Montessori

Criar niños independientes con Montessori

noviembre 09, 2018


Criar hijos es uno de los roles más desafiantes y gratificantes. Algunos días son más desafiantes que otros; sin embargo, los resultados son muy valiosos. Después de todo, ¿qué es más satisfactorio que ver a los hijos crecer y convertirse en niños felices y seguros que tienen poder y capacidad de recuperación? 

Con el rápido ritmo de la vida moderna, es fácil perder de vista lo importante que es enseñar a nuestros hijos a hacer las cosas por sí mismos. En los días que llegamos tarde al colegio, es más fácil preparar la mochila por nuestros hijos, vestirles y atarles los zapatos. La prisa de lo cotidiano da paso a la paternidad dependiente, que es el enemigo de la independencia en ciernes. 

Para enseñar a nuestros hijos e hijas a ser alumnos seguros e independientes, es importante adoptar la filosofía Montessori de: "Enséñame a hacerlo sin tu ayuda". En el aula Montessori, esto se refleja en el entorno preparado, que abarca el concepto de libertad de elección dentro de los límites. En un aula Montessori, los estudiantes tienen la libertad de moverse por la sala, pasar de una actividad a la siguiente y elegir su propio trabajo. Suena como una receta para el desastre, ¿verdad? 

En un entorno típico de aprendizaje temprano basado en el juego, esta libertad llevaría a los niños a correr, no prestar atención a las instrucciones del maestro y dañar los materiales de aprendizaje. Este no es el caso con Montessori. La magia del entorno preparado por Montessori reside en las reglas no escritas, los "límites" que gobiernan este espacio de aprendizaje. A los niños se les proporciona libertad; sin embargo, deben trabajar de manera constructiva, respetar a sus maestros y compañeros, y participar en el cuidado de su entorno. 

Con el tiempo, esto establece un maravilloso sentido de comunidad en el aula, que fomenta la independencia, la creatividad, la comunicación abierta, las habilidades para resolver problemas y, sobre todo, un lugar donde a los niños les encanta aprender. 

Para fomentar la independencia en el hogar, es aconsejable comenzar con la introducción de opciones limitadas y permitir que el hijo construya su independencia poco a poco. Un ejemplo de la introducción de opciones limitadas sería preguntarle a tu hijo: "¿Te gustaría limpiar tus juguetes antes o después de la cena?" o "¿Hoy te gustaría ponerte el jersey azul o amarillo?" 

Al introducir opciones limitadas, estás permitiendo que tu hijo practique la toma de decisiones independientes, sin abrumarlas. Después de todo, la toma de decisiones es un trabajo duro. Del mismo modo, puedes animar a tu hijo a comenzar a practicar las habilidades de la higiene personal. Esto puede incluir cepillarse los dientes, mientras que al principio supervisas sus esfuerzos, o que preparare su mochila a medida que crece. 

La mejor manera de determinar cómo puedes implementar actividades de desarrollo de independencia es observar a tu hijo y sus intereses. ¿Has notado que te observa atentamente mientras realizas una actividad doméstica o de higiene personal en particular? Esto puede ser una señal de que está listo para asumir una nueva responsabilidad. La independencia no aparece de la noche a la mañana, pero es una inversión invaluable en el futuro del hijo. La próxima vez que tengas prisa, recuerda que permitirle a tu hijo esos cinco minutos adicionales, puede marcar una diferencia increíble para su futuro.

Los niños pequeños, desde el momento en que son destetados, avanzan hacia la independencia. María Montessori


Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.