Crianza

Los niños lloran, se quejan de niñas y no tienen por qué jugar a fútbol

octubre 25, 2018





Soy mujer así que no puedo darme el privilegio de hablar en nombre del sexo opuesto, pero teniendo un hijo que crece rápidamente y que afortunadamente, me cuenta lo que le ocurre, me entristece por lo que deben pasar muchos niños y hombres.

Yo educo a mi hijo según considero que es la mejor manera, respetando a su persona, corrigiéndole con buenos modos, ayudándole a reflexionar y a pensar, aunque tenga que saber algunas realidades antes de tiempo. Quiero que sea él mismo sin seguir el patrón social. 

De las cosas que más me chirrían es que en el colegio pasan  muchos incidentes, los colegios se convierten en una especie de selva, se quiera reconocer o no, se sufre y muchos fracasos escolares ya no son por las capacidades sino por el malestar.

El acoso escolar es una realidad, pasa entre niños y niñas, niñas y niñas y niños con niños. Nadie se libra. Aunque suelen ser más los niños, dicen,pero yo en el día a día veo que hay de todo. 

Me repugna que un niño si se queja de que una niña le ha pegado, el maestro le ignore y no tome en cuenta su queja por ser una niña. Esto me recuerda a esa mentalidad retrógrada, de que un niño no tiene que sentir dolor si es pegado por una niña o que es humillante quejarse de una niña.

Mi hijo, sí puede quejarse de una niña y de un niño, de quien sea que le haya hecho algo, y creer que las niñas no hacen daño y que no merecen reprimenda si pegan, es lamentable. Las niñas no son un trozo de cartón, también tienen fuerza y pueden pegar y hacer daño.

Mi hijo es un niño, y puede llorar. Llorar no es de débiles, no es de cobardes, no es de mujeres. Llorar es un signo de ser humano. Yo animo a mi hijo a que se exprese, que llore si lo siente, no quiero que siga los pasos de mi padre, que siempre se avergonzaba de que le vieran llorar.

Si no salen las lágrimas, y no apetece llorar, ya que cada persona tiene su manera de sobrellevar sus sentimientos, es respetable, pero que le brillen los ojos y que se aguante las lágrimas para no sentirse avergonzado o criticado, eso me revienta.

¿Solo la mujer está dotada de emociones? A veces llegamos a tratar al sexo masculino como una piedra que no siente y que no le corre la sangre por las venas.

Se ha visto, que hombres denuncian a mujeres y en comisaria se lo toman a cachondeo, como si fuese un   calzonazos que exagera. Y seguro que en cuanto salió por la puerta esta persona, hicieron chistes con su caso.

Mi hijo, tampoco juega a fútbol y me siento orgullosa. No soporto el fútbol, me cansa, me pone de los nervios. No soy de ningún equipo aunque mi padre intentó que fuese del Barça, y es el deporte que menos me gusta.

Estuve en un club de fútbol femenino, pero no duré, y realmente no me sentía atraída, creo que fue más por la influencia de mi padre. 

El pobre de mi niño se ha sentido discriminado en varias ocasiones por no jugar a fútbol y en vez de tomarse como algo normal, porque por ser niño no tiene que amar el fútbol automáticamente, se le crítica por no hacer lo mismo que hacen los demás.

A raíz de esto, se han ido incorporando nuevos juegos a la hora del patio, que me parece genial y todos los alumnos ya tienen más opciones de juego. Y muchos más niños han dejado de jugar al fútbol. Es el juego que está muy relacionado con los niños pero no es imprescindible ni es lo único a lo que pueden jugar.


También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.