Las varices heredadas que se dejan ver tras los embarazos



Siendo mujer, una de las temidas apariciones, son las varices, las mujeres somos más propensas a tenerlas, se odian no sólo por ser poco estéticas sino también por el malestar que causan. Al principio se asoman como arañas vasculares y te enteras de que las tienes por tirones y pesadez que sientes en tus piernas, pero si se empeora, es horrible vivir con ellas.

En mi infancia cuando todavía no pensaba en esta realidad tan latente en el género femenino, el primer encuentro que tuve con mis abuelos. Siempre veía las varices de ellos dos en sus piernas, tanto mi abuelo como mi abuela tenían varices, y me acuerdo de que a parte de llamar mucho la atención, ellos se quejaban mucho de las incomodidades que les causaban.

Desde entonces yo me olvidé, hacía vida normal, en la adolescencia, sentía algunos tirones en mis piernas, y cuando llegaba el verano era agobiante, me daba la sensación de que yo sufría más en mis piernas que otras personas, pero tampoco le di mucha importancia.

Los embarazos abrieron paso a las varices

Con los embarazos, que el cuerpo cambia, y mucho, las molestias de piernas fueron aumentando, no dramaticé en exceso porque se supone que por el peso del útero y la juerga hormonal era habitual que se sintiese mucha pesadez, calambres y que se hinchasen. 

Después del tercer embarazo, me di cuenta de que me salieron unas minis arañas vasculares, casi no se ven y a veces parece como si desaparecen, pero yo siento mucha incomodidad con las piernas, cuando me paso mucho rato de pie o cuando hace mucha calor. En verano es un sufrimiento, y me hago más vaga y disfruto menos del tiempo a causa de esto.

Me sorprendo a medias, porque no me esperaba que vinieran tan pronto, aunque los embarazos pueden ser los principales desencadenantes de las varices, que es cuando he visto que empeoró todo, pero iban a llegar igualmente ya que la genética no me iba a dejar ser la privilegiada de la familia que no tenía. Me enteré que mi padre con cincuenta años y menos tuvo arañas vasculares, y viendo que tanto hombres como mujeres, todos tienen, tenía poca probabilidad de librarme.

Hay momentos en los que no se puede evitar, yo siempre he caminado mucho, me muevo constantemente, como sano por gusto, mi bebida principal es el agua, nunca he tenido sobrepeso ni siquiera en los embarazos, pero como tampoco soy perfecta y no me puedo librar de mis genes, tengo que pasar por el arco.

Cómo prevenir las varices: más vale prevenir que curar

  • Descansar bien: no dormir correctamente daña a la circulación.
  • No estar mucho rato en la misma posición de pie o sentado: hacer pausas y caminar o mover los dedos del pie.
  • Hacer ejercicio: no hace falta ir al gimnasio pero sí tener el cuerpo en actividad moviéndose a menudo.
  • Cuidar nuestro peso: mantener a raya el peso.
  • No fumar ni tomar drogas: dañan a todo nuestro cuerpo.
  • Beber mucha agua.
  • No abusar de los tacones: no son cómodos y tampoco son tan sanos para nuestro cuerpo.
  • Camina de puntillas, y luego con el talón durante unos minutos al día.
  • Trata el estreñimiento: si lo tienes, ponle remedio porque favorece las varices.

Qué hacer al llegar las varices: han aparecido pero no todo está perdido

  • No te desesperes: todo tiene solución en esta vida.
  • Sigues siendo guapa: no te acomplejes.
  • Son cosas que pasan: no les pasa a todos pero les pasa a muchas personas.
  • Evita el calor: no tomar mucho el sol, no abusar de duchas calientes, ni utilizar cera depilatoria.
  • Refresca las piernas: con duchas frías (al menos al final) y mantenlas lo más frías posibles.
  • Realizar masajes con geles (aloe vera es genial).
  • Elevar las piernas con un cojín al dormir.
  • Utilizar medias antivarices (de compresión).
  • Cada día dejar las piernas levantadas durante un ratito.
  • Hacer ejercicio o simplemente acordarse de caminar cada día.
  • Regular la presión arterial.
  • Tomar drenantes y cardiotónicos: como por ejemplo el sumplemento nutricional Venoruton
  • No comerse mucho la cabeza: forman parte de nuestra vida e intentaremos llevarnos bien.

