Experiencias infantiles

Muerde la pasta: restaurante kid friendly

octubre 23, 2018



Los restaurantes que piensan en los padres y en sus hijos, son los favoritos por servidora, ¡cómo no! Hablé una vez de la necesidad de más restaurantes kid friendly, ésta vez os presentaré el restaurante Muerde la pasta.

La forma en la que lo conocimos fue muy curiosa, era un invierno en el que estábamos todos paseando y aprovechamos para comprarle una chaqueta a la peque, y se ve que esa tienda no estaba por ningún lugar, sólo en Hospitalet, así que nos fuimos hacia allá. 

Depaso tuve la oportunidad de conocer un centro comercial que se llama Splau, en la vida había ido, porque me quedaba lejos y porque ya tenemos otros centros comerciales preciosos en la otra punta.





Bueno, pues se ve que esa tienda había cerrado, y no encontramos la marca, creo que era zippy, por lo visto no había ninguna tienda física en toda Barcelona, lo dejemos pasar, y nos dimos una vuelta para conocer mejor el lugar.

Tienen un parque infantil gratuito en forma de barco que es maravilloso, justo al lado hay una cafetería en la que venden tartas, galletas, donuts y bizcochos, te puedes tomar algo mientras los peques juegan. Y cuando nos íbamos a ir, vimos que había un restaurante muy llamativo y que tenía un parque de bolas gigante.





Los peques insistieron mucho en que querían entrar porque les gustaba mucho, y así hicimos. Nos gustó la idea de tener un parque para jugar mucho más grande que el de Mc Donalds, y además con miles de bolas.

El restaurante es italiano, algo que también nos gustó, somos de comer mucha comida italiana, y todo lo que hay allí está delicioso. Hay pastas, ensaladas, carne, pollo, lasaña, pescado, pizzas, arroces, verduras, tartas, helados, fruta, yogures, bebidas gaseosas, zumos, agua....¡de todo! Y para rematar encima es un bufete, que pagas una vez (y no es muy caro) y comes lo que te da la gana, y las veces que quieras.







Después de comer, los peques se iban a jugar al parque, es muy grande, tienen mucho espacio para correr, saltar, escalar y tirarse por toboganes. Tanto esa primera vez como las demás, siempre está lleno de niños, lo que hace que se relacionen y que hagan amistades. 

Mi marido y yo disfrutamos de lo lindo charlando juntos, sin interrupciones, sin incomodidades, sin que nos pregunten cuánto falta para irnos, todos estamos contentos, nosotros hablando mientras podemos picotear o beber, y ellos jugando en el parque sin parar, ¿qué más se puede pedir?











A mí me parece algo necesario, y más para los padres que no contamos con ayuda familiar, ni contratamos a niñeras normalmente y queremos tener momentos de paz, y de estar un poco a solas, sin que nadie se sienta aburrido.

Cuando llega el frío, y a veces la lluvia de invierno, es muy cómodo, ya que los peques juegan en un sitio cerrado. Lo bueno es que puedes ir por la mañana o por la tarde, y te puedes quedar ahí espachurrado unas tres o cuatro horas.

También es perfecto para celebrar fiestas, nosotros lo solemos hacer, porque se convirtió en el lugar favorito de los peques. Cuando mi marido o yo quedamos con alguien que tiene hijos, vamos a estos sitios para que se pueda conversar con calma y los hijos se entretengan.



Pero para más encanto, el diseño de Muerde la pasta es súper moderno, acogedor y relajante. La luz es muy tenue, y cuando estás sentado, te entra calma, puedes ponerte a leer, a escribir con el ordenador, a charlar, y lo haces con mucha comodidad. Las mesas son anchas y los asientos son agradables.

El parque de bolas no está cerrado y tiene dos salidas por los laterales así que si el hijo es muy peque, habrá que ir vigilándolo, nosotros los vigilábamos pero como son grandecitos no hacía tanta falta. El mayor siempre nos avisa si no ve a alguna hermana, pero les dejamos ir y venir solos, incluso servirse solos, y van al lavabo solos también.

Me gusta porque los bufetes también fomentan la autonomía de los niños. El único inconveniente es que a veces no llegan a algunos sitios como en la bebida, pero en lo demás sí. 

Este fue de los mejores descubrimientos, porque apenas conozco lugares en los que ir con mis hijos, pocos restaurantes y cafeterías piensan en los hijos de los clientes, y mal hacen, porque ellos también cuentan y no tendrían que quedarse sentados todo el rato. Aunque fuese un rincón con libros, un tipi, una cocinita, un mercado y otros juguetes de juego simbólico, sería suficiente. El detalle cambia mucho y hace que se tengan padres fans y fieles de seguir acudiendo al mismo sitio durante años.

¿Conocías este restaurante? 

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.