de éste, da una opción nueva en la que los niños escogen cómo quieren que sea, de que colores y si sonríen, lloran o si están tristes. 


Los nins, pueden ser padres, niños, bebés, abuelos, tíos, mujeres, hombres, hadas, gnomos, como no están definidos, el niño al jugar elige cómo será el personaje, y esto a parte de ser excelente para la imaginación, también enriquece el juego. Son de diferentes colores, muy vivos, muy alegres que despiertan sentimientos, y los cuales a veces podemos llegar a relacionar con las emociones. Se puede jugar a todo tipo de juegos y de historias que los niños se monten. Los hemos utilizado también en casa de muñecas, en parking de coches, en la casa de cerraduras, con las piezas de construcción de madera, y encaja en cualquier otro juguete que tengamos por casa.


Como le leí decir a Casiana de joguines grapat, lo de "menos es más", en este caso es al contrario, cuantas más piezas y más accesorios tengas para complementar tu juego, es mucho mejor :) Podéis contar con los cuencos y las bolas o con los 18 carretes. Los que nosotros tenemos son los 6 nins que incluyen 6 mates y 6 monedas de Parentalis, hay dos packs con anillas y con más monedas, nins anillas y monedas y los nins Carla que vienen con anillas y monedas también pero en éste último hay seis nins más y muchas más anillas y monedas, los colores son los del arcoiris como no podía ser de otra manera y el de Carla tiene otros tonos más. Con ellos se apila, se construye, se quita, se pone, se combina, se trasvasa arena o legumbres, flores, objetos pequeños (siempre que sea con supervisión si son muy pequeños). Y si no también hay un pack de 12 nins solitos para que les hagáis compañía :D

Mencionaros, que Parentalis a parte de tener una excelente selección de juguetes de gran calidad,  es un proyecto impulsado por Suara, empresa cooperativa que tiene como misión transformar el entorno social y la realidad de las personas mediante servicios de calidad arraigados en el territorio que promuevan su bienestar y su crecimiento. Con más de 3000 profesionales, en Suara damos respuesta a las necesidades de atención, apoyo, asistencia, y educación de niños y jóvenes; de familias; de personas que requieren algún tipo de apoyo para ser más autónomas, de personas que quieren entrar en el mercado laboral o que tienen como objetivo mejorar profesionalmente; de personas que necesitan apoyo ante situaciones de crisis.



En la metodología Waldorf, se dedica un rinconcito para la estación del año, nosotros como estamos haciendo muchos cambios en casa, no tenemos casi nada permanente, pero hemos tenido esta idea de rincón de primavera, junto con el arcoíris de Grimms, una mariposa, los nins y las florecitas dentro de los mates como floreros. 


Con los nins también se hacen los mini mundos, porque al fin y al cabo, son personitas que necesitan su ambiente pequeñito, y como son de madera, lo estupendo es que esté creado con ambientes naturales y sensoriales, haciendo que sea accesible y del tamaño de los peques. Nosotros hemos utilizado la arena mágica de color rosa, su color es impresionante y destaca mucho a todos los componentes. Se pueden hacer formas sin que se tenga que mojar y al tacto es terapéutico, relaja, hace sentirse bien, produce buena sensación. 

Hemos cogido unas ramas del patio con hojas, para hacer que habían dos árboles, y hemos ido jugando, había un ladrillo roto como sofá-cama-banco para los nins que nos ha encantado. Los mates nos ha servido como cubos para llenarlos de tesoros, y para hacer castillos de arena. A los peques les ha gustado mucho la idea de que ellos sean los que busquen elementos naturales para crear su mundillo, así que tenemos muchas más aventuras nuevas planeadas para los nins, sin duda no se aburrirán :)


Si te ha gustado y te ha servido, compártelo, no te olvides y sígueme en Facebook y en Instagram :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Juegos para canalizar la agresividad de los niños


Favorecer el juego como alternativa a los comportamientos agresivos de los niños de 1 a 6 años

Sylvie Boucier escribió en su libro La agresividad en el niño de 0 a 5 años

Pedir a un niño que se quede inmóvil y que se porte bien, es negar su necesidad de actividad motriz y exutoria que le es necesaria. Es olvidar al niño para responder a la necesidad de tranquilidad de los adultos. La educación consiste en canalizar esta energía hacia actividades o gestos aceptables. El juego puede ser aplicado al servicio del desarrollo de habilidades sociales, se orientan las acciones de los niños hacia acciones lúdicas que permiten satisfacer sus necesidades e impulsos de manera aceptable. 