Tipos de medias antivarices (de compresión)
Las medias de compresión tienen un doble efecto preventivo y terapéutico de los problemas venosos. Su mecanismo de acción consiste en la aplicación de presión externa sobre determinados puntos de las piernas y de manera decreciente hasta el muslo, de manera que favorece que la sangre ascienda hasta el corazón. También comprimen las venas, evitando que éstas continúen dilatándose y almacenando sangre en su interior. Por lo tanto, el uso de las medias de compresión está indicado en personas con varices y arañas vasculares, tras intervenciones quirúrgicas, edemas, alteraciones durante el embarazo, y para aquellas personas que, por su profesión, pasan mucho tiempo sentadas o de pie. Ortoweb

¿Y la cirugía? no es muy recomendable...

Ojalá hubiesen remedios mágicos, no os fiéis mucho de las peripecias de internautas que detectan problemas o complejos típicos para tratar de venderte humo, mucho cuidado de veras, que hay estafas a pares. Sé de quienes se operaron las varices, no soluciona el problema, y puede ser incluso peor, habrá excepciones, pero en las varices la cirugía no es tan genial. Lo mejor sería prevenirlas todo lo posible y cuidarse al máximo desde el principio de los síntomas para no llegar a este punto, porque luego es complejo.

De momento no me preocupo demasiado porque no estoy tan mal pero como precauciones para que no fuese a más con los años. Pronto iré al médico de cabecera para ir mirándolo y seguir sus recomendaciones, porque ya me toca. La única opción que he visto aceptable si me viese en la necesidad, es la escleroterapia, es la mejor opción para las arañas vasculares, se inyecta agua salada o una solución química en la vena varicosa, lo que hace que la vena se endurezca y luego desaparece.

En cuanto se tienen síntomas es mejor acudir al especialista que son los angiólogos, flebólogos o los cardiólogos que se ocupan del sistema circulatorio.


¿Sufres mucho con las piernas? ¿Tienes varices o arañas vasculares? ¿Has recurrido a la cirugía o a algún tratamiento para ello?

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Un parto respetado es un parto de libre movimiento




No sé por qué extraña razón, cuando estoy de parto no me entero de las contracciones. Si no fuese porque se rompe aguas que es un claro ejemplo de que algo se cuece y de que el parto está al caer, no sabría apreciar el principio del trabajo de parto.

Mientras va habiendo dilatación, que tiene que llegar a los 10 centímetros, se supone que eso duele, y la epidural es una dulce tentación para las parturientas en ese estado de dolor máximo. Es un dolor que no termina hasta que el bebé nazca porque es cuando el cuerpo ha hecho lo que debía para que tuviese lugar el nacimiento.

Contracciones invisibles 

Pues yo hasta los 10 centímetros no me doy cuenta y no aparece el dolor. Escuché una vez que a veces pasa esto a mujeres que sufren mucho el dolor de la menstruación, pero hay que ver si tiene fundamento esta teoría...Y es por esto que siempre nada más romper aguas me voy al hospital para evitar parir en casa o de camino, que es lo que me da más ansiedad, que un momento tan especial me ocurra desprevenida, sin atención médica, yo sin conocimientos mayores de matrona y con un marido asustadizo que teme la sangre.

En ese tramo de tiempo, en los primeros hospitales me pusieron oxitocina. No hay manera, mis hijos siempre nacen de noche y entonces las gines están con pocas ganas de fiesta y quieren terminar rápido.

En el tercer parto, respetaron mi decisión y estuve charlando tranquilamente con mi marido. Me dejaron una pelota por si quería utilizarla pero no me hacía falta. Aunque no era para tanto, me pasó una cosa ese día antes de ir a parir y lo pasé fatal y creo que ese estrés influyó retrasando un poco el parto.

De parto pero maniatada al monitor no vaya a ser que me ponga a parir sola

En el momento de espera en los dos primeros tenía que estar en la cama estirada y con oxitocina y en el tercero tenía libre movimiento, pero en los tres al llegar a la dilatación completa, se me llevaba a una habitación exclusiva para esto. Allí, ni unos ni otros me dejaban elegir la manera en la que podí parir y sólo podía ser estirada.

