Experiencias infantiles

Ir al Tibidabo con niños

noviembre 08, 2018


Cuando era pequeña estuve en un parque de atracciones que estaba en Montjuïc, me invitó el Club Super 3, del que era socia, el día de mi cumpleaños, conmigo vino mi hermana y mis tíos.

A mí me gustó mucho pero no sé por qué razón ese parque cerró, y ahora tenemos a este en su lugar. Tibidabo lleva décadas en pie, no lo conocía antes de tener hijos, porque iba al que os he comentado ahora y también a Port Aventura.  

Este lo conocí por mi marido que me dijo de llevar a los niños. En su momento, que hace unos años, nos arrepentimos porque eran demasiado pequeños y no se podían montar en casi nada. Esta fue la razón de dejar de hacer planes para ir a parques de atracciones.




Este año hemos vuelto a ir, algo que no sabía, es que en la web de Tibidabo se puede saber en cuántas atracciones podan montarse los peques basándose en la estatura  Al mirarlo supimos que se podían montar en casi todo, la peque también, así que nos hemos hecho el carnet todos. Por ciento y pico, podemos ir las veces que queramos. 

El lado malo es que siempre tendremos que pagar el parking, pero bueno solo nos cuesta 10€ el día. Este parque está muy alto en una montaña. Se pasa por la autopista larga y por el hospital Vall d’hebron donde nació mi hermana.

El camino hacia la cima de la montaña es bonito, por el recorrido hay un gasolinera por si hace falta. Al llegar, el parking suele estar llenito, y hay veces que se tendrá que esperar un rato a que se vacíe (en verano es peor).

El parking tiene varias plantas y en frente está la taquilla para comprar las entradas, si tienes el carnet, tienes que llevar el carnet de todos, y los muestras, te dan las pulseras y te vas a disfrutar.

Este parque es más pequeño que Port Aventura, no hagamos comparaciones, que son odiosas, pero me ha gustado porque tiene otro tipo de atracciones similares a las de feria y otras que no las ves en ningún sitio.

Tibidabo tiene su punto, es divertido para todas las edades. Tiene bastante cantidad de atracciones, el ambiente es muy bonito, las vistas son sorprendentes (ves toda Barcelona), el precio no es abusivo, estás en plena naturaleza y a partir de los 4 y medio, cinco (todo depende de la altura del hijo) pueden montarse en casi todo.

Mi hijo de 7 años se puede montar en todo, en algunas cosas solo y en pocas acompañado, la mediana que tiene 6  se puede montar en casi todo y en algunos acompañada, la otra igual que su hermana pero en unos sitios menos por la edad que tiene 4 y medio.

Hay nuevas atracciones para los más peques, esto me encanta porque si vas con niños más bebés podrán disfrutar. 

Nosotros ya hemos ido más de cinco veces porque como tenemos el carnet vamos siempre que queremos, muchos días festivos o en fin de semana lo pasamos allí. En invierno y otoño se disfruta más porque hace menos calor pero siempre está el inconveniente de la lluvia, mejor mirar la app del tiempo para comprobar que no lloverá.

En Halloween hemos ido, daba mucho canguele porque pensaba que el show consistía en matarnos de miedo pero no, fue muy divertido y el miedo se podía soportar. Todos los shows y eventos especiales son anunciados en la web.

Ahora que hace mucho frío en Barcelona, que tenemos el otoño más frío que han visto mis ojos, es mejor ir muy pronto y estar en horas de sol porque cuando no hay sol y sobretodo cuando se hace de noche, el frío es insoportable. 










Una de las novedades del Tibidabo que tenía muchas ganas de probar, era la atracción en la que te subes a un tren que va rápido y te pones unas gafas de 
realidad virtual.
 ¡Bufff era de lo más guay! Se pueden poner a partir de los 7 años.

Es una experiencia muy chula, la atracción se hace más emocionante porque parece que estás en otra dimensión, que vuelas, que haces saltos altos de una montaña a otra, bueno... hay que vivirlo para entenderlo. 

Mi marido se asustó la primera vez, al tener las gafas no sabía si volábamos de verdad y me preguntaba si yo estaba bien xD. 

El tren de la bruja desde lo alto es muy emocionante, y al entrar en la cueva descubres cosas preciosas.

El columpio que te hace volar muy alto es de lo más, siempre que me monto me da cosilla pero miro hacia arriba en lugar de hacia abajo para disfrutar del momento.

El cine 4D es una pasada, tiene efectos muy guays y es una opción entretenida.





En invierno el horario va cambiando, es mejor antes de ir mirar en el calendario online de la web. Podemos utilizar boxes si queremos guardar pertenencias. 

Hay muchos puestos donde comprar bebidas y granizados, churros, helados, palomitas, souvenirs de Barcelona y Tibidabo, chuches ¡y el algodón de azúcar! En verano las abejas se pegaban al puesto y tuvieron que cambiarlo de sitio, en vez de estar arriba del todo ahora están en la plaza de ajedrez (como le llamo yo jajaja). Aquí veréis los servicios disponibles.













El barco y la montaña rusa son de mis preferidos. Pero me encanta la variedad que tiene porque se pueden hacer  muchísimas cosas. Las colas no son tan largas y no duran tanto, aunque hay momentos en los que se tiene que ser más paciente. 

Hay zonas de picnic para traer comida de casa, nosotros hemos comido en el restaurante de arriba y no nos gustó nada. Por no gustar ni las patatas fritas nos gustaron,  en esto estoy bastante decepcionada y deberían mejorarlo, por eso ya no hemos vuelto a comer allí, nos traemos la comida o vamos después de comer.

Lo que me gusta es que este parque de atracciones está más cerca de casa, en media hora llegamos. En Port Aventura tardamos de media dos horas. Y porqué no decirlo, cada uno tiene su encanto y ni uno reemplaza al otro. Son experiencias diferentes, y todas merecen ser disfrutadas.

Para las que tengáis bebés que gatean he visto en la zona de Lego donde los peques juegan que allí es el lugar idóneo y al lado hay un teatro de marionetas súper divertido. De noche es precioso porque hay muchas luces y hay caminos megarománticos con luces tenues. 

En verano se puede además jugar en las fuentes de luces que te mojan, y entre una planta y otra, se hace mucho ejercicio, todos terminamos cansadísimos y con la adrenalina por las nubes. Hay ascensores para quienes lo necesiten. 

¿Habíais ido al Tibidabo?

También te puede interesar

0 opiniones interesantes:

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.