El juego será entonces una ocasión de moldear la agresividad, de moderar la impetú motor y dominar el gesto. Movilizar positivamente la energía del niño es posible. 

A los 1-2 años 

Los niños en esta edad deben encontrar satisfacción en los juegos de exploración (trasvasar, tocar, observar, manipular) y los juegos motores (saltar, correr, tirar, lanzar). 

A los 3-6 años 

Los niños de 3 a 6 años ejercen sus pequeños y grandes músculos en los mimos tipos de juegos, pero también en los juegos de construcción y de juego simbólico.











6 maneras de utilizar el juego para canalizar la agresividad de los niños 

1 Un niño tira del pelo a otro niño: Alternativa: ofrecer un peine para peinar a una muñeca. 

2 Un niño transporta objetos peligrosos: alternativas: proponer al niño que transporte objetos que no se rompan. Jugar a la mudanza con cajas y objetos que no utilizamos. Ofrecer al niño objetos que se rompen que solo sean para él como una tetera de porcelana. 

3 Un niño recorre la casa con patines o zapatos que su hermano no quiere prestarle. Alternativa: utilizar cajas de pañuelos como patines o como botas de astronautas. Proponer unos zapatos antiguos para deslizarse. 

4 Un niño golpea a los demás: alternativas: orientar el gesto hacia objetos que es posible golpear como tambor, xilófono, castañuelas. Ofrecer juegos que reproduzcan el gesto de golpear como el juego del martillo o actividades de bricolaje, de jardinería.

















5 Un niño juega con el agua en el lavabo o en la cocina: Alternativas: ofrecer al niño la posibilidad de jugar con el agua en un lugar reservado para este fin. Prolongar el tiempo del baño para responder a los deseos de explorar el agua.














 6 Un niño que grita en casa: alternativas: proponer al niño que juegue con su voz (tono y fuerza): susurra como si contases un secreto, ruge como un león, habla con voz cortada como un robot, ríe como Papá Noel. Rugir como un tigre cuando se juega en la calle. 

También se podrían utilizar estas alternativas con un niño que corre en un piso en el que hay vecinos debajo. Correr lo más rápido posible como un guepardo y con ruido con paso de elefante cuando se juega en la calle. Caminar como un astronauta en el piso con pasos como si se flotara deslizándose lentamente.






¿Jugar a los juegos de lucha es buena idea? 

Sylvie Boucier escribió: 

Aunque tales comportamientos parezcan que contienen un elemento de agresividad, es importante no confundirlos con una conducta agresiva. El juego combativo ofrece la posibilidad al niño de expresar emociones fuertes, practicar el autocontrol moldeando y refrenando sus gestos negociando roles. En la imaginación del niño, el juego de lucha toma forma simbólica.

 Sin embargo, es inútil negar que la lucha degenera cuando los niños se excitan demasiado. El rol del adulto es detener el juego y ayudar al niño a tomar consciencia de que eso ya no es un juego divertido cuando se hace daño o cuando se hace daño a los demás. 

 10 reglas a establecer en los juegos de lucha según el Dr. Cohen: 

  1. Velar por la seguridad de todos. 
  2. Aprovechar la menor ocasión de conexión. 
  3. Buscar la menor ocasión para acrecentar la confianza y la sensación de poder en el niño adversario. 
  4. No dejar pasar ninguna ocasión de regresar mediante el juego a heridas de hace tiempo. 
  5. Resistir al niño tanto tiempo como lo necesite, ni más ni menos. 
  6. Estar muy atento. 
  7. Dejar al niño que gane la mayor parte del tiempo. 
  8. Parar desde que alguien se hace daño. 
  9. Nada de cosquillas. 
  10. No dejar que nuestras propias emociones se interpongan. 