Las contracciones eran dolorosas, constantes e intensas, es como un dolor de retortijones a lo grande, antes de ser madre me solía doler la menstruación de una manera no igual pero parecida, y estirada era la posición en la que más me dolía. Es un momento chungo, te olvidas de muchos consejos e información, estás en un trance de supervivencia, actuando por instinto, tratando de soportar el dolor. 

Es jodío que no te dejen ser libre en esos instantes de tanta tensión y sufrimiento. La mujer debería poder moverse, caminar, y hacer cualquier gesto que necesitase. Reducir sus movimientos a quedarse estirada y encima espatarrada con las piernas hacia arriba es incómodo y aberrante.

Parir acostada por mucho que no sea recomendable

Por lógica, cuesta más sobrellevar la situación y actuar de forma natural si se está forzada a adoptar una posición inadecuada. ¿A quién se le ocurre poner así a una parturienta? Estirada cuesta más pujar al son de la contracción, concentrarse, coger fuerza y poder pujar con más efectividad.






Según el Dr. Carlos Burgo “…La biología no ha previsto que la mujer durante su trabajo de parto permanezca acostada… Son históricos los trabajos surgidos de muchas investigaciones que establecen inequívocamente que la posición acostada es la peor posición que pueda concebirse para el trabajo de parto. Entre los problemas enumerados desde el punto de vista fisiológico se destacan la reducción de la circulación y oxigenación del bebé, la alteración de la actividad del útero, la dificultad para empujar, la modificación de la salida de la pelvis, compresiones nerviosas sobre las piernas, alteraciones en la necesaria distensión del perineo para evitar la episiotomía.”


La Organización Mundial de la Salud ha catalogado la posición de litotomía como peligrosa y recomienda que sea eliminada por completo. Otras agrupaciones de profesionales también se han unido para apoyar el movimiento y las posturas verticales durante el parto, denominando la posición supina como la peor para parir.
Si se está teniendo un parto natural exento de medicación y de instrumentación, ¿a qué se debe tanta preocupación con que la mujer se mueva o coma mientras da a luz? 

No hace falta ni que se dirigiese, las mujeres que paren en casa o que han parido antes de llegar al hospital porque el bebé nació antes de lo esperado, no tienen problemas mayores, no se les presentan situaciones peligrosas. Actúan por instinto, no hace falta decir qué hacer ni tienen que ser sometidas a órdenes. 

Vamos patrás como los cangrejos: dejamos la buena práctica de parir de pie o sentada 

Parir en una bañera es una opción aceptable hoy en día, que sería sentada, mucho más natural que acostada, pero hay lugares en los que no se promueve tanto este tipo de partos. 

Antes no sabía tanto sobre la manera de parir, nadie lo cuestiona, todas hacemos lo que nos dicen las ginecólogas o comadronas, dejamos en sus manos la decisión pensando que ellas eligen lo mejor para nosotras. Se supone que se han formado lo suficiente como para saber qué es más preferible para un parto natural y respetado, pero inexplicablemente no se sabe el porqué esta gente no aplica tales conocimientos.

Que una mujer tenga que informarse tanto del parto hasta este punto es vergonzoso. No somos gines, somos pacientes y me sorprende la falta de responsabilidad y la poca empatía de hacer parir de esta manera tan agobiante sin nisiquiera proponer otras alternativas más cómodas y apropiadas.

Para el próximo parto, si tuviese otro hijo, intentaré hablarlo. Aunque me llevo ya el aviso de que por mucho que hable, tendré que aceptar el protocolo del hospital. Aún así, lo intentaré e imprimiré información, para que si se me ignorase fuese a drede y en su consciencia quedase la falta de sinceridad y de profesionalidad, quizá eso le empujase a corregir y a cambiar su actitud.

¿Como fue tu parto, diste a luz sentada, acostada o de pie?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El puerperio dura un año y no 40 días





El puerperio es el tiempo de recuperación tras parir, al que se le atribuía la cantidad de cuarenta días para que se tuviese en cuenta que entonces la mujer estaba divina de la muerte.

