Maternidad

Establecimientos free child

noviembre 15, 2018





Nunca había escuchado hablar de lugares donde los niños no son deseados, es algo que no cabe en mi cabeza, y no me salgo de mi asombro, ¿cómo que los niños no pueden entrar? ¿y a cuento de qué?

La sociedad la formamos todos juntos, bebés, niños, y adultos. No podemos aceptar a unos y rechazar a otros. Cuando hacemos sentir que el estar sin niños es una opción, o que es mejor opción, estamos creando una revolución y una mentalidad dañina y discriminatoria.

Con que se abra paso, la cantidad de establecimientos que orgullosa y satisfactoriamente, pongan su normativa de "niños-no", éstos crecerán como setas por todas partes. Y llegarían a suponer un problema en un futuro cercano. Así que eso de que hay que permitir que haya de todo, y que cada uno vaya donde quiera, depende de muchos factores, y el más peligroso es que esto continúe, se acentúe y empeore las cosas.

Sin que aún haya llegado este auge, han habido demasiados casos de niñofobia, que demuestran, la maldad y la dureza con los más pequeños. Si ponemos en bandeja, el aislamiento de los niños del mundo adulto, pocos se negarán y habrá una transmisión de odio rotundo, que luego será difícil de remediar.

Una vez estando en la cafetería del Corte Inglés, pude presenciar en primera persona, qué es encontrarte a una persona tan vomitiva, que deteste a los niños simplemente por serlo. Mi hija pequeña que es una maravilla, estaba aburrida de estar sentada y se le ocurrió ponerse a dar vueltas y saltar cerca de la mesa, que hay un montonazo de paso libre.

Pues una mujer, con cara de amargada, se molestó y miró a la peque con repugnancia, porque no quería tener una niña cerca, le daba alergia verla, aunque no molestase a nadie, y desprendiese un aire dulce con sus movimientos. Todos los demás adultos, acariciaban la cabeza de la peque, y la sonreían, menos ésa, que consideraba que mi hija era un incordio.

Nadie está obligado a tener hijos, los hijos los tienen quienes quieren, pero de no querer tener hijos, a discriminar a los niños, diciendo que los animales son mejores, y que no quieren verlos ni en pintura, hay un gran trecho. Indudablemente, estas personas olvidaron, que un día fueron niños, y no piensan en cómo se hubiesen sentido si alguien les tratase así. 

Si no quieren niños, que no los tengan, si los demás los queremos, los tendremos. E iremos con nuestros niños donde queramos, y nadie “aguanta” a nuestras criaturas. Porque son acompañadas y educadas por sus responsables. Y si hablamos de aguantar, en esta sociedad nos aguantamos todos, en pareja soportamos lo que nos molesta y desquicia del otro, de los familiares también y de los amigos y conocidos, de todos, incluso de desconocidos, por educación. A eso se le llama convivir en sociedad, y si tienes algún problema, se habla para solucionarlo, porque todo tiene solución. 

Tanto decir maldades de los pequeños, y si no fuese por la madre que los parió, ninguno de esos individuos existiría, pero la ignorancia es tremendamente ridícula y deja en evidencia. Antes de que lleguen a haber adultos, somos bebés y niños, es una etapa por la que tenemos que pasar, y tiene que ser respetada por encima de todo, guste o no guste.

Cuando yo estoy en sitios donde hay niños, nunca me he sentido incómoda, jamás. Si un niño se mueve de su silla, si canta, si llora, si grita, si un bebé llora, a mí eso no me molesta, porque entiendo que debo ser respetuosa y tolerante con los demás. Al igual que si un adulto me tira el humo en la cara, se pone a berrear porque está drogado, rompe un vaso por una discusión, grita de enfado, habla fuerte, etc mantengo mi educación, y no pongo mi atención en lo que hacen los demás, paso de lo que hagan.

Y diré, que me he sentido molestada por adultos, muchas veces, y por niños ninguna. Los adultos nos creemos los mejores, cuando en realidad somos los que más molestamos, y hacemos conflictos, y tenemos más maldad con los demás. 

La actitud que impide a algunos adultos poder estar rodeados de niños, no se debe a que éstos son molestos sino a que ésos adultos tienen prejuicios y un atrevimiento terrible, y desprecian a los niños, porque sí. 






Si te ha gustado y te ha servido, no te olvides y sígueme en Facebook :)

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.