Sylvie Boucier nos alienta a jugar a juegos de alboroto con los hijos: 

No solamente ayudareis al niño a mantener su atención, a canalizar su energía y a compartir sus emociones con vosotros, sino que también tendréis el placer de cultivar un vínculo y de mantener el acercamiento descubriendo su mundo.
Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Fiambrera de Petit Fernand + sorteo


No sabía yo mucho de fiambreras hasta que tuve hijos porque nosotros optamos por el comedor, ya que no nos es posible ir a buscarlos a mediodía, y ojo, que esto no es exclusivo de unos pocos padres, muchísimos no pueden porque el horario del colegio es muy peculiar, y es incompatible con la realidad, ni al mediodía ni por la tarde, son momentos difíciles de conciliar con el trabajo.

No todos los colegios dejan llevar fiambrera, cosa que personalmente creo que debería ser optativa, porque así permite a los padres poder ahorrar, y cuando el hijo por la razón que sea come distinto al resto porque es vegano o celiaco, por ejemplo, es genial poder llevar la comida de casa.

Además nos sirve para aquellos desayunos para el patio que contienen comida o fruta, en excursiones que se pasan todo el día fuera, al ir de picnic, al ir a jugar al parque o al pasar fines de semana en familia. Hay muchas formas de darle utilidad, para que disfrutemos de ella y nos facilite la vida :)



Sinceramente la fiambrera de Petit Fernand es de excelente calidad, es muy grande, concretamente tiene una capacidad de 1000 ml, las dimensiones son 21 cm de largo, 8,5 de alto y 14,5 de ancho. Pesa 361 g, y con la placa de hielo unos 568 g). Esta formada por dos recipientes, uno con compartimentos móviles y otro con separador de alimentos. 


Contiene una placa de hielo en el inferior que puede ponerse y quitarse, al utilizarla mantiene en frío, lo que es ideal para helados, yogures y fruta, por ejemplo. el material es maravilloso sin BPA ni phtalates. 




Es una fiambrera personalizada, puedes elegir entre el verde, rojo, azul y lila. La tapa es blanca y la ilustración del fondo se puede escoger, las hay de diversas temáticas y colores. También se puede dejar texto escrito, con el nombre del hijo para que no se pierda, y se puede elegir la fuente de la letra y el color. Mientras vas añadiendo las opciones, hay una vista previa al mismo tiempo que te permite ver cómo quedaría. Para poder calentar la comida sin sacarla de la fiambrera, se tiene que sacar la placa de hielo, y es apta para lavavajillas.


Para fomentar la autonomía y hacer que los peques participen en las tareas cotidianas, es importante que colaboren a la hora de preparar el desayuno, la merienda o lo que se vaya a guardar en la fiambrera. A parte de que se lo pasan pipa en el proceso, les aumenta el autoestima y se sienten más felices al verse capaces de hacer las cosas por sí mismos.


Para llevar la fiambrera de forma cómoda y molona, encontraréis el bolso de  la fiambrera, es muy bonito, y tiene tres diseños para escoger, mi preferido es el kawai, que es muy cuqui :) las dimensiones son 25 x 30 cm e incluye un cordón para garantizar el cierre del bolso. 



El año pasado habíamos conocido las etiquetas adhesivas personalizadas y las etiquetas termoadhesivas, las hemos utilizado mucho con el material escolar,  y hemos podido comprobar su calidad, se enganchan bien y no se rompen, son muyy duraderas, podéis ver el post aquí. Pero hoy es un día muy especial,porque en unos días el blog hará 1 año, y quiero agradeceros a todos vuestro apoyo, que me hayáis acompañado durante tantos meses, con un sorteito de una fiambrera de Petit Fernand.


Para participar hay que:

- Seguir en facebook la fan page Aprendemos con mamá
- Seguir en facebook la fan page Petit Fernand
- Compartir este post públicamente en vuestro muro de facebook.
- Comentar en este post para que conste con que nombre participáis.


El sorteo es de ámbito nacional (España). El ganador/a del sorteo se conocerá a través de este post el día 26 de Abril.

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestra torre de aprendizaje


Al adaptar la cocina para los más chiquitines, hacemos uso de un taburete pero cuando son muy peques, no llegan tan bien y lo mejor es la torre de aprendizaje o learning tower, como es más conocida, y es de inspiración Montessori. Los hijos necesitan llegar a la encimera para chafardear lo que se está haciendo, para tocar, para oler y para aprender.