Recuperarse del puerperio no es solamente esperar cuarenta días para que el útero vuelva a la normalidad y que esa herida que hay dentro por haberse desprendido la placenta en el parto, pueda cerrarse.

El descanso de la cuarentena no es porque sí





El diámetro promedio de la placenta es de 22 centímetros. Después de que nace un bebé, a las madres se les dice que descansen de seis a cuatro semanas. ¡Y hay buenas razones para eso! Una de esas razones es que después de que nace un bebé, a las madres les queda una herida en el interior de su útero, donde la placenta estaba sostenida. Esa herida tomará al menos de cuatro a seis semanas en curarse. Durante ese tiempo, aún se está susceptible a infectarse o tener una hemorragia. Incluso si el parto es vaginal y sin complicaciones, y se sienten bien, aún las mujeres necesitan cuidar de sí mismas y no esforzarse demasiado durante esas primeras semanas después del parto. A esas madres: ¡descansen! A sus esposos, parejas, padres, familia, amigos: ¡déjenles descansar! ¡Ayuden tanto como puedan y no les permitan esforzarse demasiado!
Como dice una frase: "una semana en cama, una cerca de la cama, y 2 semanas en casa".
Estos cuarenta días son megaimportantes, son los más chocantes, los más delicados y los más alocados. Se conoce al bebé, se le cuida constantemente durante 24h nonstop, el cuerpo está agotado, las tareas del hogar quedan amontonadas, si tienes otros hijos es un calvario (pero la experiencia te alivia), si es el primer bebé es un lujo (pero la inexperiencia te mata). 
Se tiene que descansar porque en esos días el cuerpo manda
Por recomendación de la misma gine o comadrona, una tiene que descansar, estar el máximo de tiempo posible estirada y levantándose lo mínimo. Recuerdo que a mi en el postparto ya me avisaron de que no hiciera esfuerzos y que tratara de descansar que el cuerpo necesitaba recuperarse y que si tuviera coágulos grandes que significaba que debía descansar más.
Yo no siempre he respetado esto y no es por cabezonería, ¿a quién no le gusta descansar? Pero mi realidad es que tengo que buscarme las habichuelas sola. Si la única persona con la que cuentas, la pareja, está hasta las tantas trabajando, cuando llega su ayuda ni hace falta ya. Me hubiese gustado quedarme como una estatua y disfrutar de mi reposo pero entre la falta de personal que ayude en esta casa y la energía desbordante que en mí brota, no es tarea fácil.
Dormir cuando duerme el bebé es maravilloso porque se aprovecha un momento idóneo lleno de silencio y de paz en el que compartes lecho (aunque no hagas colecho, dormir con el bebé es relajante y te evita levantarte a cogerle) con un bebé hermoso, que te necesita, que se apega a ti, que huele genial y nada importa en ese momento, solo vosotros dos.
Distraerse y moverse un poco para sentirse bien
Una vez el bebé ya no está dispuesto a dormir, que los míos casi no dormían, quedarse sentada o estirada se hace pesado. Sí, mi hiperactividad activa el ON y no hay manera de que me quede quieta, ni enganchada con pegamento. Hay que descansar pero al mismo tiempo el hecho de quedarse quieta, leyendo, hablando por móvil o viendo la tele se termina haciendo aburrido. No soporto quedarme horas viendo la tele, y leyendo sí pero llega un momento en el que te duele la espalda y todo el cuerpo de estar en la misma posición.
