Juego libre

¿Por qué los niños juegan?

septiembre 22, 2018




La educación más eficaz es la que durante ella el niño puede jugar en medio de cosas bellas. Platon

Peter Gray, profesor de psicología en Boston, estima que los niños son conducidos a jugar por su instinto. La naturaleza humana quiere que los niños jueguen.

En este caso, la pregunta es: ¿por qué la naturaleza humana quiere que los niños jueguen?

A lo largo de nuestra evolución como especie, la selección natural seleccionó este tipo de actividades para crear conexiones neuronales necesarios a los aprendizajes.

El juego, y particularmente el juego social entre niños de todas las edades, es el medio en el que la naturaleza encontró para asegurar que los niños practicaran y aprendieran las competencias, los valores, y los conocimientos que necesitan adquirir para ser adultos.

Para Peter Gray, el juego libre es el centro del desarrollo de los niños.

El juego sirve para las funciones de la educación

No hay nada mejor para aprender que el juego. André Stern

Es a través del juego como los niños aprenden que son capaces de controlar su vida, como experimentan este control. Mediante su naturaleza misma, el juego desarrolla:
  • La cooperación.
  • Las relaciones complementarias.
  • Las tomas de decisión.
  •  La autonomía personal.
  •  La inteligencia emocional.


Los juegos motores (tobogán, bicicleta, pelota) son los mejores soportes de las interacciones entre niños de 3-4 años. un poco más tarde hay confrontaciones de puntos de vista, intercambios de conocimientos en los juegos de imitación. Los juegos simbólicos colectivos son tiempos fuertes de sociabilización y de construcción de las primeras amistades. Los juegos de manipulación (puzles) incitan al juego individual y al desarrollo de la funciones ejecutivas.

Lawrence Cohen escribió:

El juego es el medio de cuyo disponen los niños para expresarse, ellos y sus emociones.

El mundo del niño es un mundo de emociones intensas que no puede expresar plenamente excepto a través de juegos espontáneos. Jugar cura las heridas, libera las emociones y disuelve tensiones. El juego enseña a los niños lo que pueden expresar sin poner en peligro lo que sienten. Garry Landreth y Linda Homeyer

Si quitamos el juego libre y autodirigido a los niños, se les priva de la posibilidad de:

  1.     Aprender lo que necesitan para vivir (leer, escribir, contar, adentrarse en roles sociales, utilizar gestos cotidianos).
  2.     Utilizar herramientas de la cultura en la cual pertenecen.
  3.     Entender que el mundo no es tan aterrador como parece.
  4.     Sentir felicidad y orgullo.
  5.     Hacer “como si fuera” y alejarse de la realidad mediante la imaginación.
  6.     Mejorar su relación con los demás.
  7.     Confrontar puntos de vista.
  8.     Practicar la empatía.
  9.     Superar el narcisismo.
  10.     Crear e innovar.
  11.      Liberar las emociones y curar las heridas emocionales.

También te puede interesar

2 comentarios:

  1. Adoro que los niños juegeuen, yo jugué muchísimo y mis hijos también y aporta tanto...todo lo que dices y más.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anabel,

    Cómo siempre un artículo de 10 y necesario, últimamente se trata a los niños como adultos pequeños y olvidamos que necesitan jugar y distraerse (en menor medida hasta nosotros lo necesitamos)

    Ojalá llegue a muchos padres, creo que hace mucha falta :)

    ResponderEliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.