Maternidad

De no saber poner un pañal a ponerlo durante 6 años

noviembre 06, 2018





Así es la maternidad, si quieres ser madre y no sabes ni poner un pañal, podrás aprender, afortunadamente tenemos muchos vídeos e imágenes de los cuales fijarnos y no necesitar a nadie para que nos enseñe en persona.

En su momento yo no sabía cambiar un pañal, ni vestir, ni coger un bebé ni nada de nada. Estaba angustiada, eso sí pero no pensaba mucho en el tema. Al final no era para tanto, ains que las mamás nos angustiamos por todo.

Cuando empecé a poner pañales, hace casi ocho años, me equivocaba y salían derrames por los lados, habían cacas que llegaban hasta el cuello, ¡cuántos bodys he limpiado! 

Mi marido nunca me ayudó, el mamarracho, no puso ni quitó ni siquiera un pañal, y mira que las defecaciones de un bebé no huelen como las de un niño, el olor es soportable, pero es un tiquismiquis de cuidao.

Terminé por especializarme en poner y quitar pañales, los ponía con el peque estirado, pero cuando empezaba a caminar los ponía de pie y sentado, con su correspondiente dificultad.

Al venir las otras dos, ponía y quitaba pañales multiplicado por tres, ¡fue casi como tener trillizos! Iba por orden, sin olvidarme de ninguno, con paciencia, rapidez y concentración para no perder demasiado tiempo, tardar poco y no incomodar a la criatura.

Entre ellos no se ayudaron, había poca madurez aún, y el día que ya querían colaborar, la peque no les dejaba, solo se dejaba quitar y poner el pañal por mí. Menuda manía, que me costaba mi descanso, y que no podía compartir con nadie porque a la señorita no le apetecía.

Cuando los pañales de día desaparecieron, se mantuvieron los de la noche, que se hicieron eternos. Que aguantasen la noche sin, era difícil, y se sumó a limpiar las sábanas todos los días y soportar el mal olor.

Recuerdo que cuando solo me quedaba mi hija pequeña para quitarle el pañal de noche, yo suspiraba deseando que llegase el día en el que dejase de poner pañales. Cuánto tiempo estuve quita-y-pon. Nunca me lo hubiese imaginado. 

No podía vivir sin poner y quitar pañales durante años, necesitaba clemencia, porque me agotaba, y finalmente pude jubilarme temporalmente hasta el próximo vástago. Qué regocijo el mío. Ahora que pronto habrá otro bebé por decisión popular, volveré a entrar en el bucle de pañales, pero estoy preparada, disfruté de mis vacaciones mientras pude :)


También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.