Salir al balcón, ver a la gente pasar, mirar los coches, los árboles, las nubes, los pájaros, ponerse alcahueta un rato, es entretenido y hace cambiar de ambiente aunque no se haya salido de casa. Y cuando una se siente mejor, salir a la calle no tiene precio. No hace falta recorrerse la ciudad, con que des un paseito y te sientes en una cafetería o en un banco, el bienestar se hace notar.
Pero el puerperio no se queda ahí
Tras la cuarentena, hay una recuperación visible, los loquios se despiden, vemos la luz después de tanta oscuridad, y estamos más cómodas con nuestra maternidad.
Pero ni de lejos la mujer está totalmente recuperada, ni fisica ni psicológicamente, aún quedan meses para que ésta mujer esté recuperada y pueda llevar su vida con normalidad.
Un cambio tan enorme, una criatura tan demandante que hay que conocer y cuidar, someterse al cuidado de este bebé es esclavizador y agotador (recuperas energía que pierdes a la vez), nueve meses de ajetreo corporal no se arregla en tan poco tiempo, la lactancia debería contar como puerperio almenos en los primeros meses que se hace difícil (teniendo en cuenta que la leche materna es la única leche natural para el bebé y la mejor). 
Los porteos y la lactancia, los despertares nocturnos, y todos lo que incluye el pack, consume a la madre y desestabiliza su día a día. Yo me hacía invisible, no quería saber nada de nada, mi preferencia era el bebé (y mis otros hijos cuando llegaron), desconecté todo, me ausenté en este mundo sobrío, y pasaba de visitas inoportunas.
En la fisiología humana, el puerperio[1][2]​ es el período que inmediatamente sigue al parto y que se extiende el tiempo necesario (normalmente 6-8 semanas, o 40 días) para que el cuerpo materno —incluyendo las hormonas y el aparato reproductor femenino— vuelvan a las condiciones pregestacionales, aminorando las características adquiridas durante el embarazo.  Wikipedia 
Hasta que no pasaron seis meses no me sentía mejor, que es cuando el bebé empieza con alimentos y su crianza va siendo menos dura, va entreteniéndose más, es curioso y observa su alrededor, toca juguetes cercanos y se anima a gatear, lo que hace que sea un momento propicio para recuperar el yo olvidado. 
Por falta de tiempo y por falta de posibilidad, antes nunca pude pensar en mí, esos primeros seis meses son totalmente absorbentes. Luego, la aventura continúa hasta el año cuando el cuerpo juntamente con el bebé avanzan. Siempre vi que en mis tres postpartos volví a ser yo tras el año, pareciese egoísta pero mi mente y mi cuerpo no se encontraron hasta entonces. 
Ayuda sí, paparazzis no
Una mujer no necesita visitas para que le digas que no puede descuidar su apariencia, que sería mejor que vuelva al trabajo, que si se separase del bebé dejándolo al cuidado de una niñera se recuperaría antes, ni que la lactancia no hace falta (la madre elige según sus circunstancias pero desanimar desde el principio tiene tela), ni que la casa esta sucia, ni que el bebé está demasiado mimado, etc.
Esos consejitos que se los guarden, no es momento de opinar y lanzar mensajes indirectos de queja, ni la clemencia aparece en ese momento tan duro y complejo de la vida de una madre. Marimandones que critican que se abstengan, porque lo que necesita ésta mujer es ayuda, no hace falta que se le recuerde lo que tiene que hacer sino que se le ayude a hacer lo que no llega a hacer por falta de más manos.
¿Cómo fue tu puerperio?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Mantel play mat: para que los peques jueguen y hagan todo lo que quieran