Cuando los peques ya se han cansado de inspeccionar la cocina, sacando ollas, cubiertos, salvamanteles, servilletas y tuppers, hacen todo lo posible para poder escalar y estar a nuestro nivel, si no tienen nada a mano que se lo permita, utilizan cualquier cosa que a veces puede ser peligrosa o se ponen a llorar para llamar la atención esperando que le faciliten subir.


Es importante hacer partícipes a los hijos en la cocina, para que satisfagan sus necesidades de pertenencia, colaborando en la cocina, familiarizándose con la elaboración de recetas y con la limpieza rutinaria para normalizarlo desde pequeños tanto a niños como a niñas, porque las tareas domésticas no tienen sexo, y tanto unos como otros, necesitan aprender cómo se hacen y acostumbrarse a aplicarlas.




Sin darme cuenta, heredé el miedo incesante de que los niños se acercaran a cuchillos, pero al final veía que era yo la que tenía más probabilidad que ellos de cortarse, porque no dramatizan, no tienen prejuicios, y lo hacen despacito y con cuidado. Evidentemente por su edad, tiene que ser siempre bajo supervisión para que no tengamos un disgusto, pero vigilar y estar al lado no quiere decir sujetar la mano, ni hacerlo por ellos, porque sino estamos empleando un obstáculo que impide que avance y que aprenda algo que es importante para su autonomía, para su confianza en sí mismo y para su superación personal.



La torre de aprendizaje Ette Ete, ha sido la que hemos estrenado para ver cómo ayuda a la peque a acercarse a la encimera y a disfrutar tanto como a ella le gusta estar en la cocina. A ella le encanta pelar patatas y zanahorias, los ajos y la cebolla los pela con los dedos tranquilamente, y cuando no necesito más sigue pelando porque dice que le gusta mucho y me deja unos cuantos ajos y unas cuantas cebollas de repuesto para otras veces xD



Ella no es tan pequeña ya, de mientras la irá utilizando pero pronto la guardaremos para el próximo bebé, que estará encantado de probarla. Es muy bonita hecha de forma artesanal con madera contrachapada abedul tratada con base de pintura de agua exenta de químicos. La altura es de 90 cm, las dimensiones son 28x40 cm. También tiene la opción de utilizarse como mesa y silla, por lo que contiene unas cerraduras para que la mesa-silla no se abre y cierre y se eviten daños.

Me ha gustado mucho porque tiene tantas utilidades como a uno se le ocurra, en cualquier lugar alto que el hijo no llegue, allí se puede utilizar, en la cocina, en el lavabo, en el salón (si el peque quiere comer de pie), en el balcón si quiere estar alto y mirar, siempre con supervisión para prevenir que ocurra algún incidente como es normal cuando se trata de pequeñines que no son conscientes de los peligros de su entorno.



Al terminar de limpiar los dientes, de peinarse, y de haber estado en la cocina participando en hacer la comida, dejamos la torre de aprendizaje en forma de mesa-silla y así es como la solemos tener fija para el día entero, donde se sienta a comer a veces, porque le apetece hacerlo allí, donde pinta, dibuja, y también donde se sube para hacer sus espectáculos :)

Es muy cómoda, no ocupa mucho sitio, es de excelente calidad y muy bonita, si se quiere se puede pedir que se pinte de blanco o de otro color que se prefiera. El escalón que tiene permite que el hijo se suba y baje con facilidad de la torre, lo que es ideal e imprescindible para que la torre haga su función y nosotros no tengamos que intervenir ni ayudar en nada.



Por supuesto, que lo que me viene en mente todo el rato, es que lo que más me gustó fue su doble uso, y que se convirtiera en lo que nos viniera mejor en cada momento. La torre de aprendizaje es un mueble que ocupa mucho sitio normalmente y que no todos pueden dejarla en la cocina y terminamos por encontrarle pocos usos al final, pero de esta forma, se da mucha más utilidad y se usa en otras actividades que a la vez hace que nos ahorremos el dinero en comprar una mesa y una silla del tamaño del peque.

La torre llega desde Letonia, pero en un par de días la tienes en casa súper rápido, la envían siempre mediante Correos y con esta compañía no tenemos problema alguno, llegan en un abrir y cerrar de ojos, te llega en perfectas condiciones en una caja enorme muy protegida. El precio es muy bueno, porque en comparación con las demás que suelen rondar los 100€, ésta vale unos 79€. 




Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR