Maternidad

Mis hijos nacieron con bajo peso

septiembre 14, 2018



Uno de mis desafios es evitar si al final me decidiese a tener otro hijo, que nunca se sabe qué pasará, puede ser que no me vea preparada o que considere que no es lo mejor para nosotros, siempre pienso bien antes, pero tengo claro que si llegase el cuarto me gustaría evitar que naciese con bajo peso.

Cuando tuve a mi primer hijo, nació muy delgado, demasiado, dos kilos y poco, no necesitó incubadora no tuvo ningún problema pero tuvo ictericia que se solucionó con facilidad. 

Con la segunda me pasó lo mismo y con la tercera también. Mi barriga de embarazada siempre era bastante disimulada hasta había quienes no se creían que estuviese a punto de parir o que estuviese embarazada en el principio de la gestación por no tener casi bulto.

Hay más mujeres que tienen poca barriga en sus embarazos, las hay que incluso tuvieron menos que yo y no sé si eso estuvo relacionado con un bajo peso de los hijos. Pero a mí me hizo reflexionar.

Nunca ninguna ginecóloga ni matrona me ha comentado el porqué, ni he visto interés por averiguar el origen. Yo como confiaba ciegamente en los profesionales pues ni preguntaba de más ni exigía, me quedaba preocupada y me sentía impotente por no saber qué hacer.

Sí, me recomendaron hacer reposo, quedarme estirada hacia el lado derecho para propiciar un buen reparto de oxígeno y nutrientes al feto. Reposo teniendo hijos no existe, no trabajé pero tenía a cargo hijos pequeños y como el mayor era muy demandante parecía que tenía una guardería, no podía quedarme quieta ni descansar. Con el primero no tenía hijos y estaba casi siempre estirads y no sirvió.

Yo siempre he sido muy delgada, no soy de dejarme llevar por mis impulsos, aunque podáis ver en Instagram que me zampo helados, chuches, pasteles y hamburguesas, me controlo mucho y mi pasión son las frutas y las verduras. Mi cuerpo me dirige hacia ellas, las da preferencias y siente más satisfacción.

No sé yo si el comer poco y no comer con tanta variedad pudo influir, ya que el feto coge de la madre, de lo que va ingiriendo y de sus reservas, por lo que quizá fuese por eso, teniendo en cuenta que además en el embarazo es necesario engordar (entre 9 y 14 kg) y yo nunca engordé ni siquiera un kilo. Nadie me propuso ir a un nutricionista ni nada de nada, me decían ah bueno será que eres así y le restaban importancia, lo que me hacía pensar que no sería para tanto.

No se me asesoró, no se me concretó, puede ser que nunca se sepa la razón y que aunque esta cuarta vez tuviese otro hijo pesando más, ocurra lo mismo. Al menos yo cogí más kilos aposta para tener un peso adecuado según la altura y para mejorar la figura. Si consigo evitarlo me alegraré y si no puedo cambiar la situación me contentaré con tener un hijo deseando que no le perjudiquen las condiciones. 

Igual que pedir a una mujer con sobrepeso que adelgace cuando su metabolismo no se lo permite, pedir a una mujer delgada que engorde cuando le cuesta horrores no es fácil. Estamos poco acostumbrados a oír hablar de quienes ganan kilos con sudor en la frente, parece una broma teniendo en cuenta que la mayoría de la gente gana peso rápidamente. 

Mis hijos nacieron entre la 36 y 37, bebés a término, no tuve complicaciones, fue parto natural, pero es cierto que pasé mucho estrés por temas ajenos a mi maternidad, no sabré nunca si fue por eso, pero al menos intentaría no tener otro  hijo si paso por un momento delicado. No soy bajita y en mi familia somos de 1,75 cm y las nuevas generaciones llegan casi a los dos metros.