Las actividades más atractivas para los peques siempre manchan, se nos queda la casa bastante contrastada con el antes y el después. Que si la mesa se destiñe, que si el mantel de tela no absorbe los líquidos, que si se vuelca todo porque los movimientos de los chiquitines remueven la mesa...

Yo andaba enamorada de la vajilla infantil de silicona Happy bowl que promueve la autonomía de los hijos, haciendo que puedan comer solos, que el plato no se vuelque, que no se manche la mesa, que sea fácil de limpiar, que si el peque lleva su mantel a la cocina no se caiga el plato, que puedan hacer blw al empezar a probar alimentos nuevos, etc.
Hay quien incluso conoce estos manteles como los manteles de BLW, porque se han dado a conocer y se  les ha dado mucha utilidad gracias a la enorme información que nos llega, y que beneficia grandemente a los bebés. El no tener un bebé aún, por mucho que quede en nuestros planes futuros, me hacía entristecerme, porque el material y la idea del mantel de silicona de la marca EZPZ es inigualable. Y me emocionó saber que han hecho esta versión nueva e innovadora tanto como las otras veces, pero en esta ocasión con más versatilidad y para niños más grandes (lo que también significa larga utilidad).

El mantel Play Mat es de silicona de alta calidad, se succiona directamente en la mesa. En él encontramos un mantel con una flor con compartimentos para ejercitar el agarre de pinza de los más chiquis, que también es de silicona, nos sirve para darle muchos más usos, a parte de que queda genial como decoración. Está diseñado para bebés y niños pequeños a partir de los 9 meses en adelante. Es muy bonito y de calidad, así que es llamativo para niños de distintas edades y sirve a todos para sus actividades de juego. El mantel Play Mat se puede encontrar en color mint o en amarillo en Iwannatoy.




Tiene un toque minimalista, con dos colores preciosos como es el mint muy moderno y actual, y el amarillo tan chic y gritón de alegría y energía. Me encanta que no tenga dibujos ni formas, porque al ser liso permite hacer muchas más cosas, facilita la creatividad a los peques, la concentración llega a su máximo y personalmente me gusta más que el diseño sea así :)

El mantel Play Mat es ancho, fácil de coger por manos pequeñas, muy resistente a los movimientos, a los golpes y a la utilización. Está hecho con Silicona aprobada 100% por la FDA y normativa CE (no permite el crecimiento de hongos, moho o bacterias). Es apto para lavavajillas, microondas y hornos hasta 350 grados. Está libre de BPA, PVC, ftalatos y látex.   Es muy fácil de limpiar, puede limpiarse con un paño húmedo, con toallita o con agua y jabón.


El mantel Play Mat es para que los niños jueguen, con cualquier muñeco, con cualquier accesorio de manualidades, para que experimenten con productos para divertirse y también para hacer trazos  como la espuma, geles, jabón, bicabornato, nata, arena, sémola, harina, cubitos de hielo, etc. Se puede hacer en él todo lo que los peques deseen, desde jugar con plastilina, con bolitas, hacer recetas de comida, como tapete para realizar actividades Montessori, pintar, recortar, utilizar el punzón...¡y también para comer!




¿Helados, comida pringosa, salsas...? No tenemos que angustiarnos por lo sucia que quedará la mesa. Toda la zona de la mesa que utilizan para comer quedará protegida y cubierta con el mantel. Respetar el libre movimiento de los chiquis es muy bueno, y si tienen ganas de estar en el suelo, el mantel Play Mat también se adhiere al suelo y va fenomenal. La flor sirve para colocar los ingredientes en el momento de hacer una receta, para acompañar el plato principal con olivas, salsas, rebanadas de pan, etc. Todo quedará recogido, ordenado, los peques se sienten cómodos y contentos :)









¿A que es un mantel infantil muy molón?

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Tener tres hijos hace estar más estresada?




Tener hijos puede estresar y no hace falta tener tres para sentirse estresada. El estrés se produce por la fuerte necesidad que tiene tu peque de ti y de toda la responsabilidad que requiere en su crianza. 

La personalidad del peque definirá mucho tu maternidad, si será más llevadera o más compleja, si tendrás que esforzarte más o menos, por lo que no sabemos lo que nos encontraremos hasta estar en la situación.

¿Tres hijos es una estresante locura?

Para mí fue más estresante pasar de uno a dos que de dos a tres. Cuidar a un solo hijo con dos manos no es lo mismo que cuidar a dos hijos con dos manos. Al no poder multiplicarte, tienes que aumentar la velocidad de tus movimientos y de tu pensamiento. Todo es más rápido, tienes que actuar sin pensar demasiado, pasar de uno a otro y ser muy equitativo.

Cuando tienes el tercero, no ves tanta diferencia porque es más de lo mismo y el gran cambio ya sucedió con el segundo. La práctica y la experiencia en las anteriores veces hace que sea mucho más sencillo y que la situación se normalice. 

¿Al ser madres nos estresamos más o ya traíamos estrés de antes?

La vida es estresante en sí, vivimos en un continuo estrés, no se tiene que achacar todo el estrés de mamá a los hijos. Es cierto que ser madre es un reto difícil y que estamos constantemente aprendiendo y corrigiendo, deshaciéndonos de costumbres dañinas que absorbimos de la educación que nos dieron nuestros padres. 

