Maternidad

El embarazo es contagioso

noviembre 08, 2018





Claro, no todas las mujeres quieren ser madres pero hemos nacido para ser madres, si así lo decidimos, por eso ovulamos cada mes desde nuestra primera regla hasta la menopausia.

Los hijos se tienen cuando se desea y se puede, hay veces que el deseo no va acompañado de una buena situación o un buena situación no va acompañada de deseo.

Pero ver a embarazadas y a bebés nos hace recapacitar, se nos cae la baba y sentimos mucha ternura. Se ha demostrado científicamente que el embarazo puede llegar a ser contagioso, que de pronto aparezcan embarazadas sin que nadie se lo espere.

No todas las mujeres reaccionamos por igual, porque depende de la situación personal y de lo que queremos como plan de vida. Las hay que no quieren tener ni un hijo, las que solo quieren uno y las que quieren tener el primero u otro pero de momento no.

Aquellas que tienen muchas ganas de ser madres, pierden la paciencia y se angustian por tardar tanto al ver embarazos ajenos, es una sensación de alegría por los demás pero de tristeza por una misma.

Cuando hablamos de las que quieren tener un hijo pero no se plantean cuándo, ver barriguillas preñadas estimula el deseo e incita a animarse.

El estado de preñez desde fuera se ve muy dulce, la ropa queda muy cuqui, y se ponga lo que se ponga una embarazada, le favorece. En el embarazo se desprende una belleza especial.

Una vez nacen los hijos, las amigas o familiares, nos morimos por coger en brazos al bebé, por acariciarle, mecerle, cantarle, hablarle, oler su piel, vestirle, cambiarle el pañal, bañarle y pasearle en portabebé o carrito.

Las madres están encantadas porque reciben una ayuda  a cambio de nada, y quien se queda con el bebé siente un gran aprecio e interés por él, así que el bebé estará muy bien atendido y ella podrá descansar.

El mejor regalo para una parturienta es que la ayuden con el bebé y con la casa, para que pueda descansar. Ni bombones, ni ropa nueva, ni accesorios de bebé.... ayuda. Un detalle para el bebé o la madre no está de más, a todos nos gustan los regalos, pero lo que más agradece y necesita una madre es ayuda.

Ayuda, que cuente con quien cocine, que esté con el bebé pero también que esté con ella, que no pase mucho tiempo sola y que tenga alguien con quien charlar y que el post parto no sea tan amargo. Relacionarse en esas semanas ayuda mucho emocionalmente y evita depresiones.

Ver a una embarazada, hace despertar el instinto maternal, yo soy consciente de que lo he despertado en muchas mujeres que me lo han dicho, y es algo natural. Hemos nacido para concebir y nuestro cuerpo puede comportarse de esta manera para llevar a cabo esta misión que porta nuestro sistema reproductor y sobretodo para la supervivencia de la raza humana.

Es bonito ver que otras amigas y familiares tienen un bebé por las mismas fechas, porque así se congenia y se disfruta más el embarazo, se va por la misma etapa y se hace más llevadero y emocionante. Al nacer los hijos, a parte de ser de la misma edad, que eso es muy bueno, ellas podrán aprender juntas y ayudarse.

Por eso hay tantos grupos de mamás que buscan otras mamás con el mismo mes de embarazo o con hijos de la misma edad que ellas. Nos necesitamos entre nosotras, el ser humano no es solitario per se, necesita ser sociable para su bienestar.

¿Alguna vez te sentiste contagiada?


También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.