Recomendaciones

Maleta trunki: autonomía y diversión

septiembre 17, 2018


Este verano hemos ido haciendo actividades con los niños, porque nosotros no los llevamos a campamentos y programamos planes en familia. Siempre que se puede hacemos algún viaje, por España, cerca de la frontera o más lejos, y por poco o mucho tiempo que se esté nos llevamos mucha cosa porque somos cinco, eso nadie nos lo quita. 

Los padres para aligerar el trabajo y no llevar mucho bulto, ponemos todo, lo de los hijos y lo nuestro, en la misma maleta, y como mucho nos llevamos una maleta grande o dos. El padre lleva una maleta y la madre lleva la otra. Los niños se ven interesados en colaborar, pero surgen inconvenientes: las maletas son para adultos, así que les vienen muy grandes, y les cuesta llevarlas.

Por esto es apropiado tratar de escoger aquello que va dirigido a los niños, para que también puedan desempeñar su cooperación, sin dificultades y sin ayuda. De todas las maletas infantiles que hay en el mercado, solamente hay una que se lleva la palma, en especial los más pequeños, y me refiero a las maletas Trunki


Lo que hace que sean las mejores es la belleza que desprenden, todos los diseños son muy hermosos, hay muchos estilos para todo tipo de gustos, el diseño es muy variado pero la base es el minimalismo lo que le hace especial, porque lamentablemente en los diseños de productos para niños, hay una sobrecarga. 



Los diseños que más suelen enamorar a nuestros hijos (y a los padres) son los de los animales: la mariquita, el unicornio, el tigre, la jirafa, la cebra y la vaca. Representa a cada uno con las características de éstos, con sus manchas, su color... los cuernos siempre están presentes y dan esa particularidad tan bonita que tiene. Tanto los cuernos, como las cerraduras, el asa y las ruedas, tienen un diseño diferente en cada maleta. Esta recomendada desde el año hasta los seis años por lo que su utilidad es durante mucho tiempo.

Nosotros tenemos la maleta Trunki del gato Benny, nos gustó mucho por su color gris, su colita, sus patas, su cola y su nariz blanca-rosa, que le da ese toque cuqui, junto a esos bigotillos que es lo más gracioso y llamativo de un gato, y de todos los roedores, ¿quién amante de los animales no se vuelve loquito por esos bigotes?



El siguiente motivo, después de la estética, que es la razón de más de la mitad del porciento para que uno se decante por algo, la estética importa y mucho, es la autonomía. La maleta Trunki efectivamente permite a los niños que para empezar tengan su propia maleta, y que puedan hacerse cargo de ella, como hace cualquier adulto con la suya.






Para abrirla, es muy sencillo, en los laterales hay dos cerraduras, con botones a los lados y apretando se abren, primero se hace uno y luego el otro. La correa de remolque está dentro de la maleta, nos sirve de pestillo, no abre directamente las cerraduras, sirve de pestillo, si se utilizan, proporciona más seguridad para que nadie pueda abrirla sin la llave. Es una forma muy útil y moderna de proteger las pertenencias de los peques. La primera vez la abrimos nosotros para que se fijen y las demás veces lo hacen ellos solos y no intervenimos a no ser que nos lo pidan. 


La maleta abierta tiene la capacidad suficiente (18 litros) para colocar todo lo que necesite un niño pequeño, que deberá tener de todo un poco de sus cosas, pero no nos pasemos, tampoco es bueno llevarse la casa entera :) Dentro vemos ajustes de goma para proteger los dedos pequeños por si se los pillasen, así no se hacen daño. Un bolsillo interno para guardar cosas pequeñas para que no se pierdan y tenerlas a mano. Y un cinturón de protección para poder mantener todo bien ordenado y junto sin que se desordene. Es ligera y resistente, está hecha con el mismo material de calidad que el de las maletas de adultos. Las medidas son 46x21x31 cm y pesa 1,7 kilos y el peso máximo que soporta es 50 kilos. Es aprobada por las líneas aéreas como equipaje de mano.

Como el objetivo, a parte de ser un regalo muy preciado para los hijos, es que se valgan por sí mismos, el momento de llenar la maleta es muy importante. Primero tenemos que saber qué es lo que llevará, para fomentar su autonomía, he realizado este pdf hago mi maleta sin ayuda en el que podemos encontrar lo necesario. Encima de la línea se pone la cantidad y cuando esté hecho, se tacha en el recuadro, los niños o el padre (si el peque todavía no sabe escribir) pone la cantidad. Si el niño no reconoce los números, se pueden hacer puntitos o cruces para que las cuente y sepa cuánto es. Si es demasiado pequeño, podemos hacer fotos de toda la ropa e imprimirla, para que sepa exactamente lo que es.


Cuando ya tienen claro la cantidad de cosas que se llevan, eligen lo que les apetezca, hemos de dejarles elegir, para que también puedan tomar decisiones. Si no sabían de antes, doblamos su ropa un momento para mostrarles cómo se hace, y luego ellos lo repiten y lo guardan en su maleta directamente. Al terminar, ponen el cinturón de seguridad y entonces estará todo listo.



Con la palabra maleta podemos creer que solo se puede utilizar para ir de viaje, y no, hay muchos momentos en los que poder utilizarla: para una excursión, para ir a dormir a casa de la abuela, para ir de picnic, para ir de colonias, para ir a pasear, ¡hasta para jugar!

Mi hija me decía que quería jugar con ella, haciendo que es su mascota, y también simulando viajes, en los que se guarda cosas, y dice que se va a París, y hace su recorrido en maleta por la casa. Pero es que además ¡está pensado para ser correpasillos!




De camino a la estación, la peque llevaba durante todo el camino la maleta sola cogiendo la correa de remolque. Si hubiese mucha cola o si la peque se cansa de esperar de pie, puede ir jugando de forma totalmente autónoma con la maleta a modo de correpasillos para los niños de un año y medio dos aproximadamente, la parte de arriba es un sillín ergonómico y no es casualidad, está hecha para esto, para que la maleta pueda dar más de sí, y entretener a los niños en los momentos de espera, que tanto les hacen cansarse. Y si sus piernas están cansadas, los padres o los hermanos pueden llevarle, simplemente se sienta y agarrándose en los cuernos de la maleta, levanta los pies y con la correa se le va llevando.



¿Conocíais las maletas Trunki?

Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

1 comentario:

  1. Ay qué monada.
    Mis hijos siempre han tenido sus maletas pero no las había tan cuquis.
    He visto a Heide y he muerto de amor.
    Besos.

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.