Crianza

Mi hijo no separa las palabras al escribir

noviembre 21, 2018



Todos mis hijos cuando me han dado la alegría de verles leer y escribir, se ha mezclado con la preocupación de que juntaban las letras al escribir.

Yo no prestaba demasiada atención ya que me imagino que los niños no pueden aprender todo de golpe, y que van por niveles, que van subiendo lentamente (cada niño a su ritmo, claro está).

Esto es como cuando esperamos que un niño camine, primero se sentará, luego gateará y finalmente caminará, hay casos en los que el peque no gatea, como hay niños que pueden llegar a escribir y leer sin tantas dificultades como otros, pero esas etapas deben ser respetadas.

Antes no es mejor, no por presionar y amargar a un niño, estropeando su autoestima, se va a hacer un bien al hijo. A veces queriendo mejorar algo en nuestros hijos, terminamos por perjudicarles más y más. Informarse, es imprescindible, hay que leer mucho para equivocarse lo menos posible.

Lo chungo apareció cuando en el colegio me dieron el toque de que no podía ser que con 6-7 años mis criaturillas escribieran las letras juntas, porque esto no es lo normal. 

Yo tengo un malestar interno relacionado con la escuela, que solo Dios sabe la angustia que me produce. Hay profesorado que llega a ser tan martillante y poco empático, que las ganas de colegio se quitan a padres e hijos. 

Aunque sería una locura, pero una locura liberadora, cuando me desmorono con esta actitud destructora del colegio, me dan ganas de hacer la escuela en casa y mandar todo al carajo, porque todos nosotros, mis hijoa y yo, haríamos todo con más tranquilidad y estaríamos más a salvo se las críticas y ataques demoledores. 

Todos sabemos que los niños no son todos iguales, que no todos empiezan, ni siguen ni terminan al mismo tiempo. Asimismo, hay habilidades que se mejoran o adquieren en el transcurso de varios cursos, no todo se aprende desde el primer curso, hay cosas que necesitan tiempo, más allá de 10 meses.

Mi experiencia me reafirma en mi apoyo y amor incondicional hacia la escuela alternativa, desde todas sus perspectivas, Montessori, Waldorf... la escuela libre no la termino de cuajar, pero la escuela tradicional es la peor, y la tenemos como la de calidad que merecemos todos, y que a algunos nos la sirven a precio de lujo en modo concertado.

Estamos en una época que no se tiene paciencia con los aprendizajes naturales de los niños, y que todos están locos por dar trabajo a los psicólogos y psiquiatras. 

Por cualquier tontería, de forma temprana, y precipitada, tenemos ganas de diagnósticos para ponerle nombre a todo y justificarnos de nuestros errores con los alumnos, para así comprobar que no es que el método de la escuela no es bueno, sino que el alumno es el problema.

Si tu hijo junta las letras, posiblemente aparezca en tu vida la palabra dislexia, porque hay un trastorno en el que los niños tienen dificultades con la escritura. Si te informas un poco en qué consiste, puedes analizar el caso de tu hijo, sin ánimo de querer hacerse el experto.

Mis hijos no escribían al revés, solo las primeras veces al iniciarse en la escritura, porque su mente se tiene que organizar y encajar todo antes de despegar. 

Era cuestión de que cuando hablamos lo hacemos rápido, no separamos tanto entre palabras, y a la hora de hablar, no se notan las comas ni los puntos. En realidad a escribir se aprende leyendo, y practicando. Y esto no se puede tener antes de tiempo.

Aún así yo he ido haciendo actividades para corregir con más rapidez este error, creando consciencia de que las palabras van separadas sino nos liamos y no entendemos nada.

Y que cuando separan las palabras de forma inadecuada, tienen que hacer una lectura en voz baja para comprobar que tiene sentido. Si la palabra no tiene sentido o no existe, se tiene que buscar la manera de plasmarla de forma lógica.

Y por supuesto, leer es la manera de memorizar la ortografía y la estructura de las frases, que es más eficaz. Promover la lectura, leer mucho, invertir en libros que es la mejor inversión junto con los juguetes para un buen desarrollo y rendimiento escolar.



Actividad 1: en una hoja escribí frases. Ellos tenían que leerlas y poner una cruz debajo de cada palabra y al final ponían la cantidad de palabras que habían.







Actividad 2: escribí frases en tiras. Ellos recoetaban palabra por palabra y al estar desordenadas las tenían que ordenar para que tuviesen sentido. El objetivo es trabajar al mismo tiempo la mayúscula que va a principio de frase y será siempre la primera y el punto, que será el último.



Actividad 3: escribí frases, primero con todas las palabras juntas y al lado separadas. Ellos tenían que indicar cuál frase era la correcta y la que no lo era la tenían que tachar. 



Actividad 4: escribí en una hoja frases con todas las palabras juntas. Ellos tenían que hacer círculos en cada palabra para distinguirlas aún estando así que son más confusas. Al terminar leen las frases con las palabras separadas y dando una palmada en cada palabra leída.


También te puede interesar

2 comentarios:

  1. Hola.
    Yo creo que como dices nos precipitamos un poco dianosticando problemas.
    Lo viví con mi hijo: un niño que en 3º de ESO suspendía 6 asignaturas y acabó una carrera con matrícula de honor. Está claro que la motivación hace mcuho, y la paciencia, quizás con 15 años estaba inmaduro para llevar tantas asignaturas y hay que ir más despacio.
    Los ejercicios que propones e parecen geniales.
    Feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprendemos con mamá10:30

      Cuánto bien me hacen tus intervenciones, en especial los comentarios que están relacionados con este tema!

      Es agobiante tal como vivimos la escolaridad del peque, y siendo a principios de primaria, mata a los ánimos pero espero y deseo que acabe bien y que pase rápido esta etapa desgarradora.

      Un abrazo!

      Eliminar

Me gustará saber tu opinión, todas las opiniones son válidas siempre que se exprese con respeto. Todo tipo de spam será eliminado.