Diferencias entre bebé con bajo peso y bebé con peso adecuado



Razones de tener hijos de bajo peso

  • Enfermedades crónicas de la madre, presión sanguínea alta, desnutrición, anemia, drogadicción, alcoholismo, tabaquismo.
  • Problemas placentarios, o de la gestación (desprendimiento placentario, infecciones de tejidos que rodean al feto, mal flujo sanguíneo).
  • Problemas en el desarrollo del bebé (anomalías cromosómicas, defectos congénitos, gestación múltiple o infecciones). 
  • Tener embarazos seguidos (aunque muchas los tienen y sus hijos no nacen con bajo peso).
  • Alimentación deficiente o incorrecta.
  • Estrés y ansiedad fuertes.
  • Edad de la madre (menos de 17 y más de 35).
  • Delgadez extrema.
  • Tomar drogas blandas y con más razón las duras.
  • Embarazo múltiple.
  • Parto prematuro.
  • Trastornos genéticos de los padres.
  • Factores ambientales
  • Antecedentes de haber tenido un bebé con bajo peso en un embarazo anterior.
Prevención 

Detectar la causa y actuar a tiempo puede evitar o disminuir el problema de retraso de crecimiento. El diagnóstico temprano de RCIU permite a los especialistas aplicar tratamkentos como una dieta altamente proteica o medicación para restablecer una buena circulación placentaria.

Cabe recordar que es fundamental que la mujer embarazada se cuide antes y durante el embarazo. El consumo de ácido folico es importante, y también el tener una dieta variada y adecuada. En el embarazo se tiene que aumentar de peso sino el bebè no cuenta con todos los nutrientes necesarios. No se tiene que tomar ningún tipo de droga y hay que evitar los medicamentos al máximo, únicamente bajo supervisión médica.

Al buscar embarazo acudir a la ginecóloga para hacer pruebas prenatales previene en gran medida muchas cosas. Yo no lo hice porque creía que era más para cuando se tiene problemas de fertilidad y cuando fui a algunos centros, y decía que quería tener un hijo, nadie me comentaba nada de que me hiciese pruebas antes ni que yo era demasiado delgada para quedarme embarazada. Solo recibía ese “eres demasiado joven, no tengas hijos aún”.

Qué fue de mis bebés ahora niños

Ha pasado mucho tiempo, han ido creciendo y cogiendo un peso correcto. No han sido más bajitos ni más delgados de lo normal. Cuando eran bebés me recomendó el pediatra que hiciera lactancia mixta para acelerar el peso, y cuando llegó la alimentación complementaria, me dijo que le diese papilla. 

A partir de los 3-4 meses y sobretodo de los 6-7 ya no había rastro de bebés de bajo peso, cogieron un peso normal, dos de ellos quizá demasiado para mi gusto, lamentablemente las papillas, los potitos y la leche de fórmula están repletos de azúcar que fomenta la obesidad. Al empezar a gatear, caminar y comer con los dientes, mejoraron su peso y se moderó. Un bebé regordete no es sano, así que en cuanto pude mejoré la alimentación quitando azúcares.

El peso de mis hijos fue bajo, pero no tanto como para que hubiesen complicaciones, todo iba bien y se comportaban como niños a término. Lo que pasaba era que no succionaban bien, se cansaban rápido y esto fue el martirio de la lactancia y la llamada a la puerta de la mastitis que se repitió las tres veces. Al nacer se les ve muy delgaditos, se les marcan los huesitos en los brazos y piernas en especial, y los ojos sobresalen mucho por la delgadez de la cara. Los pañales les venían grandes y la ropa también, nunca lo pensé pero les podría haber comprado ropa de prematuros. En los primeros días se quedan dormidos y no lloran ni se interesan tanto en mamar, así que es complicado. Pero todo pasa, mamás, nuestros peques terminan creciendo y pasamos página de esos momentos.

¿Vuestros hijos nacieron con bajo peso?

También te puede interesar

2 comentarios:

  1. que maravilla de blog diferente ameno me has fascinado un saludo desde Miami

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.