Es cierto que los hijos salen como quieren y no te avisan por adelantado. Criar y educar no es igual con todos los hijos, cada hijo actua y reacciona de manera distinta. La manera de entender y de aprender no es la misma en todos los hijos, una se tiene que habituar, hacer flexible, comprensiva y paciente para lograr hacerlo bien.

Pero considero que mucho estrés que una tiene dentro también es causado por otros motivos. Pueden ser problemas con otras personas, con familiares en especial o amigos, malestar en el trabajo, pasar por malos momentos económicos, agobiarse con temas de la actualidad, padecer de antes de ser madre ansiedad y/o depresión, haber tenido experiencias traumáticas, no haber aprendido a gestionar mejor nuestras emociones, bloquear nuestros sentimientos en vez de aceptarlos y sanar nuestras heridas, no trabajar nuestro fuero interior y haber dejado en pausa o en el olvido la superación personal...

El estrés nace de un cúmulo de razones

Muchas de las dificultades y sufrimientos a nivel personal, me di cuenta que venían de mi. Era sencillo que yo dijese que todo mi estrés se debía a mi maternidad, echar la culpa a nuestro alrededor es reconfortante, que se ocupen los demás de hacerme sentir bien, y yo no he de hacer nada, soy la víctima. 

Pero estamos tapando el origen de los problemas. Si ocurre algo en nuestro interior, tenemos que detenernos y escucharnos. A veces se hace duro quedarse escuchando sin rendirse y es pesado superarlo, pero es la única manera de sanarnos. Aunque hayas tratado de olvidar lo que te daña, se queda grabado en el subconsciente y por mucho que evites pensar en el tema, tu cuerpo seguirá sufriendo hasta que pongas fin al asunto.

 La época en la que naciste donde las cosas se veían de otra manera y la educación era distinta, tiene mucho que ver. Y que te toquen padres muy autoritarios, y con una crianza adoptada nada positiva, merma el autoestima y deniega la evolución sana y necesaria para la vida. Experiencias y situaciones que desencadenan en malestares y estrés permanente y que no se es consciente del daño interno que causa si se ignoran las alertas del cuerpo.

Nunca es tarde para actuar, aunque hay quienes dicen que a cierta edad es imposible cambiar, yo creo que no. Quizá nos cueste más porque durante muchos años nos hemos habituado a ser de x manera y ser nosotros los que demos el giro y debamos eliminar lo que queremos dejar de hacer, es un trabajo duro y largo.

Pautas para sobrellevar bien la crianza de tres hijos o más

  • No asustarse: los cuidados más tensos son de bebés y los hijos no se quedan bebés eternamente, van creciendo y la crianza se va haciendo mucho más fácil.
  • No exigirse tanto: no hay que llegar a todo ni ser como las demás, la maternidad no es una competención, no tenemos que llevarnos el medallón.
  • Oidos sordos a palabras necias: no dejes que te influyan los comentarios de terceras personas. 
  • Aceptar los errores: no hay que castigarse por equivocarse, los errores forman parte de la vida y nos permiten aprender.
  • Fomentar autonomía: que los hijos se hagan autónomos es un deshaogo de trabajo, pero también es necesario para el desarrollo adecuado de los hijos.
  • Informarse o formarse para no esforzarse en vano: cuando nos informamos para ser buenas madres y empezamos a saber cómo educar de forma respetuosa, es una guía y un apoyo para poder disfrutar más de la maternidad.
  • Escribir y no querer saberlo todo de memoria: tener todo escrito es mejor para organizarse y no olvidarse. Querer acordarse de todo, satura y estresa (y no hace falta).
  • Pensar en una misma: haz actividades que te hagan sentir mejor y concreta momentos para desconectar y descansar fisica y mentalmente.
  • Dar preferencia a lo importante: anteponer lo importante a lo menos importante y mientras se van haciendo cosas ir descendiendo, sin preocuparse en exceso y con tranquilidad.
  • Tener ayuda: es injusto hacer todo sola. Si se tiene pareja, ésta ha de ayudar con los hijos porque son responsabilidad de los dos y la responsabilidad compartida es menos estresante.

¿Te sientes estresada por tener tres hijos? Yo no, yo nací estresada xD


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR