Maternidad

Andadores NO: son malos para los bebés

octubre 05, 2018



Me acuerdo de que cuando tuve a mi primer hijo, una de la familia me dijo que cómo se me ocurría no tener un andador que mi hijo ya tenía tres meses. Me quedé perpleja porque él aún era muy pequeño y no se sentaba así que no entendía que tuviese que tener un andador en ese momento.

Me preocupé de si estaba fallando en la crianza de mi hijo, y terminé comprando un andador, no sé con qué edad lo utilizó, hace muchos años.

El niño no aprendió a gatear fácilmente ni a caminar rápido, pero no sobrepasó los tiempos delimitados para que se considerase grave ni hizo falta intervención.

Con mi hija mediana también lo tuve, porque me lo volvieron a recordar y yo no quería que a mi hija le faltasen cacharros necesarios para su desarrollo.

En esas veces no pude comprobar si fue bueno o malo que utilizasen el andador, cuando uno es ignorante o no sabe mucho sobre estos temas, y no lee, cree que hace lo correcto y no pone en duda nada.

Con la tercera, no utilicé andador porque nos mudamos a otra casa y tenía escaleras, tratamos de encontrar unas puertas de protección para que no tuviera acceso a éstas pero ninguna nos servía por como estaban hechas.

Así que ella gateó y caminó, uy ya ni sé cuánto tardó ni nada de eso, memoria de pez que tiene una, pero creo que lo consiguió antes que sus hermanos. 

Por la escalera no se ha caído nunca, e incluso aprendió a subirla y bajarla desde muy pequeña, era asombroso, se bajaba arrastrada o sentada y cuando caminó lo hacía estupendamente (y son largas), vamos que al final la escalera fue como un parque de psicomotricidad :)

Ahora después de haber criado casi por completo a mis pequeñitos, me entero de que el andador no es adecuado, y me arrepiento de no haberlo sabido antes. 

Primero, no es seguro, nos pensamos que por ser vendido en europa que no hay que preocuparse y que dejar a un bebé en el andador es como dejarle con una niñera. El andador es algo que permite que los bebés que todavía no caminan puedan desplazarse y éste no es intelingente, es decir, que el andador no detecta los peligros ni cuida al bebé solo le facilita moverse.

Segundo, por mucho que nos los vendan como los que fomentan un buen desarrollo psicomotor en los niños, NO es real. Lo que hace que muchos padres lo compren pensando que son malos padres si sus hijos no lo utilizan (como me pasó a mí).

¿Es lícito que las empresas lo hagan ver como imprescindible y que se sigan vendiendo como tal? Por supuesto que no, como mínimo tendrían que decir: el andador no hace que el bebé camine antes ni le beneficia en su desarrollo solo es una silla que aguanta al bebé para que se mueva.

Los andadores así como las cunas y las hamacas NO son necesarias. Son productos que nos los meten por los ojos para que los compremos, nos quieren engañar haciéndonos creer que beneficia a nuestros hijos y no es así. Todo esto, incluido el carrito, están hechos para la comodidad de los adultos.

Muchas madres que me decían que sus hijos iban en andadores, les expliqué que no era bueno, y me respondían, que igualmente lo iban a seguir teniendo porque hace que el hijo no gatee así que no se mancha los pantalones y además se entretiene moviéndose, lo que hace que los padres tengan más tiempo libre y no estén tan pendientes del hijo.

Yo no juzgo. Pero podríamos conseguir lo mismo sin utilizar cosas que intervienen en su desarrollo y que no sirven para nada. ¿No quieres que tu hijo se manche? Pon alfombra o moqueta. ¿No quieres estar pendiente de tu hijo? Déjale en una habitación donde no hayan peligros y tengan juguetes de fácil acceso. ¿No quieres tener que ir detrás de él? Procura que toda la casa esté adaptada para un bebé y que no hayan objetos que puedan romperse o hacer daño. 

Cuando se tiene un bebé, los padres se adaptan al hijo y no al revés. Un bebé necesita explorar y moverse, no se le puede regañar por ser como es. Antes de nacer o al gatear la casa se tiene que modificar, y sí, aunque duela a muchas mujeres, esas estatuas decorativas se tienen que guardar hasta que el hijo tenga una edad que no suponga un peligro para él.

No puedes pasarte el día: no toques eso, no vayas ahí, no abras eso. El bebé no lo recordará y no tiene la capacidad de evitarlo, es una necesidad de descubrimiento y curiosidad. Hay muchos accesorios para que la casa esté preparada para esa situación, y que el hijo pueda estar suelto sin vigilancia extrema. 

Lo que sí digo es, andadores no, pero arrastradores sí. A veces son llamados andadores porque realmente sí ayudan a caminar pero se confunden con el taca-taca. En realidad los taca-taca fueron fabricados para adultos con movilidad reducida, no para bebés. El bebé está creciendo y desarrollándose, no es un discapacitado.





El bebé se levanta para agarrarse y una vez agarrado, se apoya en el arrastrador para mantener el equilibrio pero es el propio bebé el que domina su fuerza, y aguanta su peso y mueve sus piernas con consciencia y sin nada que se lo impida.

Los correpasillos también se pueden utilizar pero no enseñan a caminar como los arrastradores, sino que los hijos se mueven pero utilizando la fuerza de su cuerpo y tocando con los pies en el suelo, se recomienda a partir del año, y es el primer juguete antes de la bicicleta.


También te puede interesar

1 comentario:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.